¿Por qué las mujeres compiten entre ellas?

¿Por qué las mujeres compiten entre ellas?

86
0
Compartir

Las mujeres a menudo sienten competencia por muchas razones. Investigadores de la Universidad de Durham en el Reino Unido, han encontrado que las mujeres se basan principalmente en la agresión indirecta en lugar de conflicto físico o agresión abierta, cosa que los hombres utilizan más frecuentemente.

“El comportamiento tiene sus raíces en el pasado evolutivo de los seres humanos, y es debido al papel de la mujer en la procreación y la crianza, no podía correr el riesgo de lesiones por la solución de controversias con sus puños, en su lugar, la exclusión social y hablar detrás de las mujeres permitió resolver los conflictos sin poner en peligro sus cuerpos.” Aseguró Anne Campbell, de la Universidad de Durham en el Reino Unido.

Un estudio, publicado en el diario Personality and Social Psychology, afirma que prácticamente en el género no hay mucha diferencia en la agresión indirecta en el momento en que llegan a la edad adulta, sobre todo en situaciones de trabajo, los hombres también usan esto. Aquí están algunas de las principales razones:

Inseguridad
Cuando una mujer se da cuenta del poder, la belleza y/o talento que tiene otra mujer la va a considerar como una especia de “enemigo”. Ella podría admirar, copiar o envidiar a la mujer que tiene esos rasgos. Éstas son las respuestas típicas que las mujeres, consciente o inconscientemente eligen cuando se reúnen y evalúan otras mujeres.

La necesidad de dominar a los demás
De acuerdo con el Diccionario de Oxford, la definición de la dominación es el ejercicio del control o influencia sobre alguien o algo. Las mujeres son particularmente culpables de esta forma de pensar en los negocios. Ya que suelen creer que para avanzar hay que conquistar a otros, cuando en realidad nos estamos conquistando a nosotros mismos. El éxito no es la dominación de los demás, es la auto-maestría con el fin de crear sistemas de éxito constante.

La necesidad de demostrar que se está bien
Cuando no nos sentimos “lo suficientemente buenos”, tendemos a necesitar indicadores externos para decirnos que nos aceptan. Cuando experimentamos el crecimiento personal y el trabajo en nuestra forma de pensar, entonces entendemos que somos buenos, porque internamente estamos en paz con nosotros mismos.

Comments

comments

No hay comentarios