Inicio COLUMNAS Trump quiere a Obama en el banquillo de los acusados

Trump quiere a Obama en el banquillo de los acusados

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

En su afán por desviar la atención de sus pifias y reprochable actitud para atajar la amenaza de la pandemia por Coronavirus cuando todavía no llegaba a golpear a los Estados Unidos de América del Norte, Donald Trump, ha dirigido sus dardos en contra del ex presidente Barack Obama, a quien quiere ver sentado en el banquillo de los acusados para que responda por lo que ha dado en llamar desde el pasado domingo “El Obamagate”. 

Trump ha encontrado en el ex mandatario  demócrata el objetivo adecuado para distraer la atención de las más de 86 mil muertes que ha sufrido su país a causa del Covid-19 y el casi millón y medio de contagios.  

Al golpear a Obama, aunque sea mediáticamente, Trump desvía la atención pero también saca raja política para su campaña, dado que el ex presidente ha ofrecido abiertamente ya su apoyo a la campaña de Joe Biden, el candidato demócrata a la presidencia de la Unión Americana que tiene la consigna de impedir cuatro años más de gobierno bajo la égida de Donald Trump. 

Y es que habrá que recordar también que nada bien cayeron al inquilino de la Casa Blanca las fuertes críticas expresadas el fin de semana pasado por el ex presidente Barack Obama para referirse a la actuación del gobierno de los Estados Unidos frente a la pandemia por Coronavirus, misma que calificó como “un desastre”. Donald Trump arremetió con un golpe desproporcionado, al tuitear el domingo en sus redes la palabra “OBAMAGATE”, insinuando una conspiración por parte de su antecesor en el polémico tema que lo llevó a enfrentar un impeachment en los meses anteriores y del cual salió bien librado. Pero aún cuando para muchos se trata de un distractor de Trump, de ninguna manera se puede desestimar esta velada acusación que podría acarrear dimensiones mayúsculas en el supuesto de que cuente con el soporte para evidenciarlo. 

Habrá que mencionar que este desencuentro comenzó el pasado sábado cuando Yahoo News reveló, en exclusiva, el contenido de una llamada entre Barack Obama y algunos de los ex miembros de su administración, (se dice que 3 mil personas) la cual el expresidente opinaba del contexto actual de los Estados Unidos y reprochaba el comportamiento de Donald Trump durante la pandemia de covid-19. El expresidente dijo que ante este suceso era necesario contar con un gobierno competente que dejara al lado su egoísmo para dar solución al «desastre absolutamente caótico» con el que la actual administración ha manejado la emergencia. Y, por ende invitó, a quienes lo escuchaban a votar por el candidato demócrata Joe Biden: «Por eso, yo, por cierto, voy a pasar todo el tiempo que sea necesario y hacer campaña lo más que pueda por Joe Biden», agregó.

Además, en la cinta, según señaló Yahoo News, Obama dice que se «minimizó» el hecho de que el Departamento de Justicia retirara los cargos contra Michael Flynn, exasesor de Trump, quien habría mentido sobre sus contactos con un diplomático ruso; hecho inmerso en la investigación sobre la injerencia de Rusia en la campaña presidencial de 2016.

Cabe recordar que tras haber participado en la campaña de Donald Trump, Flynn mantuvo contactos confidenciales con el embajador ruso en Washington, Serguei Kisliak, y no lo notificó. En 2017, se declaró culpable de declarar falsamente ante el FBI y tiempo después cambió de versión y se declaró como víctima de manipulación política. Algo que, según Trump, fue obra de algunos funcionarios de Obama que intentaban desprestigiarlo.

Situación a la que Obama, responde en su grabación, con un mensaje de preocupación puesto que teme que  «la comprensión básica del Estado de derecho esté en riesgo”, con decisiones como la de retirar los cargos a Flynn.

En respuesta a las críticas del ex mandatario, Trump devolvió el golpe al día siguiente tuiteando la palabra «Obamagate», y el hashtag se convirtió en tendencia mundial.

Trump dejó caer la bomba y agregó «Espero que te hayas divertido investigándome, ahora es mi turno», fue la frase que acompaña una publicación del mandatario en Instagram.  Pero no ahondó más, de ahí que, o bien puede que se trate de un distractor o una más de sus acusaciones sin sentido para desviar la atención al ataque de Obama. 

El Obamagate es una teoría de la conspiración que relaciona a Flynn, quien habría recibido la orden de espiar a Trump cuando era candidato presidencial. Sin embargo, supuestamente se habría negado a ello y lo notificó al magnate.

Por esta razón, Obama habría mandado a la cárcel al exasesor de seguridad. Teóricos de la conspiración aseguran que este entramado es peor que el escándalo de Richard Nixon: Watergate.

En cuanto a la crítica de su actuación para atender la pandemia, Trump escribió: «Estamos obteniendo excelentes calificaciones por el manejo de la pandemia del coronavirus, en especial con la temprana prohibición del ingreso de gente procedente de China, la fuente del virus, a Estados Unidos. Comparen eso con el desastre de Obama y el ‘dormido Joe’ conocido como gripe porcina H1N1. Calificaciones malas, encuestas malas ¡No tenía ni idea».

Este jueves, Trump utilizó su red social favorita para tuitear “Si fuera senador o congresista, la primera persona a la que llamaría para testificar sobre el mayor crimen político y escándalo en la historia de los EE. UU., Por FAR, es el ex presidente Obama. El sabía TODO. Hazlo @LindseyGrahamSC, simplemente hazlo. No más  Señor amable. ¡No más pláticas!”.

Una publicación de La Nación, señaló que un periodista del Post le preguntó a Trump en su última conferencia de prensa cuál era el crimen del que acusaba a Obama. «Sabes cuál es el crimen. El crimen es muy obvio para todos. Todo lo que tienes que hacer es leer los periódicos, excepto el tuyo», le respondió el presidente, sin contestar la pregunta. 

Ningún funcionario o investigador del FBI, y ningún miembro del gobierno de Obama ha sido acusado formalmente de ningún crimen. Ninguno de los documentos develados por los abogados de Flynn o por el gobierno federal parece apuntar a un delito o abuso de poder, o parecen marcar con claridad que los investigadores federales tenían por objetivo final derrocar a Trump, aunque esto, en tiempos de grieta, quedó atado a quién se le pregunte.

«Fue el mayor crimen político en la historia política de nuestro país», insistió Trump, en una entrevista en Fox Business. Sugirió que «mucha gente» tenía que ir presa, y dijo que Flynn, a quien tildó de mentiroso después echarlo, era un «héroe».

«Fue todo Obama. Fue todo Biden. Esta gente es corrupta. Todo fue corrupto. Y los atrapamos. Los atrapamos», insistió.

[email protected]

@salvadorcosio1 

Comments

comments