6 consejos para mejorar la salud intestinal

6 consejos para mejorar la salud intestinal

98
0
Compartir

Los problemas de salud intestinal son muy comunes en la sociedad moderna. La mala alimentación, las intolerancias hacia distintos alimentos que se han desarrollado en los últimos años yel estrés pasan factura a nuestro estómago directamente provocando molestias como el estreñimiento, la hinchazón en la zona abdominal, los gases o los dolores estomacales. Si te sientes identificada con estos síntomas significa que tu salud intestinal es pobre y tienes que empezar a hacer cambios para mejorarla. Con estos sencillos consejos para mejorar tu alimentación verás que pronto te sentirás mejor, ¡tu cuerpo te lo agradecerá!

1. Sigue una dieta sana.
Parece lógico pero muchas veces supone un esfuerzo cocinar y comer de la manera más sana posible y terminamos por no hacerlo. Es muy importante, ya que los azúcares, la comida procesada y los alimentos con alto contenido en hidratos de carbono refinados (como algunos cereales, pastas o pan blanco) pueden provocar bacteria mala en el estómago. Para equilibrar la balanza deberemos de establecer en nuestra dieta comida fresca y alimentos con un índice glucémico bajo.

2. Aumenta el consumo de fibra.
Es sabido que la fibra es la mejor amiga de una buena salud intestinal . Nuestro sistema digestivo la necesita para expulsar de nuestro cuerpo la materia sobrante y cuando este proceso se complica es mucho más probable que nuestro estómago se instaure bacteria mala. Asegúrate de consumir una cantidad de fibra regular para que no se resienta tu actividad intestinal. La alimentación más adecuada incluirá fruta (frambuesas, aguacate o manzanas), verdura (alcachofas o brócoli), legumbres (lentejas), y cereales (avena, salvado o chía). También puedes probar con los suplementos de fibra.

3. Mejora la ingesta de agua.
Beber mucha agua es esencial para mantener un estilo de vida saludable, y por supuesto, para que nuestro estómago funcione correctamente. Si la cantidad que consumimos de agua es baja se ralentiza la habilidad de nuestro cuerpo de evacuar las heces a través del tracto digestivo. Cuando se acumulan sucede el estreñimiento.

Sin embargo cuando nos referimos a beber agua no significa que se deba seguir el viejo mito de consumir 8 vasos diarios. Se ha demostrado que no es necesario, ya que el agua que bebemos junto a otros líquidos y alimentos que contienen agua en su composición conforman entre todos la cantidad de ingesta diaria de agua que debemos tomar.

4. Libera el estrés.
Un estudio de la Universidad de Chicago demostró que el estrés tiene un efecto directo en las bacterias malas que se forman en el estómago, cambiando la composición, la diversidad y el número de microorganismos del intestino. Además, estos cambios también afectan a la inmunidad del cuerpo.

Para liberar el estrés existen muchas técnicas a nuestro alcance. Si dispones de tiempo suficiente el deporte será uno de tus mejores aliados: nuestra mente se mantendrá ocupada en la actividad física y olvidaremos momentáneamente los problemas, al mismo tiempo, nuestro cuerpo estará liberando endorfinas y aumentando nuestra sensación de bienestar. Si tu tiempo libre es más limitado puedes dedicar unos momentos a realizar ejercicios de respiración o meditar.

5. Llena tu nevera con comida probiótica…
La alimentación probiótica ayuda a eliminar la bacteria mala que se forma en los intestinos, a veces causada también por parásitos u hongos. Para contrarrestarlo se ingiere comida probiótica, es decir, aquella rica en bifidobacterias y lactobacilos que se puede encontrar naturalmente en alimentos fermentados como yogures o algunos quesos y en productos más exóticos como el kéfir, el kimchi o el chucrut.

Este tipo de alimentación tiene muchas ventajas aparte de mejorar el estreñimiento y la hinchazón estomacal. Vienen muy bien tras el uso de antibióticos ya que restaura las bacterias buenas que la medicación puede haber eliminado, equilibrando la bacteria necesaria para una absorción de nutrientes adecuada.

6. … y también de comida prebiótica.
Ahora que ya conoces los alimentos probióticos pasamos a los prebióticos, ya que estos dos trabajan en conjunto para asegurarse de que tu estómago cuenta con la cantidad de bacterias buenas necesarias para una correcta salud intestinal. Los componentes prebióticos se encargan específicamente de alimentar a las bacterias buenas. Los podrás encontrar en alimentos como los plátanos, el ajo, las verduras verdes o la soja. Si quieres asegurarte de que tu tránsito intestinal funcione perfectamente puedes comer uno o dos alimentos prebióticos al día.

¡Si sigues estos consejos seguro que muy pronto verás como tus molestias estomacales van desapareciendo poco a poco!

Comments

comments

No hay comentarios