Inicio COLUMNA INVITADAS Quintana Roo sin toros

Quintana Roo sin toros

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Para no poca gente, la tauromaquia es una de las actividades más crueles y violentas en contra de los animales. Evitar el maltrato hacia los toros de lidia, novillos y becerros que son expuestos a una audiencia para ser torturados hasta la muerte, provocándoles un sufrimiento innecesario, ha sido una buena intención que ha permitido generar iniciativas de ley pero que se han topado con el muro de los intereses de empresarios y medios de comunicación, principalmente, así como de los no pocos aficionados al toro. En todo México, son pocos los Estados que han logrado superar esa barrera; recientemente Quintana Roo se sumó a ese pequeño grupo. 

En julio pasado el Congreso de esa entidad aprobó la Ley de Protección y Bienestar Animal que contempla la protección y el bienestar animal, así como la prohibición de las corridas de toros y peleas de gallos. 

La nueva ley incorpora las propuestas hechas por la sociedad civil -recogidas en las mesas públicas de trabajo- con las que se regula la tenencia de animales domésticos, se procura la protección animal y se prohíben los actos que impliquen sufrimiento o daño como las corridas de toros y peleas de gallos.

TAUROMAQUIA EN MÉXICO

Las corridas de toros sólo han sido prohibidas en cuatro estados del país: Sonora, Guerrero, Coahuila y ahora Quintana Roo.

En Sonora, los diputados locales decidieron desterrar esta práctica en 2013. Un año después ocurrió en Guerrero. Y en Coahuila fue vetada en 2015.

En la Ciudad de México, la capital del país, se han impulsado iniciativas en diferentes ocasiones para frenar las corridas de toros, pero hasta el momento no se ha conseguido gran avance. 

Los grupos animalistas han incrementado sus esfuerzos en contra de la tauromaquia en México, pero el panorama es complicado porque en Aguascalientes, Hidalgo, Guanajuato, Michoacán, Querétaro, Tlaxcala y Zacatecas es considerada como Patrimonio Cultural Inmaterial.

En Jalisco, el Partido Verde Ecologista de México, presentó sin éxito una iniciativa de ley con la misma intención de prohibir las corridas de toros en la entidad. 

El documento planteaba reformar  la Ley de Protección y Cuidado de los Animales para el Estado de Jalisco, resguardando los derechos de los toros de lidia que se vulneran en las actividades taurinas y que se armonizase esta misma Ley con las definiciones que establece la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como FAO.

En el Código Penal se proponía establecer sanciones como las siguientes:

“Pena de 20 a 80 jornadas de trabajo y multa de 50 veces el valor de la Unidad de medida de actualización vigente (UMAS) a quienes realicen actividades de crueldad.

De 80 a 120 jornadas de trabajo y multa de 300 UMAS a quien afecte intencionalmente las funciones físicas de un animal o participe, organice directa o indirectamente cualquier tipo de evento público o privado donde se lleven a cabo actos de maltrato.

En los casos de reincidencia no se tendrán derecho a libertad bajo caución”.

EN DEFENSA DEL TORO DE LIDIA

Los defensores de los animales argumentan al respecto:

Son pequeños o grandes animales que pueden llegar a ser domesticados por el hombre y, por tanto, convivir con ellos. Cuando pensamos en animales domésticos lo hacemos en perros, gatos, etc., pero también lo son los caballos, las gallinas, los bovinos etc. Porque son animales domesticados por el hombre para su servicio.

El toro de lidia es un animal doméstico (como lo afirma la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), ya que cumple todas y cada una de las siguientes características:

Se cría y vive en compañía de personas

Su dueño elige el tipo de alimentación de acuerdo a las características que pretende obtener de él.

Durante los últimos dos siglos el toro de lidia ha sido “modificado en su forma, apariencia, y comportamiento de manera deliberada por parte del ser humano para obtener beneficios con dichas modificaciones.

Es una raza sobre la que el ser humano tiene el total y absoluto control reproductivo y de propiedad, por ejemplo:

El dueño elige la dosis de bravura que tendrá el animal a causa de los factores genéticos, seleccionados en las madres y en el semental elegido para cubrirlas.

Además, son sometidos a pruebas para determinar si van a las plazas, son elegidos como sementales o van al matadero.

A los que son elegidos como sementales se les asignan de 30 a 40 vacas, seleccionadas también por el ganadero. A estos toros se les cortan tres dedos de los cuernos.

Son muchos los ganaderos que realizan la monta dirigida, dejando que el toro solo cubra a cada vaca una o dos veces.

CARACTERÍSTICAS NATURALES DEL TORO DE LIDIA

El toro en la manada es profundamente pacífico, tranquilo y tímido. Acepta los límites que le impone el hombre para moverse, así como el hambre y la castidad.

Las vacas no tienen miedo al hombre, no se asustan, obedecen con tranquilidad y aceptan con agrado lo que les mandan.

Se dice que el toro de lidia es puro, pero en realidad, la raza auténtica del toro de lidia era grande y destartalado, hoy, está armónicamente construido, de cabeza preciosa y de piel fina y brillante. Y ésta es una prueba más de la domesticación de la intervención del hombre en su creación.

DATOS 

Los toros no son 100% de lidia, es una cruza entre diferentes especies.

Las corridas de toros, por tratarse de espectáculos por temporadas, únicamente producen empleos eventuales. Los comercios y transporte son fuentes indirectas de empleo, por lo que el argumento de que se afectarían empleos directos no aplica.

En lo que respecta a los criaderos, muy pocos se dedican exclusivamente a la crianza de toros de lidia, por lo que no se justifica que se hable de desempleo.

Las corridas no representan una actividad cultural ni artística, es una actividad violenta modificada de origen español.

No es deporte porque no cumple con las reglas y definiciones del deporte.

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

Comments

comments