¿Qué pasa si te sientas en un retrete mojado de orina?

¿Qué pasa si te sientas en un retrete mojado de orina?

339
0
Compartir

La situación: No puedes aguantar las ganas de orinar y entras a un baño público. Apenas te da tiempo a cerrar el pestillo y desabrocharte tus pantalones antes de dejarte caer en el asiento del inodoro, que resulta que está salpicado con la orina de otra persona.

Lo que te preocupa: “¡Voy a coger ladillas! ¡Herpes genital! ¡Clamidia! ¡VPH! ¡Sífilis! ¡¡¡SIDA!!!”

Lo peor que podría suceder: La orina de otra persona no afectará gravemente tu salud , incluso si la has tocado con las manos y luego te la has llevado al rostro, aseguró el microbiólogo Philip M. Tierno, Jr., profesor de microbiología y patología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York. Esto se debe a que la orina, por lo general, no contiene microbios perjudiciales para la salud. Sin embargo, si tocas las superficies del baño por las que otras personas han pasado sus manos sucias puedes contagiarte con un resfriado, influenza, virus de la gripe estomacal o una infección por estafilococo o estreptococo, comentó Tierno. Afortunadamente, puedes “reducir o eliminar ese riesgo lavándote bien las manos con agua y jabón después de usar las instalaciones”, añadió. (¿Quieres conocer algunos hábitos saludables? Inscríbete para recibir consejos sobre cómo llevar una vida diaria sana, te serán enviados directamente a tu bandeja de entrada).

Lo que probablemente sucederá: Tu trasero se mojará, solo eso. En serio, a través de la orina no vas a contagiarte con ninguna de las enfermedades enumeradas anteriormente. “El virus del SIDA se contrae principalmente a través de la sangre o por contacto sexual, no mediante la orina”, explicó Tierno. La clamidia en las mujeres permanece en el interior del cuello del útero, como mismo ocurre con las cepas de VPH. El virus del herpes vive dentro de las células y no sobrevive mucho tiempo fuera del cuerpo, por lo que es muy poco probable que puedas adquirirlo de esta manera, comentó Tierno. Las ladillas y la sífilis se transmiten a través del contacto sexual: las ladillas no tienen “pies” y no pueden aferrarse o caminar sobre superficies lisas como los asientos del inodoro, según asegura el CDC, y la sífilis tiene una incidencia tan baja en la población que prácticamente no representa una amenaza.

Además, todos estos organismos son muy frágiles y no pueden sobrevivir por mucho tiempo fuera de un huésped humano, su principal fuente de calor. “Existen diferentes microbios que tienen mayores probabilidades de sobrevivir”, comentó Tierno. “Los virus suelen morir más rápido y algunas bacterias solo pueden vivir algunos minutos u horas”. Así que no te molestes en poner una capa de papel higiénico sobre el inodoro, excepto si es para limpiar las salpicaduras.

Comments

comments

No hay comentarios