Inicio COLUMNAS Mientras la polarización gana, México pierde

Mientras la polarización gana, México pierde

0
Compartir

 Por: Lucy Pérez Camarena

Mientras celebrábamos los días patrios reflexionaba porqué en algunas reuniones con amigos no logramos ponernos de acuerdo cuando hablamos de lo que está pasando en nuestro país.

Y me inquieta pues mientras en otros tiempos compartimos formas comunes de pensar, recorrimos camino y crecimos pensando en querer construir un mejor país, hoy esa polarización creciente no distingue lazos afectivos y nos confronta aun en nuestros más cercanos círculos filiales.

Fui parte de la transición y si bien habrá muchas cosas que se pudieron hacer mejor, no tenía  esa sensación de sentir que estamos perdiendo la visión común de un México que nos hermana.

Hace algunos años empecé a ver esa irritación hostil y creciente entre quienes no coinciden en puntos de vista con algunas personas, pero son incapaces de escuchar argumentos, conocer diferentes visiones y lejos de encontrar puntos de coincidencia se empeñan en destruir lo que con muchos esfuerzos en varias generaciones se había logrado.

Es insultante la manera como en el México de hoy quien debiera tener como valor fundamental la unidad, promueve día a día ese discurso trillado y rancio entre los liberales y los conservadores, un tema que parecía haberse superado hace muchos años.

Pero no, no es una casualidad, no es mera coincidencia, ni tampoco un capricho o locura, es una estrategia malévola que siembra odio, resentimiento y nos confronta. Mientras eso siga sucediendo y se ahonden nuestras divisiones, será más difícil hacer frente común a los retos presentes.

Si en las altas esferas donde se toman las decisiones no existe la capacidad para acordar un marco de respeto a las instituciones, la aplicación del estado de derecho, tomar en cuenta las diferentes posturas y construir un camino en el que el diálogo, el acuerdo y la concordia prevalezcan, será más complicado para nuestro país superar flagelos como la inseguridad, la falta de oportunidades y el mejor combate a la pandemia que  nos amenaza globalmente.

En muchas ocasiones y ante diversas tragedias, siempre hemos mostrado la solidaridad como nación, hemos sido testigos de hechos heroicos en donde las mexicanas y los mexicanos nos hemos dado la mano y hemos salido adelante.

Con ese mismo espíritu de apoyo mutuo ante la desgracia, es momento que dejemos de hacer crecer el rumor de la discordia y el resentimiento en los ámbitos en los que nos desenvolvemos, si ya en otros episodios de la historia fuimos capaces de superar juntos distintas adversidades, llega el momento en el que no podemos menos que ser punto de unión y encuentro.

En nuestra propia casa y con nuestra familia, en los procesos de enseñanza y aprendizaje hoy que en su mayoría son vía remota, es preciso que fomentemos los valores como el respeto, la tolerancia, la escucha y el diálogo.

Las generaciones que el día de mañana van a dirigir los destinos de nuestro país se están formando ahora, hagamos que México gane y contengamos en nuestro entorno más cercano ese rumor que nos divide, hoy nos necesitamos todas y todos, más allá de colores, expresiones o credos, porque unidos seremos más fuertes como Nación.

Comments

comments