Inicio INTERNACIONAL Tres meses trabajando con Trump llevaron a Manafort a las altas esferas

Tres meses trabajando con Trump llevaron a Manafort a las altas esferas

52
0
Compartir

Por años Paul Manafort trabajó como cabildero para algunos controversiales líderes a través del mundo, pero tres meses en la campaña presidencial de Donald Trump bastaron para llevarlo de las altas esferas políticas a las Cortes como indiciado de una investigación federal.

El abogado de 68 años, junto con su socio Rick Gates, fue encauzado este lunes por un gran jurado federal con 12 cargos que incluyen conspirar contra Estados Unidos, lavado de dinero y operar con un agente extranjero sin el registro debido.

El encauzamiento fue uno de los tres primeros dados a conocer por la oficina del fiscal independiente Robert Mueller, quien preside la investigación que conduce la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) sobre la posible colusión entre miembros de la campaña de Trump y Rusia para afectar la elección presidencial de 2016.

Manafort se unió a la campaña de Trump en marzo de 2016 y en junio, tras la salida de Corey Lewandowski como gerente de la misma, fue nombrado en el cargo donde se mantuvo por apenas tres meses, después de su renuncia ese mismo agosto.

Esos terrenos no resultaron ajenos para el también cabildero y operador político, quien antes trabajó como asesor de las campañas presidenciales de los republicanos Gerald Ford, Ronald Reagan, George H. W. Bush, todos los cuales llegaron a la Casa Blanca, en adición a la candidatura republicana de Bob Dole en 1996.

En 1980, Manafort se asoció con Charles R. Black Jr. y Roger J. Stone para fundar la firma de cabildeo Black, Manafort & Stone, con sede en esta ciudad, la cual pasó a llamarse años después Black, Manafort, Stone y Kelly, tras la incorporación de Peter G. Kelly.

Stone es un conocido consultor político en las filas republicanos, quien antes hizo trabajo de cabildeo para los casinos de Donald Trump y el año pasado sirvió como asesor del ahora mandatario en su campaña presidencial.

Las operaciones de Manafort como cabildero lo llevaron a trabajar para varios líderes como el exdictador de Filipinas, Ferdinand Marcos, el dictador de la ex República Democrática del Congo, Mobutu Sesso Seko y en años más recientes el entonces presidente de Ucrania, Victor Yanukovych.

Uno de los cargos con que Manafort fue acusado se refiere a su operación como un agente para un ente extranjero cuando hizo trabajo de cabildeo para un gobierno o una entidad, para lo cual debió registrarse como tal, como lo requiere la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA).

Sin embargo Manafort se registró de manera retroactiva como agente de una entidad extranjera hasta el pasado 27 de junio, una vez que sus contactos con Yanukovych y algunos empresarios rusos ligados al Kremlin quedaron expuestos a la luz pública.

Este lunes, a las 08:15 horas, tiempo local, Manafort se rindió ante agentes del FBI en un edifico ubicado a unas cuadras del Capitolio, en lo que podría significar el fin de una lucrativa carrera derivada de una investigación cuyas ramificaciones aún no están claras.

Comments

comments