Inicio COLUMNAS Reloj de Arena

Reloj de Arena

0
Compartir

CROM La Convenenciera

Por: Guillermo E. Quiroga Madrigal

Lo que le faltaba al Partido Revolucionario Institucional (PRI) un sector importante del gremio obrero renunció a ser su aliado incondicional. Hablamos de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM) que desde su fundación en el siglo pasado luchó por los colores del PRI en todo momento. Este instituto político se queda sin uno de los sectores populares que le dieron fuerza y triunfos importantes en las movilizaciones electorales.

Se trata de la organización sindical más antigua del país,  fundada en mayo de 1918 por Luis Morones y bajo auspicio del general Álvaro Obregón. De las diferencias internas nacería después la CTM, vinculada a la fecha también al Partido Revolucionario Institucional.

La CROM, como las demás federaciones sindicales, ha vivido bajo la tutela del PRI. Cuando el partido inició su declive, también se fueron a pique los sindicatos.

La salida del PRI se debe porque al sector obrero ya no le hacían caso y solo los utilizaban para algunos fines políticos, señaló el dirigente de la central obrera en la entidad, Alejandro García. Según ese fue el motivo, sin embargo trasciende que la realidad se debe a que el PRI dejó de ser esa fuerza política en el poder y ante el derrumbe electoral del 2018 y al no tener más espacios en el gobierno, decidieron abandonar las filas del PRI.

Con gran pesar el dirigente sindical señaló que “con todo el dolor de mi corazón renuncio a mi partido, de verdad con todo el dolor de mi corazón, pero yo tengo que ver por los intereses de la organización que represento y no a mis intereses, que es lo que venían haciendo” en el partido.

Lejos está el PRI de sus años de bonanza, aún no han logrado superar la catástrofe del 2018, recordemos que a nivel federal tardaron 12 años en recuperar la presidencia de la República y en lo local tuvieron que pasar 18 años para recuperar la gubernatura de Jalisco, pero poco les duró el gusto, pues Morena con López Obrador despacha en Palacio Nacional, mientras que Movimiento Ciudadano con Enrique Alfaro ganó la elección y ahora es el gobernador de la entidad.

Ahora con miras a las elecciones del 2021, la CROM no quiere dar un paso sin huarache y buscando su conveniencia política, buscará adherirse al partido en el poder, todo parece indicar que será a Movimiento Ciudadano que aprovechará esa coyuntura obrera para sumar más adeptos y enfrentar de manera sólida el próximo proceso electoral que ya está a la vuelta de la esquina, pues arranca de manera oficial el 7 de septiembre.

La CROM desde su fundación en el siglo pasado, siempre luchó por los colores del PRI en todo momento, incluso los ancestros del actual dirigente de la CROM como es el caso de José García Ortiz, conocido como el “Gordo”, papá de Alejandro y el abuelo, siempre estuvieron afiliados al PRI, incluso su mamá le pedía que no se saliera, pero los intereses de los obreros van por delante.

Es por eso “que renunció a mi Partido Revolucionario Institucional porque ya no hay a dónde ir con el partido y las opciones para la gente que represento son muchas y yo estoy viendo los intereses de los trabajadores y a la gente que represento no le interesa en dónde sea, ya que nunca he aspirado a ser regidor ni diputado, ni ningún puesto público me interesa pero sí tengo que cuidar a la gente que está con la organización”. (El Occidental)

Veremos qué tanto puede aportar la CROM para Movimiento Ciudadano en dado caso que se dé esa alianza, veremos qué tanto podrán exigir los espacios al gobierno, veremos qué tanta utilidad le sacará MC  a esa nueva alianza con el sector obrero.

Como lo escribe el periodista Gerardo Sandoval Ortiz en su columna Contextos en Contralinea.net: A nada renuncian los obreros, por lo menos no a mejor vida, con renunciar al PRI. Tal vez podrán aspirar a una mejor vida y más digno trato si los motiva probar suerte en otra aventura partidista.

No debemos perder de vista que los sindicatos desde su origen están vinculados a la política. Su primer gran dirigente, Luis Morones fue al mismo tiempo dirigente de la CROM y ministro de gobierno en los últimos años de la tumultuosa década de la Revolución Mexicana.

Los movimientos sindicales del país, por lo menos sus dirigentes, no han sabido vivir en la total libertad e independencia. Al procurar acercamientos con la clase gobernante emergente se resisten ellos mismos a dejar atrás el paternalismo que mucho ha pisoteado a sus representados, por lo que la conclusión sería que la CROM es un gremio sindical de conveniencia hacía el gobierno en turno… Seguimos en este Reloj de Arena.

Comments

comments