Inicio COLUMNA INVITADAS ¿Qué tan atrasados estamos?

¿Qué tan atrasados estamos?

73
0
Compartir

Por: Jaime Castillo

Mientras que la popular plataforma de UBER vio la luz en el ciberespacio y mundo de servicios desde el año 2009, en la ciudad de Puerto Vallarta -y en toda la franja costera de la Bahía de Banderas, compuesta por los estados de Jalisco y Nayarit-, la reciente puesta en operación de la aplicación de celular ha parado de pestañas a todos los taxistas.

Más allá de las implicaciones legales, que permiten su operación en la Zona Metropolitana de Guadalajara, en donde las autoridades afirman desconocer siquiera el número de vehículos particulares que hacen las veces de UBER y demás plataformas de transporte, en Vallarta existe también una gran nube de ignorancia y retraso por parte de las condiciones en que se lleva a cabo el servicio de transporte público en general.

Y es que en el más importante destino turístico de playa en Jalisco, subirse a los autobuses de transporte urbano y taxis es una calamidad, de tal suerte que la llegada de UBER es una bocanada de oxígeno a las exigencias de habitantes y turistas.

Y mire Usted, que son pocos los que discuten el pésimo servicio de los taxistas de Vallarta, y a pesar de ser un gremio tradicionalmente unido, todo parece indicar que la batalla contra el ingreso de UBER es un tema perdido para los choferes y transportistas, así como pasó en su momento en la ciudad de Guadalajara.

Que la población tenga marcada preferencia de UBER sobre el servicio tradicional de taxis es culpa en primera instancia de los propios taxistas, de los propietarios de los permisos y finalmente de sus líderes charros, que intentan reaccionar a la modernidad, pero casi diez años tarde, lo cual dicho sea de paso es una vergüenza.
Que Vallarta esté tan atrasado en su transporte público en general, pues ya es culpa más que nada del Gobierno del Estado, al que se le ha hecho bolas el engrudo con la modernización, a través de licitaciones fallidas acerca del famoso modelo de ruta empresa.

Hace cuántos años debió modernizarse el transporte público en Vallarta y qué tan atrasados estamos, son dos preguntas acerca de las cuáles la sociedad vallartense aún no tiene respuesta.

Comments

comments