Inicio COLUMNAS Levanten telón y disfruten escena…

Levanten telón y disfruten escena…

0
Compartir

Por: Carlos E. Martínez Villaseñor

A lo largo de la historia mundial, los espectáculos son desarrollados de manera eventual, permanente o de forma itinerante, sin duda el circo es uno de ellos. Escapistas, payasos, tragafuegos, ventrílocuos, magos y hasta trapecistas, son identificados retóricamente e incluso de manera burlona, en un mapa de corrupción política…

¿A qué me refiero con esto? sencillo, demostrar cómo actores pilares de un espectáculo antiguo, siguen siendo el hoy, pero con una carpa diferente, aunque aquí también se paga por ver… La escena del Caso Lozoya, no sólo viene a hacer la justicia mínima y esperada por el 80% de los mexicanos, sino a determinar la escena electoral, escena de poder político, continuando con la escena gubernamental, y quizás concluyendo con la última gran escena llena de aplausos… pero todo ello, debe de tener su secuencia, su libreto, sin accidentes, y con una respuesta del público determinante, que se identifique en escena, que se sienta parte, critique, juzgue y ame al actor.. 

Los detalles ya todos los hemos leído, compartido en redes sociales, noticieros, prensa, videos.. ¿para dónde vamos como país? Señalar a los siguientes actores como los hombres bala, son varios, y de renombre. Senadores, Gobernadores, Diputados Federales, Gabinetes, Ex-Presidentes.. todos en espera de llegar a la malla y otros de seguir en vuelo.

En seguida llegan los mimos, partidos políticos que no saben de dónde llega tanta información, pendientes de cualquier acto de respuesta, y sobre todo, contando que no se les vaya la luz ante el público. El público está encendido, quiere más y quiere ver función. Entran en escena contorsionistas, acusados de lavado de dinero, otros de sobornos millonarios, fraudes, falsedad en declaraciones y en documentos… ¡el público aplaude en ovación!

Continúan en primera fila los malabaristas, el poder gubernamental para tener el mango del sartén, la toma de decisiones, la fuente de poder necesaria para hacer temblar el tablero, capaz de cambiar el sentir social, transformarlo y negociarlo para lograr un sólo objetivo, justicia con más poder. Llegaron los aros para motociclistas, medios de comunicación que esperan más y más, esperan contratos de información, premisas, pero al mismo tiempo dirección. Quienes han recibido ingresos, con los que esperan recibirlos, y otros tantos que ya cobran para informar. El desarrollo de la información dio el giro de 180 grados, donde ya la sociedad es parte de su misma investigación, son promotores de la información, aunque el detalle es el que sobresale de una noticia falsa a una certera.

Lo esperado, los tragafuegos, actores que ya han sido señalados directamente, respondiendo con contrademandas, réplicas en prensa, videos de respuesta virales.. el calor en su postura sigue subiendo, importante no quemarse la boca para continuar con el acto.. Ventrículos, para amenizar la tarde, risas, burlas, criticas, con temas de todo tipo, mantener a la gente alegre sin importar causales.. los actos son cortos pero repetitivos… una caja de alegrías.. 

Zanqueros en escena, observando los actos, dando imagen, creando espectáculo, apoyando a sus actores… Los acróbatas desde el cielo, mientras el público se dividen entre quienes esperan su caída a red, otros se tapan los ojos, y aquellos que esperan llegar a otro punto controversial. Siempre haciendo equipo entre ellos, pero bajo el mismo riesgo… 

El circo es una parte de la formación cultural humana desde su origen, remontarlo hoy, es solo la retórica de otra perspectiva, este mismo dolor al leer esta frase, es el dolor que como mexicanos sentimos cuando saquean a manos llenas, personas que nosotros mismos hacemos crecer en escena. Aquí lo importante es México, no sus actores, porque los actores siempre evolucionan, se transforman, cambian o se mejoran… Si Morena, si el PAN, si el PRI, si el PRD, MC, PARTIDO VERDE, o los que se mencionen, están involucrados, que la verdadera justicia haga su parte… Un país sin gobernabilidad, sin equilibrio social, es un terreno de lucha interminable….

Comments

comments