Beber más café reduce el daño hepático que causa el alcohol

Beber más café reduce el daño hepático que causa el alcohol

161
0
Compartir

Un equipo analizó nueve estudios publicados sobre un total de más de 430.000 participantes y observó que consumir dos tazas más de café por día reducía un 44 por ciento el riesgo de desarrollar cirrosis hepática.

“La cirrosis puede ser fatal y no tiene cura”, dijo el autor principal, doctor Oliver Kennedy, de la Universidad de Southampton, Reino Unido. “Por eso es importante esta disminución del riesgo con el consumo de café, ya que se trata de una bebida económica, disponible y tolerable”, agregó.

La cirrosis mata a más de un millón de personas por año en el mundo. La puede causar la hepatitis, el consumo excesivo de alcohol, los trastornos inmunológicos y el hígado graso asociado con la obesidad y la diabetes.

El equipo de Kennedy revisó el efecto del consumo de café promedio en estudios previos sobre 1.990 pacientes con cirrosis para estimar cuánto influiría en la enfermedad hepática beber dos tazas más de café por día.

En ocho de los nueve estudios revisados, los autores detectaron una disminución significativa del riesgo de padecer cirrosis. Y salvo un estudio, el riesgo siguió disminuyendo a medida que crecía el número de tazas de café consumidas por día.

Consumir una taza por día estuvo asociado con un 22 por ciento menos riesgo de desarrollar cirrosis que no beber café. Con dos tazas, las chances cayeron un 43 por ciento, con tres lo hicieron un 57 por ciento y con cuatro, un 65 por ciento.

Aun así, los resultados dejan algunas preguntas sin respuestas. Un estudio, por ejemplo, reveló la existencia de una relación más sólida entre el consumo de café y la disminución del riesgo de desarrollar cirrosis con el café de filtro que con el café hervido.

Mientras que los autores originales tuvieron en cuenta el nivel de consumo de alcohol, no todos consideraron otros factores de riesgo de la cirrosis como la obesidad y la diabetes, según publica el equipo de Kennedy en la revista Alimentary Pharmacology and Therapeutics.

El autor aclaró que los pacientes no deberían considerar estos resultados un permiso para beber de manera ilimitada los preparados con café cargados de azúcar y crema.

También es importante señalar que el café no es lo suficientemente potente para contrarrestar los hábitos de vida que dañen la salud hepática, según consideró Samantha Heller, nutricionista senior del Centro Médico Langone de New York University, Nueva York, y que no participó del estudio.

Comments

comments

No hay comentarios