Sobrepeso acelera primera mestruación

Sobrepeso acelera primera mestruación

135
0
Compartir

Entre los nueve y los 10 años de edad se presenta el primer ciclo menstrual de las mujeres mexicanas actualmente, debido, entre otros factores, a la presencia de sobrepeso u obesidad, lo que deriva muchas veces en embarazos no deseados, informó el titular de Tococirugía del Hospital de Gineco obstetricia del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, José Manuel Segura Zavala.

Mientras que hace algunas décadas la edad promedio de la menarca o primera menstruación oscilaba entre los 12 y los 14 años, cambios en la alimentación de las niñas y adolescentes del siglo XXI han condicionado cambios hormonales que derivan en una madurez precoz respecto a la sexualidad, destacó el entrevistado.

“La menstruación está apareciendo a edades más tempranas. Influyen la alimentación, las condiciones climáticas” pero la obesidad infantil juega un papel muy importante en este fenómeno biológico y social. Y es que, explica el experto: “es una cuestión hormonal, hay un estrógeno que se produce en células grasas y desencadena estímulos que causan la menarca; es un efecto ‘bola de nieve’”.

Dichos procesos hormonales inciden incluso en la psicología de la ahora adolescente, puesto que surgen inquietudes que ya no corresponden a la infancia y tienen que ver con la reproducción, por lo que no es extraño que se presente al poco tiempo un embarazo para el cual la paciente no está preparada mental, familiar ni económicamente.

Segura Zavala recordó que el Hospital de Gineco-Obstetricia cuenta con un programa especial de atención a pacientes menores de 16 años. La edad es un elemento determinante para que los médicos del IMSS consideren la gestación de alto riesgo. El motivo es la falta de madurez anatómica de las futuras madres.

“La principal consecuencia en estos casos es un parto prematuro en el que el bebé nazca antes de los seis meses, es decir con menos de 27 semanas”, indicó el experto. La ventaja que tienen estas pacientes es que por lo general están sanas” y, contrario a lo que pudiera pensarse, son candidatas a un parto natural en más del 50 por ciento de los casos por el buen estado de su pelvis.

Añadió que los embarazos a temprana edad pueden traer un sinnúmero de efectos negativos desde el punto de vista clínico, porque durante esta etapa disminuye, por ejemplo, la inmunidad; la gestación podría complicarse debido a una infección. Del mismo modo el organismo podría adaptarse mal al embarazo, traduciéndose en ruptura prematura de membranas y provocar anemias o hemorragias durante el parto.

Comments

comments

No hay comentarios