Inicio ESTILO DE VIDA Una plaga histórica de garrapatas amenaza a EEUU

Una plaga histórica de garrapatas amenaza a EEUU

0
Compartir

Una punzante plaga amenaza amplias regiones de Estados Unidos, y con ella el riesgo de que se propaguen graves enfermedades también se agudizará significativamente. Y no se trata de profecías bíblicas o conspirativas: expertos pronostican que mientras avance la primavera y durante el verano la amenaza crecerá en una proporción que podría superar los registros históricos.

La terrible protagonista es la pequeña, pero peligrosa, garrapata.

Usualmente, esos grandes ácaros hematófagos son comunes en áreas boscosas del noreste y medio oeste de Estados Unidos, y son indeseables porque transmiten males como la Enfermedad de Lyme y el virus Powassan. Las garrapatas parasitan roedores y otras especies salvajes, tienen presencia en áreas boscosas y, en ocasiones, más allá cuando animales domésticos resultan infestados y afectan a su vez a más personas.

Pero como indican expertos citados por The Huffington Post, inviernos benévolos recientes han propiciado que árboles (sobre todo robles y encinas) produzcan bellotas en mayor cantidad durante más tiempo, lo que ha alimentado y permitido crecer y perdurar a la población de ciertos ratones que portan garrapatas. Eso, a su vez, ha generado que existan actualmente ratones infestados con garrapatas en mayor cantidad y en áreas más extensas que antes. Por ello, la amenaza de las garrapatas y las enfermedades que transmiten es más aguda ahora, sobre todo entre mayo y julio, los meses de mayor actividad de ese ácaro.

Y al parecer no se trata de una situación específica a esta temporada, aunque 2017 podría ser un año especialmente atribulado. Los casos reportados de Enfermedad de Lyme, asociados a las garrapatas, han crecido sustantivamente: de menos de 10.000 a principios de 1990 a cerca de 40.000 en años recientes, de acuerdo a datos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Y estas cifras son solo de los casos reportados. La cantidad de personas con ese mal que no saben que lo tienen podría ser muchas veces mayor.

Actualmente, la gran mayoría de los casos se dan en los estados de Connecticut, Delaware, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, New Hampshire, New Jersey, Nueva York, Pennsylvania, Rhode Island, Vermont, Virginia y Wisconsin, pero en los últimos 15 años las zonas de esos estados afectadas por ese y otros males transmitidos por garrapatas se han expandido. Como se indica en The Huffington Post, por ejemplo, en 2001 solo las zonas más orientales de Pennsylvania y de Nueva York presentaron casos en cantidades significativas. En 2015 prácticamente en la totalidad de esos estados se han registrado casos.

En 2001, pocas áreas de Illinois estaban afectadas, y en 2015 en casi toda la costa del lago Michigan de ese estado, incluida el área cercana a Chicago, se registraron personas enfermas por padecimientos vinculados a garrapatas.

Y otras enfermedades más raras, pero peligrosas, transmitidas por garrapatas también han sido diagnosticadas en personas en Arkansas, Carolina del Norte, Missouri, Oklahoma y Tennessee.

El virus Powassan, por ejemplo, se contagia muy rápidamente, pues puede pasar de la garrapata a la persona afectada en tan solo 15 minutos, como comenta la televisora Fox News. Aunque es un microorganismo raro y que afecta a pocas personas cada año, es peligroso y puede causar convulsiones e inflamación del cerebro.

Ante ello, el CDC ofrece recomendaciones para prevenir y controlar las garrapatas, la Enfermedad de Lyme y otros padecimientos.

Evitar áreas de altos pastos o con acumulaciones de hojas y preferiblemente caminar en veredas en los bosques y no en sus espesuras.
Protegerse con ropa y botas apropiadas para evitar que las garrapatas entren en contacto con la piel de la persona, y utilizar tiendas al acampar. Igualmente, usar en las áreas del cuerpo expuestas repelente con DEET o IR3535.
Tratar con medicamentos y accesorios apropiados a los perros y otros animales domésticos afectados con garrapatas, para evitar la expansión del ácaro a los hogares.
Bañarse tan pronto se regresa a casa de una estancia en bosques o zonas de pastizales y explorarse el cuerpo para detectar posibles picaduras o presencia del ácaro, algo especialmente importante en los niños.
Lavar las ropas y secarlas (con calor alto en la secadora por al menos 10 minutos) para matar las garrapatas que pudiesen haberse alojado en ellas.
Expertos consideran que 2017 será un año con una gran explosión de la población de garrapatas en Estados Unidos y por ello conviene estar preparados, sobre todo quienes viven o visitan áreas boscosas con presencia del ácaro.

FUENTE:The Huffington Post

Comments

comments