De la superstición a la conspiración

De la superstición a la conspiración

80
0
Compartir

Ver patrones y/o conexiones en sucesos aleatorios o datos sin sentido se denomina apofenía. Esa palabra extraña puede no decir nada, pero es la que alimenta la teoría de la conspiración. La Wiki la define como “la tentativa de explicar un acontecimiento o una cadena de acontecimientos, sucedidos o todavía por suceder, ya sea percibidos o reales, comúnmente de importancia política, social, económica ohistórica, por medio de la existencia de un grupo secreto muy poderoso, extenso, de larga duración y, generalmente, malintencionado”.

Dado que las teorías conspirativas no son un fenómeno nuevo, sino persistente en el tiempo, ¿nuestro cerebro tiene alguna peculiaridad que le hace susceptible a creerlas? Puede que sí. Nuestro órgano rector tiene que dar sentido a la cantidad ingente de información que recibe.

Un método para hacerlo es detectar patrones y centrar su atención en ellos. Pero puede provocar errores. Podemos detectar patrones donde realmente no los hay: la superstición y la teorías de la conspiración están servidas.

Comments

comments

No hay comentarios