México defiende especies marinas amenazadas por mercado negro en China

México defiende especies marinas amenazadas por mercado negro en China

172
0
Compartir

La luna iluminaba las aguas del Golfo de California cuando se detuvo el bote de la Marina de México. En la penumbra, los navales acechaban con sus binoculares a cazadores furtivos que buscan especies marinas para traficarlas hasta horizontes tan lejanos como Asia.

La armada (marina de guerra) opera en las costas de San Felipe, un pueblo pesquero del noroeste de México, buscando trampas prohibidas para atrapar totoabas, un pez gravemente amenazado de extinción cuyas vejigas natatorias son disecadas y vendidas por decenas de miles de dólares en el mercado negro de China, pese a un veto internacional.

El gobierno de México reforzó los patrullajes en el Golfo de California desde hace un año porque, además de este tráfico de totoaba, las trampas también han causado la casi extinción de su vaquita marina, la marsopa más pequeña del mundo.

La alarma cundió en 2014, cuando un estudio encontró menos de 100 vaquitas en la zona, frente a las 200 de 2012, anticipando la desaparición de la especie para 2018. Científicos divisaron 25 ejemplares en octubre, pero dos aparecieron muertos en marzo.

Durante un reciente recorrido naval, al que fue invitada la prensa, manadas de delfines emergían de entre las aguas y ballenas rociaban agua desde sus espiráculos. Pero no se avistó una sola vaquita marina.

El cetáceo de 1,5 metros, que se caracteriza por tener un anillo oscuro alrededor de los ojos y una boca que pareciera sonreír, tiende a evadir el contacto con los humanos.

“Hemos andado navegando bastante y no ha sido posible” avistar alguna, dice el capitán Federico Castro, a cargo de un buque patrulla equipado con un poderoso radar que transmite información a embarcaciones más pequeñas para interceptar trampas o cazadores furtivos.

Aunque encuentran redes todos los días, las autoridades aseguran que han podido ganar terreno contra los cazadores desde el veto de dos años impuesto por el presidente Enrique Peña Nieto en abril de 2015 para la pesca con redes en un radio de 13.000 km2, lo que representa una expansión diez veces mayor del territorio refugio de la vaquita marina.

Un barco patrulla, una docena de lanchas motoras, dos aviones y un helicóptero peinan el área junto con agentes de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

“Tenemos todavía la esperanza de que la vaquita marina se pueda recuperar. Hay menos incidencia en la pesca ilegal”, dice Joel González, director general de inspección y vigilancia de vida silvestre de la Profepa.

Comments

comments

No hay comentarios