Inicio COLUMNAS Trump y la hidroxicloroquina

Trump y la hidroxicloroquina

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona 

En días pasados, llamó la atención que en grupos de redes sociales las personas comenzaron a preguntar por un medicamento que aseguraban había escaseado sorpresivamente en las farmacias. Hidroxicloroquina era el nombre del medicamento que buscaban -y siguen sin encontrar- porque efectivamente, el producto está agotado y recientemente ha sido restringido por la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios en el Estado de Jalisco.

Lo anterior, fue generado por el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Donald Trump, que siendo tan imprudente como suele serlo, se refirió a este medicamento, durante un par de conferencias de prensa y luego en sus redes sociales, como un tratamiento para combatir los efectos del Coronavirus. 

De ahí que la gente se volcara a las farmacias para adquirirlo y tratándose de un producto económico, lo agotaron, dejando en serias complicaciones a enfermos de malaria, lupus, paludismo y artritis, que requieren del fármaco para continuar sus tratamientos y con el riesgo que implica cortarlos. 

El presidente de Los Estados Unidos de América del Norte, habló de este fármaco como uno de los medicamentos que pueden «cambiar el juego» en la lucha contra el avance del nuevo coronavirus en el cuerpo de sus víctimas.

«Se ve como algo muy alentador, con resultados iniciales muy, muy alentadores. Y podremos hacer que ese medicamento esté disponible casi de inmediato», dijo en una rueda de prensa la semana pasada.

«Creo que podría ser un cambio de juego. Y tal vez no. Pero creo que podría ser, según lo que veo, podría ser un cambio de juego. Muy poderoso. Son muy poderosos», añadió.

Días después volvió a insistir en su potencial y dijo que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) estaba haciendo pruebas. 

El sábado insistió a través de Twitter:

«La hidroxicloroquina y la azitromicina juntas pueden ser uno de los mayores cambios de juego en la historia de la medicina. La FDA ha movido montañas ¡gracias! Esperemos que ambos se pongan en uso inmediatamente. ¡Las personas están muriendo, muévanse rápidamente, y que dios bendiga a todos!».

El presidente dijo que, de hecho, ya estaba aprobado por la FDA y que al ser un fármaco conocido y de fácil producción, podría estar disponible rápidamente.

No obstante, la propia FDA emitió un comunicado en el que señalaba que solo está siendo probada en exámenes de laboratorio, por lo que aún no se autoriza ni recomienda su uso activo en pacientes de covid-19.

En la FDA consideran que aunque este medicamento tiene potencial contra el nuevo coronavirus, debe pasar por cuidadosos procesos de pruebas para determinar si realmente es la herramienta médica efectiva contra el virus que ya ha causado más de 25 mil muertes a nivel mundial.

«Es un medicamento que el presidente nos ha ordenado que analicemos más de cerca, para ver si se puede tomar un enfoque de uso ampliado y si eso beneficia a los pacientes», dijo el comisionado de la FDA, Stephen Hahn, al tiempo que hizo un llamado a evitar el consumo por cuenta propia, pues ya se han reportado víctimas de sobredosis.

De hecho, un hombre murió por envenenamiento el pasado 23 de marzo en Arizona luego de haber consumido un producto para la limpieza de piscinas que tiene fosfato de cloroquina, el cual tiene el mismo ingrediente activo que la hidroxicloroquina.

Otros casos de sobredosis se han presentado en Nigeria con esta medicina que ha sido utilizada durante décadas, pero para combatir la malaria.

Una publicación detalla que la hidroxicloroquina es un fármaco inmunomodulador que se ha usado desde hace décadas para el tratamiento de la malaria, de ahí que se le considere como un «antimalárico».

También es usado para tratar el paludismo y la artritis severa. Suele ser llamado con el nombre de su compuesto base, cloroquina, pero este y la hidroxicloroquina tienen composiciones químicas y usos médicos que no son exactamente los mismos.

«La cloroquina se ha utilizado en el tratamiento de la malaria durante muchos años, hasta que la resistencia a los medicamentos por el parásito de la malaria se volvió común», explicó a BBC Mundo Stephen Morse, profesor de epidemiología de la Universidad de Columbia (EE.UU.).

También se usa para tratar lupus eritematoso sistémico y discoide y la artritis reumatoide en los pacientes cuyos síntomas no han mejorado con otros tratamientos.

Su consumo es por vía oral y está controlado por recetas expedidas por los médicos.

«Debido a que se ha utilizado durante mucho tiempo, su perfil de seguridad y uso se conocen bien, ya está aprobada por la FDA y la EMA (Agencia Europea de Medicamentos)», apunta Morse. Sin embargo, el consumo de cloroquina e hidroxicloroquina también tiene efectos secundarios en algunos pacientes.

Entre ellos está dolor de cabeza (cefalea), mareos, pérdida del apetito, malestar estomacal, diarrea, dolor de estómago, vómitos y sarpullido (erupciones en la piel), indica la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.

El doctor George Rutherford, profesor de epidemiología en la Universidad de California en San Francisco, explica que si bien este medicamento tiene cierto potencial para tratar enfermedades como el covid-19, el mundo debe esperar a que haya resultados concluyentes.

«Cuando se prueba contra el coronavirus, en un sistema experimental, bloquea la entrada del virus en la célula e inhibe el metabolismo, lo cual interfiere con la habilidad del virus para replicarse».

El experto dijo que se deben hacer pruebas muy cuidadosas para entender realmente qué tanto funciona, las cuales pueden tardar desde un mes hasta un año.

Reportes de los diarios The New York Times y The Washington Post señalaron que el fármaco ha sido probado en algunos pacientes en EE.UU., mientras que la agencia china Xinhua informó de su uso en diez hospitales de Pekín y otras dos provincias.

La Organización Mundial de la Salud no ha aprobado el uso de hidroxicloroquina y cloroquina para el tratamiento del nuevo coronavirus.

Ante la alta demanda en Jalisco, la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios  (Coprisjal) envió una circular a farmacias y hospitales con farmacia para restringir la venta.

De acuerdo con la circular,  la venta de azitromicina e hidroxicloroquina, en todas sus presentaciones y marcas, deberá realizarse exclusivamente con receta médica, la cual tendrá que ser retenida.

Esto tras considerar la evidencia de probable abuso y daños en la salud por la libre compra, dispensación y consumo de estos medicamentos.

“Automedicarse, en el caso de antibióticos, puede generar resistencia microbiana y debilitar la inmunidad de las personas. No previene la enfermedad, la propicia”, subrayó.

Agregó que existen medicamentos antimaláricos con riesgo de toxicidad que pueden provocar paro cardíaco, debilidad muscular y problemas visuales.

La pandemia por Coronavirus ha generado diversas reacciones entre la población, hay quienes lo han tomado con calma y han procurado estar bien informados por reconocidos especialistas, atendiendo la información oficial y medios de comunicación serios. Hay gente que ha caído en estados de ansiedad y buscan cualquier remedio o fármaco que les “garantice” inmunidad frente al Coronavirus. Por otro lado hay un sector de la población que se ha dado a la tarea de lucrar con la necesidad de la gente y son ellos quienes han acaparado productos de primera necesidad para los trabajadores de la salud, y ahora también han ido en perjuicio de pacientes que requieren de la hidroxicloroquina para continuar sus respectivos tratamientos. 

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

Comments

comments