Inicio COLUMNAS La guerra fría de los chips

La guerra fría de los chips

0
Compartir

Por: Mario F Retana

La escasez de chips está afectando industrias enteras. En segmentos económicos como el de los videojuegos, el automotriz, el de los equipos de cómputo, el de los teléfonos, entre otros, se ha sentido la falta de los insumos necesarios para la elaboración de componentes y han tenido problemas para solventar la demanda del mercado.

¿Pero qué ha originado este fenómeno? ¿La pandemia juega un papel importante? ¿O existen otras causas?

Podemos hablar de cuatro situaciones relevantes en esta escasez de los chips: la primera es la alta demanda de las consolas de videojuegos, el factor dos es la baja producción de empresas fabricantes de chips a causa de la pandemia, el aspecto número tres es la mayor demanda de computadoras y dispositivos móviles, ya casi todo es digital y requiere un chip, y cuatro, la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

1. La creciente demanda de consolas a nivel global

Xbox One y Xbox Series generó un total de 600,000 unidades vendidas en 2020;

PlayStation, 900,000 unidades al combinar tanto PS4 como PS5 y Nintendo vendió un total de 1.5 millones con la consola Nintendo Switch.

Demanda en México

En 2020, la industria de los videojuegos, tuvo un valor de 32 mil 229 millones de pesos, 4.4% más que el año anterior y contó con 72.3 millones de gamers, esto es un incremento del 5.5% con respecto al 2019.

2. Microchips

Los chips de computadoras, teléfonos, automóviles, consolas, etc. son circuitos electrónicos que se encuentran en los productos digitales, los cuales sirven para alimentar la electrónica de estos dispositivos. Fabricantes como Qualcomm y AMD, advierten que la escasez podría durar hasta mediados de 2021, debido al cierre temporal de plantas para evitar contagios de Covid-19. Esta dinámica complicó el abasto a mercados cada vez más demandantes y que tuvieron presiones de sustitución debido a la pandemia.

Daños a las compañías de consolas

En especial tres compañías – sólo en el mercado de consolas y video juegos – muestran problemas para abastecer demanda:

SONY: Es la compañía de consolas más afectada por la escasez de componentes.

A pesar de la gran demanda, se prevé que no podrá alcanzar los 14.8 millones de dólares

Microsoft: Hasta – al menos – junio, Microsoft tendría limitado el suministro de Xbox Series X y Xbox Series S.

Nintendo: Es la menos perjudicada, sin embargo, igual prevé reducir su producción hasta mediados del 2021.

3. Una economía digital

Ir a un centro comercial y requerir un chip para teléfono o comprar en el punto de venta una consola para generar un poco de esparcimiento, ha tenido su lado áspero, ya que la experiencia se ha deteriorado debido a que no se puede contar con inventarios para hacer del proceso de compra una vivencia positiva, por más antinatural que esto parezca.

La pandemia también afectó el abasto de las cadenas de suministro de lo digital, y las presiones sobre mercados que eran vistos como atletas de alto rendimiento, han perdido músculo, debido a una economía hiper-conectada. Sin importar que muchos de los activos sean intangibles en las empresas digitales, los insumos siguen hermanando a todas las economías y a las corporaciones dentro de ellas.

Las batallas comerciales nos dejan ver un mundo donde la oferta y la demanda en manos de los colosos como Huawei buscarán salir adelante, a pesar de los bloqueos que otras compañías tejan para no abastecerlos. Los resultados puede ser la escasez en varias cadenas de componentes, después de todo, tienen el soporte financiero del estado chino de su lado.

Incluso, industrias como la automotriz tendrán daños colaterales, puesto que muchos de los componentes de los automóviles de nueva generación hoy son chips. Por ello

Ford y Fiat Chrysler han parado su producción en sus plantas de Louisville, Kentucky; Brampton, y Ontario. En el caso de General Motors, Honda, Renault, Toyota, Nissan y Volkswagen, la han reducido.

Conclusiones

En 2020 una quinta parte de las importaciones totales de China fueron de chips. Este acaparamiento de los pedidos a las compañías, ha interrumpido la entrega a otras regiones del mundo. Parece ser que estamos viendo una guerra comercial tan fría que está haciendo arder a algunas industrias, y ya que la demanda natural crea desequilibrios en los mercados, los consumidores de videojuegos podrían estar dispuestos a entrar a subasta, abriendo con ello un mercado negro. Esperemos que estas presiones de componentes tipo chips no se alarguen por el bien de los mercados y la economía digital – no tan digital después de todo -.

O ¿Tú qué piensas?

Comments

comments