Lactancia: descubre cómo te debes alimentar si estás amamantando

Lactancia: descubre cómo te debes alimentar si estás amamantando

97
0
Compartir

Muchas veces una de las grandes dudas que se genera en las madres primerizas al momento de dar leche es qué comer o qué no comer para que el recién nacido se pueda alimentar y desarrollar de la mejor forma.

Por lo anterior, y en días donde celebramos la Semana Mundial de la Lactancia Materna, es que contactamos a Paulina Hernández, nutricionista y jefa del programa , y a Evelyn Riquelme, nutricionista de , para que nos dieran tips y consejos que nos ayuden a dilucidar qué tipo de alimentación es la más recomendable que consumamos si estamos amamantando.

Paulina nos cuenta que, como regla general, la mayoría de las mujeres que dan pecho necesitan 500 calorías más que las mamás que no lo hacen y 15 gramos de proteínas adicionales. Además, las necesidades de vitaminas y minerales se incrementan en un 25 a 50%, por lo que la selección de alimentos en esta etapa para suplir las necesidades extras es de especial importancia.

“La alimentación de la madre durante el período de lactancia debe ser lo más completa y variada, beneficiando así la calidad de la leche materna y, por ende, el crecimiento y desarrollo del niño“, agrega Evelyn.

Lo que hay que tener en cuenta
“Es fundamental tener hábitos saludables, ya que la leche materna es capaz de cubrir todas las necesidades alimenticias del lactante. Por eso, es esencial que la mujer consuma alimentos ricos en nutrientes, para no perder lo que pueda estar almacenado en su organismo”, nos cuenta la jefa del programa ‘Vivir Bien’.

Hambre voraz
En su mayoría las mamás que amamantan sienten mucha hambre. Y eso es normal, ya que el cuerpo trabaja de manera extra para producir leche.

Es recomendable comer en menor cantidad, pero con más frecuencia, y siempre tener al alcance una colación saludable. “Esto ayuda a mantener la energía y a calmar los ataques de hambre. Se recomienda comer granos y cereales integrales, frutas y vegetales frescos, y alimentos que suministren suficientes dosis de proteínas, calcio y hierro”, precisa Paulina.

Variedad de alimentos saludables
Existen en especial necesidades aumentadas de calorías, proteínas, ácidos grasos Omega 3, vitaminas y minerales, por lo que una alimentación variada y equilibrada es primordial.

En el caso de las proteínas, específicamente de los pescados, algunos contienen ácidos grasos Omega-3, los cuales son importantes para el desarrollo del cerebro, ojos y sistema nervioso del bebé durante su primer año de vida. Por esto se recomienda que las madres coman dos veces por semana pescados grasos como jurel, salmón, sardinas y/o atún, no fritos.

¿Cero alcohol?
La experta de Sodexo recomienda no tomar alcohol durante la lactancia porque éste penetra en la leche materna, sin embargo no se almacena en ella.

“Sus niveles son similares a los de la sangre, por lo que suspender la lactancia 2 ½ hrs. por cada 17 g de alcohol, no dañará al bebé, pero sí disminuirá la fisiología de la lactancia, produciendo una disminución en el consumo real del bebé en un 20%. Además, puede producir alteraciones del sueño y crecimiento menor del niño durante un año”, indica.

Mucha agua y poca cafeína
Antes, durante y después de amamantar, se recomienda tomar mucha agua. El cuerpo necesita alrededor de ocho vasos de agua al día, lo que en el caso de las nodrizas se regula bastante bien con la sensación de sed, ya que la leche se produce en base al agua. Si tu orina es de color claro, es una buena señal de que estás bien hidratada.

Sobre el café, está bien una taza por las mañanas, pero con moderación. “Tanto el café como el té y el consumo excesivo de alimentos de cereal con salvado inhiben la absorción de hierro, nutriente crítico en la nodriza y embarazada” .

Prueba de todo
La mayoría de las mamás que dan pecho pueden comer una gran variedad de alimentos, incluyendo aquellos que son picantes.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que algunas comidas tienen sabores muy fuertes y pueden ocasionarle al bebé gases o que esté irritable. “Si éste es sensible a algo se mostrará irritado después de tomar la leche, llorando sin parar o durmiendo muy poco. Lo mejor suele ser probar a ver qué ocurre, ya que la irritabilidad producida por los alimentos difiere de un niño a otro”, aconseja Paulina.

Especial ojo con las alergias, las cuales comúnmente se reflejan por medio de una reacción en la piel del pequeño, que pueden ser erupciones o urticaria, también en su respiración, o en sus heces (verdes o viscosas).

Lo que hay que evitar
Evelyn agrega que se debe evitar la automedicación, el consumo de tabaco y drogas.

“Es muy importante saber que, en primera instancia, no existen alimentos prohibidos, aun cuando algunos componentes de estos pudiesen alterar levemente el olor y sabor de la leche materna. Esto, por el contrario, ayudaría al bebé a habituarse y después aceptar mejor los sabores de los diferentes alimentos”, concluye la nutricionista de Clínica Bicentenario.

Comments

comments

No hay comentarios