6 cosas que no sabías de los productos enlatados

6 cosas que no sabías de los productos enlatados

169
0
Compartir

Desde 1860, cuando Louis Pasteur inventó una forma de conservar la comida a través del calor, los alimentos enlatados han sido parte importante de la vida cotidiana; esto se debe a su durabilidad, variedad y practicidad. Sin embargo, ¿qué estás ingiriendo cuando eliges estos productos?

Las personas que comen sopa enlatada durante cinco días pueden presentar un aumento de hasta 1000% en la concentración de bisfenol A, una sustancia que se emplea en la producción de plásticos y que puede causar daños a la salud”, señala un estudio publicado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

¿Todo es malo?

Sin embargo, también hay aspectos positivos de los alimentos enlatados. Aquí te revelamos algunas cosas que no sabías de ellos.

1. Aumenta sus nutrientes…

Algunos vegetales crudos como el maíz y tomates, al momento de ser procesados para el enlatado liberan antioxidantes que mejoran su sabor y beneficios para la salud, así lo indica el investigador en alimentos Gene Lester.

2. No siempre se conserva todo

En el caso de los frijoles que se conocen como una gran fuente de fibra, ésta se pierde en gran parte cuando se enlata. Sin embargo, este alimento conserva otras de sus propiedades: hierro y calcio. Aunque, con este producto debes tener una precaución, enjuagarlo antes de usarlo pues así podrás eliminas 35% del sodio que contiene.
3. Son más seguras de lo que de imaginas

Su recubrimiento es flexible; Si la lata es golpeada y se abolla no se rompe, logrando que el metal nunca entre en contacto con el alimento, por lo que no representa un riesgo para la salud.

4. Pérdida o ganancia

El maíz enlatado, a diferencia del frijol conserva su valor de fibra, pero pierde toda la vitamina C que posee. Para contrarrestar esto puedes exprimir el jugo de un limón sobre el maíz antes de prepararlo en alguna receta.

5. ¡0 bacterias!
De acuerdo con la Food Standards de Australia, el tratamiento de calor al que se someten los alimentos enlatados mata a todo organismo que pueda estropear el comestible o causar alguna enfermedad a quien lo digiere.

6. Adiós mitos

Actualmente los productos enlatados no contienen plomo ni arsénico; además son cerrados herméticamente y sellados con soldadura electrostáticas para evitar contaminación y no producen botulismo.

En muchas ocasiones es casi imposible evitar consumir un alimento enlatado, por ello debes tomar en cuenta lo siguiente: observa que esta no tenga arañazos, óxido ni que esté hinchada. ¡Cuida tu salud!

Comments

comments

No hay comentarios