Ejercicios para eliminar el estrés

Ejercicios para eliminar el estrés

171
0
Compartir

Estás en camino a tu trabajo, fantaseando con el guapísimo de Chris Hemsworth, cuando alguien te tira café encima. Casi pierdes la postura… pero recordaste que eres un ser humano civilizado. Entonces pasas todo el día con un maldito humor… que ni tu perro te soporta.

Y un día normal está lleno de malos ratos y accidentes desastrosos, pero solamente si los dejas, podrían arruinarte tu estado de ánimo. ¿Eso es lo que quieres? Una vida negativa, estresante y ansiosa no sólo te hará vivir una mala vida, sino que también podría afectar gravemente tu salud y apariencia.

¿Qué tal un poco de meditación?

Cuando el camino al trabajo es pesado: Si te atoras en el tráfico (como es costumbre de la Ciudad de México), pon atención a cada movimiento que tu cuerpo realice mientras manejas. Tus brazos se deslizan, tus piernas están tensas, tu respiración es profunda, tus ojos están concentrados. Esa sencilla práctica de consciencia, te ayudará a evitar distracciones. Y si vas en el transporte público, cierra los ojos y visualízate en otro lugar. No estás en el metro apestoso y caluroso, estás en una playa relajante y hermosa.

Cuando estés formada en una fila: Tienes prisa y este señor enfrente de ti se está tardando los AÑOS. En lugar de frustrarte, enfócate en tu postura. Coloca los 2 pies sobre el piso, estabiliza tu postura, inhala, exhala e imagina que tu respiración recorre desde tu cabeza, hasta la planta de tus pies. ¿De qué te sirve estresarte? Eso seguro no acortará la fila.

Cuando alguien es grosero contigo vía online: Si viste que alguien te criticó en tus redes sociales, o te llegó un correo agresivo, tómate unos 10 minutos para pensar en algo más. La meditación no te hace dejar de pensar, sino que cambia tu atención a otra cosa más positiva. En lugar de angustiarte, abre Youtube y busca videos graciosos o métete a un sitio para comprar en línea y busca unos lindos zapatos.

Cuando te ataca un antojo nocturno: Amamos el chocolate, pero no tienes que ser su esclava por siempre. Inhala, alza tus brazos, exhala y baja tus brazos. Repite, repite, repite y controla tu postura. Piensa en tu cuerpo: ¿qué necesita? ¿Algo rico o algo saludable?
Cuando discutes con tu pareja: Si llegas con tu pareja y estás de mal humor, detente en la puerta, cierra los ojos, respira profundamente y despeja la mente. No cambiará tu humor por completo, pero te relajará lo suficiente, como para decirle a tu galán que necesitas espacio.

Comments

comments

No hay comentarios