Inicio ESTILO DE VIDA ¿Cómo ser saludable y floja al mismo tiempo?

¿Cómo ser saludable y floja al mismo tiempo?

0
Compartir

Ser floja es maravilloso de vez en cuando. Es genial para las vacaciones, pero un verdadero problema para ir a trabajar o mantenerse en forma. Y si eres de las que gusta ceder ante la flojera, pero quieres buscar la forma de llevar un estilo de vida más saludable, te damos las mejores opciones sin tener que sacrificar mucho tiempo lejos de tu cama.

Verduras y frutas congeladas: En lugar de salir al mercado cada semana, puedes comprar bolsas congeladas de frutas y verduras o cortar tanto vegetal puedes un fin de semana y congelarlo por tu cuenta. Así te ahorrarás mucho tiempo entre semana y podrás comer súper saludable.

Haz una bolsa de botanas: Una vez a la semana, fuérzate a salir de tu cama para hacer una bolsa de botanas saludables. Pueden ser bolsitas de almendras con frutas secas, palomitas naturales o lo que se te ocurra que pueda conservarse por una semana.

Come en platos pequeños: Esto requiere CERO esfuerzo, y es súper fácil de hacer para controlar las cantidades de tus alimentos. Dicen que la ilusión óptica engañará a tu cerebro a pensar que estás comiendo más de lo que que realmente estás ingiriendo.

Ejercicio enfrente de la tele: ¿No puedes separarte del Netflix? Pues ponte a hacer un par de sentadillas o abdominales MIENTRAS te pones a ver la nueva temporada de House of Cards o How I met your mother. Así te mantienes entretenida de 2 maneras y sin salir de casa.

Duerme con tu ropa deportiva: Si estás buscando la forma de forzarte a salir de casa para lanzarte al gimnasio, vístete en tu ropa deportiva para eliminar la opción de regresar a dormir o quedarte en cama. Pensarás: Ya estoy lista… ¡ya qué!

Carga una botella de agua: Carga con una botella de agua SIEMPRE. Para el trabajo, en el sillón, cerca de tu cama, en tu cuarto, en la cocina, en el comedor, en la sala, para TODOS lados debes llevar un poco de agua.

Saca a tu perro a pasear: El paseo cuenta como un ejercicio de cardio, especialmente si dejas que tu perro te lleve a su paso. Al final del paseo tú terminarás cansada y tu perro súper feliz.

Come lentamente: Tómate tu tiempo en morder y saborear tu comida y tu cerebro podrá registrar adecuadamente las cantidades que estás consumiendo. ¿Y qué esfuerzo harás con esto? ¡Ninguno!

Ordena algo saludable: ¿Muy floja para cocinar cosas saludables? Pues ordena algo que sí puedas comer. En lugar de irte por las gorditas, quesadillas o hamburguesas, considera pagarle a una vecina que pueda prepararte alimentos nutritivos o, ya de pérdida, ve a una fondita para comer comida corrida.