Michelle Rodríguez y su duelo por Paul Walker

Michelle Rodríguez y su duelo por Paul Walker

158
0
Compartir

Michelle Rodríguez se está todavía recuperando de la muerte de su amigo del alma, Paul Walker, que nos dejó hace tres años. Ahora que levanta cabeza, admite que se convirtió en un animal que sólo consumía sustancias y buscaba sexo fácil.

‘Fast and Furious’ les unió y, detrás de la pantalla, eran amigos íntimos. Paul falleció aquel fatídico noviembre de 2013 dejando a su familia devastada, pero Michelle Rodriguez lo sintió también de un modo tan profundo que perdió las riendas de su vida.

Ahora, la actriz relata en una entrevista que, tras morir Paul, solo quería desaparecer y evadirse de la horrible realidad así que empezó a consumir drogas como la ayahuasca que la mantenían alejada de la vida real.

En sus propias palabras: “Tengo que reconocer que cuando perdí a Paul para siempre, me volví un auténtico animal. Nada me importaba y necesitaba conocer mis límites físicos, tenía que hacer cosas para huir de mis propios pensamientos. Deseaba dejar de pensar en lo corta que es la vida y en lo repentina que puede ser la muerte.”

Y la artista, prosigue: “Hice de todo para esconderme de mi misma, consumí ayahuasca pero todavía estaba más deprimida. También me refugié en el sexo, necesitaba algo que me hiciese sentir viva pero todo me hundía más y más.”

Las declaraciones más duras de la estrella vienen cuando comenta que: “Estaba tan loca que ya no sentía ni pena por la muerte de Paul sino envidia porque él ya se había ido y yo seguía aquí.” Estos pensamientos casi suicidas y todos los malos hábitos que Michelle adquirió se han ido esfumando a lo largo de estos tres años pero sus fantasmas, todavía la persiguen.

Comments

comments

No hay comentarios