Inicio ESTILO DE VIDA Llama Papa Francisco a Iglesia colombiana a abrir sus puertas

Llama Papa Francisco a Iglesia colombiana a abrir sus puertas

0
Compartir

El Papa Francisco llamó hoy a la Iglesia católica a abrir las puertas a quien quiera entrar a ella, ya que como discípulos de Dios se debe vivir con actitud de “ir a lo esencial, renovarse e involucrarse”, dijo durante la homilía de la misa campal ofrecida en el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín.

“La Iglesia no es una aduana, quiere las puertas abiertas porque el corazón de su Dios no está solo abierto sino traspasado por el amor que se hizo dolor”, indicó el pontífice, quien exhortó a no poner un estandarte de “prohibido el paso”, ni adueñarse de algo que no es “absolutamente mío”.

“La Iglesia no es nuestra, es de Dios; Él es el dueño del templo y del sembrado; todos tienen cabida, todos son invitados a encontrar aquí y entre nosotros su alimento. Nosotros somos simples ‘servidores’ y no podemos ser quienes impidamos ese encuentro”, aseveró

Ante más de un millón de personas que esperaron bajo la lluvia la llegada del jerarca de la Iglesia católica al aeropuerto de Olaya Herrera de esta ciudad colombiana, Francisco señaló que “todos tienen cabida en la iglesia, buenos y malos, todos”.

Como cristianos, se debe tener la actitud de “involucrarse”, aunque para “algunos eso parezca ensuciarse, mancharse”, exhortó el Papa, en su tercer día de visita a Colombia, donde la víspera se reunió en Villavicencio con víctimas del conflicto armado.

“Se nos pide crecer en arrojo, en un coraje evangélico que brota de saber que son muchos los que tienen hambre, hambre de Dios, hambre de dignidad, porque han sido despojados. Y, como cristianos, ayudar a que se sacien de Dios; no impedirles o prohibirles ese encuentro”, agregó.

Durante su homilía, que se enfocó a “la vida cristiana como discipulado”, Francisco señaló que Jesús enseña que la relación con Dios no puede ser un apego frío a normas y leyes, ni tampoco un cumplimiento de ciertos actos externos que no llevan a un cambio real de vida”.

“Para el Señor (…) es de suma importancia que quienes nos decimos discípulos no nos aferremos a cierto estilo, a ciertas prácticas que nos acercan más al modo de ser de algunos fariseos de entonces que al de Jesús”.

“Él (Jesús) lleva la ley a su plenitud y por eso quiere ponernos en esa dirección, en ese estilo de seguimiento que supone ir a lo esencial, renovarse e involucrarse (…) son tres actitudes que tenemos que plasmar en nuestra vida de discípulos”.

Explicó que ir a lo esencial no significa “romper con todo” lo que no se acomoda a “nosotros”, sino ir a lo profundo, a lo que cuenta y tiene valor para la vida.

Aseguró que discipulado no es algo estático, sino un continuo movimiento hacia Cristo; no es simplemente el apego a la explicitación de una doctrina, sino la experiencia de la presencia amigable, viva y operante del Señor, un permanente aprendizaje por medio de la escucha de su Palabra.

Llamó a la Iglesia a dejar sus comodidades y apegos, y no tenerle miedo a la renovación, la cual supone sacrificio y valentía, a fin de responder mejor al llamado del Señor.

“La renovación no nos debe dar miedo. La Iglesia está siempre en renovación (…)  No se renueva a su antojo, sino que lo hace firme y bien fundada en la fe, sin apartarse de la esperanza transmitida por la Buena Nueva'”, apuntó el Papa Francisco.

En Colombia hay tantas situaciones que reclaman de los discípulos el estilo de vida de Jesús, particularmente el amor convertido en hechos de no violencia, de reconciliación y de paz, explicó pontífice.

Por ello, sostuvo, la Iglesia en Colombia está llamada a empeñarse con mayor audacia en la formación de discípulos misioneros que sepan ver, sin miopías heredadas; que examinen la realidad desde los ojos y el corazón de Jesús, y desde ahí la juzguen; y que arriesguen, actúen, se comprometan.

Comments

comments