Inicio COLUMNAS Redes sociales…. benditas?

Redes sociales…. benditas?

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Las “benditas redes sociales” recibieron este viernes un reconocimiento muy especial de parte del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien tras obtener por parte de la red social YouTube El Botón de Oro por haber alcanzado más de un millón de suscriptores en su canal, les dio todo el mérito. Ciertamente, se trata de un premio compartido, y así lo dejó de manifiesto el mandatario quien no olvida que desde la oposición, las redes sociales jugaron un papel preponderante para su comunicación y su victoria. 

“Para nosotros que luchamos en la oposición fue como un oasis en un desierto el poder contar con las redes sociales, por eso agradezco a YouTube”, dijo el presidente López Obrador, quien hace unos días platicó en una teleconferencia con Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, a quien le habría platicado de esa etapa en que según su dicho,  había un cerco informativo, “los medios tradicionales estaban muy controlados por el régimen y no había información de lo que hacíamos. Con las redes sociales es distinto, ya todos tenemos la libertad para manifestarnos, para expresarnos a, a veces se abusa, pero con todo eso es mil veces mejor, un millón de veces mejor”.

Si bien, se tiene que lidiar con bots y troles, la libertad de que todos podamos expresarnos, es un asunto que se tiene que valorar de las redes sociales que el propio AMLO bautizó como “benditas”. 

Y es que, cuando el internet se comenzó a internar en nuestra vida diaria, y principalmente entre los jóvenes que le dieron un recibimiento desbordado en optimismo cuando descubrieron sus alcances, se pensaba siempre en positivo, se creía que coadyuvaría con la democracia, abordaría la hegemonía del monopolio de proveedores de noticias y nos uniría a todos en una comunidad global. Nada más alejado de la realidad. 

Resulta que en los últimos meses se ha observado un fenómeno completamente contrario; esa idea se ha visto socavada por un nuevo mito que sugiere que la democracia, de hecho, está siendo revertida por los demonios que han invadido y transformado en un ring de pelea las redes sociales: bots, troles, y noticias falsas, son principalmente quienes se han apoderado del espacio cibernético para manipularlo a su conveniencia. 

La seguridad de los cibernautas ha quedado expuesta, lo que lo convierte en un lugar también peligroso para quienes gustan de explorar y participar en redes principalmente como Twitter o YouTube. 

Por ello, ha habido no pocos intentos de regular las redes sociales, controlarlas, e incluso desaparecerlas.

Los diputados del Partido Movimiento Ciudadano recientemente se sumaron a ese sector que no termina de convencerse de que sean tan “benditas” como se piensa, luego de que presentaran una iniciativa que reconoce que la seguridad cibernética es un tema de la mayor importancia que debe ser considerado por los gobiernos, “debido al mal uso del ciberespacio que en muchas ocasiones impide diversas actividades económicas, e incluso representa un peligro para la seguridad” de los usuarios.

De acuerdo con información de Alto Nivel, “los legisladores incluyen en su exposición de motivos que en México la Policía Federal ha detectado 5,549 sitios apócrifos que usurpan la identidad de instituciones financieras y gubernamentales, con la finalidad de realizar fraudes.

Por ello, Movimiento Ciudadano propone incluir en el artículo 6 de la Constitución que el gobierno federal tenga -entre sus obligaciones- la prevención del mal uso de los medios tecnológicos.

La propuesta de MC intenta que ambos conceptos se incluyan en la carta magna. Así, el Estado mexicano reconocerá “la utilidad de las relaciones sociales en masa por medios tecnológicos”, pero a su vez el gobierno federal, dentro de sus competencias, deberá coadyuvar en dichas relaciones “y prevenir su mal uso”.

Sin embargo surgen interrogantes como: ¿Quién determinará qué es el mal uso de las redes sociales? ¿La libertad de expresión puede verse coartada por este tipo de regulaciones? Si por ejemplo alguien critica al gobierno o a un funcionario público, ¿se estará haciendo un mal uso de las TICs?

Estas interrogantes pretenden ser respondidas en la misma reforma constitucional que proyecta MC, partido que propone una futura ley reglamentaria que determine “las conductas y prácticas a través de medios tecnológicos que resulten sancionables, garantizando la neutralidad de las redes”.

Es decir, serán los mismos legisladores quienes determinarán cuáles acciones serán sancionables, y cuáles serán consideradas correctas. Se trata en pocas palabras, de regular el comportamiento de los ciudadanos en Internet, algo que hasta ahora solo se registra en los regímenes autoritarios.

Si bien la libertad de expresión es un derecho que no es absoluto, sino que permite modulaciones, la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación establece -por ejemplo- que los servidores públicos tienen un umbral de privacidad inferior al de los ciudadanos comunes.

Esto quiere decir que el funcionario puede ser escrutado y criticado de forma más acuciosa si se compara con las críticas que puede recibir una persona que no se dedica a la función pública”.

Como mencionaba, ya antes ha habido otros intentos por regular las redes. 

En 2015, el entonces senador Omar Fayad presentó una iniciativa para regular el uso de internet y clasificar delitos cibernéticos vinculados al fraude, robo de identidad, ciberterrorismo y pornografía infantil. 

De acuerdo con la propuesta de Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos, dependencias del sistema de Seguridad Nacional, como la Policía Federal (PF) y la Procuraduría General de la República (PGR) se crearían unidades especiales para prevenir, seguir y sancionar actos que escapen a lo establecido en la legislación.

En el Artículo 16 de la iniciativa, Fayad pedía castigar con 5 a 15 años de prisión toda acción “que modifique o altere el funcionamiento de un sistema informático, que entiende como un conjunto de partes interrelacionadas, hardware y software que permite almacenar, procesar y transmitir datos o información».

Sin embargo, la iniciativa generó gran controversia en redes sociales y aunque el senador rechazó que la conocida como «Ley Fayad» limitase la libertad de expresión, como se aseguraba en diversas páginas de Internet, en las que fue objeto de críticas y descalificaciones, terminó por enviarla a revisión, pues se dijo que no sólo atentaba contra la libertad de expresión, sino criminalizaba a los internautas.

Durante su discurso del 2 de julio de 2018, López Obrador agradeció a todos los responsables que lo llevaron a ganar la presidencia; haciendo hincapié en su popularidad con los programas sociales que implementó como Jefe de Gobierno.

Sin embargo, “las benditas redes sociales”, según Andrés Manuel fueron las principales generadoras del voto para que él se convirtiera en el presidente de la República.

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1 

Comments

comments