Inicio ESTILO DE VIDA ¿Qué es el ‘síndrome del árbol de Navidad’?

¿Qué es el ‘síndrome del árbol de Navidad’?

147
0

Sea cual sea el momento, es posible que, una vez colocados los adornos, la nariz comience a gotear o un picor en la garganta se haga presente.

Puede que esto no sea sorprendente en sí mismo: con el descenso de las temperaturas y la gente metida en casa, todo el mundo parece estar resfriado en esta época del año.

Sin embargo, la ciencia podría tener otra respuesta, y es que los síntomas del resfriado podrían no estar causados por un virus, pues la decoración navideña podría ser la culpable, aseguraron expertos de la LloydsPharmacy Doctor en línea.

«Aunque tener un resfriado es sinónimo de invierno y no es raro encontrarse mal en Navidad, puede que no sea un resfriado común lo que esté causando el goteo nasal», afirman.

«La nariz taponada o que gotea, los ojos llorosos y con picor, los estornudos y la tos también pueden ser signos de alergias causadas por la decoración navideña».

Una alergia, que es una respuesta inmunitaria, se produce cuando el sistema inmunitario identifica erróneamente una sustancia inofensiva como nociva, el sistema inmunitario produce entonces anticuerpos que combaten las células extrañas liberando sustancias químicas. Son estas sustancias las que desencadenan una reacción alérgica.

Desde el árbol de Navidad hasta los ácaros del polvo que se liberan al sacar los adornos del almacén, los expertos compartieron cinco razones de sus alergias estacionales.

1. El síndrome del árbol de Navidad

Mucha gente espera con impaciencia que el olor a pino del árbol de Navidad llene su casa, sin embargo, esta fragancia nostálgica puede no tener el mejor efecto en algunos.

«‘Síndrome del árbol de Navidad’ es un término utilizado para describir las reacciones alérgicas o problemas respiratorios que algunas personas experimentan cuando están cerca de árboles de Navidad de verdad», explicaron.

El término hace referencia a síntomas como estornudos, tos, picor de ojos, congestión o incluso crisis asmáticas que pueden producirse debido a las esporas del moho, el polen u otros alérgenos que pueda haber en el árbol.

Si padeces asma, puedes sufrir una crisis al acercarte a un árbol, lo que provoca la constricción de las vías respiratorias y puede provocar dificultad para respirar y sibilancias.

2. El polen de los árboles de Navidad

Sí, resulta que las alergias al polen existen fuera de la temporada de la fiebre del heno.

Si eres alérgico al polen, puedes experimentar fiebre del heno, normalmente en los meses de primavera y verano, sin embargo, los árboles de Navidad también pueden contener polen y, por tanto, desencadenar síntomas similares a los de la fiebre del heno.

3. Adornos navideños polvorientos

Si lo piensas bien, los adornos navideños sólo salen del armario durante un mes al año.

Así que tienen tiempo de sobra para acumular polvo y suciedad durante los once meses restantes.

Los adornos navideños se guardan acumulando polvo durante gran parte del año, esto significa que pueden provocar alergias, porque el polvo suele contener una mezcla de partículas como polen, esporas de moho y ácaros.

Los médicos de cabecera aconsejan limpiar los adornos con un paño húmedo antes de adornar la casa y guardarlos en recipientes herméticos o bolsas de vacío.

4. Ácaros del polvo

No es sólo sacar adornos polvorientos del almacén lo que puede desencadenar alergias, pues con el polvo vienen los ácaros.

Se trata de «diminutas criaturas inofensivas», pero «sus partículas de desecho contienen proteínas que pueden desencadenar reacciones alérgicas en algunas personas».

«Cuando las personas alérgicas a los ácaros del polvo inhalan estas partículas o entran en contacto con ellas, su sistema inmunitario reacciona liberando histamina y otras sustancias químicas, lo que provoca reacciones alérgicas», explicaron.

Las reacciones más comunes incluyen estornudos, secreción o congestión nasal, picor o lagrimeo de ojos, tos, sibilancias o erupciones cutáneas en los casos más graves.

5. Esporas de moho

Otro alérgeno que podría estar merodeando por su casa en Navidad son las esporas del moho, que pueden desencadenar reacciones alérgicas como estornudos, tos, sibilancias, picor de ojos o problemas respiratorios más graves cuando se inhalan.

«Las esporas del moho pueden estar presentes en los árboles de Navidad, sobre todo en árboles vivos como pinos, abetos o píceas, los árboles se cultivan al aire libre, donde pueden recoger esporas de moho del entorno, sobre todo en zonas húmedas.

Cuando estos árboles se llevan al interior y se colocan en un ambiente cálido y seco, las esporas existentes pueden transmitirse por el aire y provocar síntomas de alergia.

5. Velas navideñas

Quemar una vela con aroma navideño puede dar un toque acogedor a la noche y hacer que la casa huela deliciosamente.

Pero, por desgracia, los productos químicos y las fragancias de algunas pueden desencadenar alergias o reacciones alérgicas.

«Muchas velas perfumadas contienen fragancias sintéticas, colorantes y aditivos que liberan compuestos orgánicos volátiles cuando se queman”.

Los expertos recomiendan que en esta época decembrina las personas estén muy atentas a todos los factores que podrían estar provocando una alergia invernal a fin de combatirla adecuadamente.

Comments

comments

Artículo anteriorPlaga de ratas invade a un pueblo costero de Australia
Artículo siguienteLos mejores físicos en el CMLL
Periodista, resignado Atlista, enamorado de mi ciudad y de mi Estado. De L a V en punto de las 7am al aire @1070noticias http://bit.ly/oYJFU2