Inicio COLUMNAS Huyen de un México que ya no ofrece garantías

Huyen de un México que ya no ofrece garantías

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

En el recuento de los daños, se tiene que en el tema económico la pandemia ha resultado catastrófica para más de un millón de establecimientos que se vieron obligados a cerrar tras ser impactados de forma fulminante por el confinamiento y la paralización obligada en prácticamente todo el país. Aunado a ello, se han perdido millones de empleos, empresas trasnacionales han tenido que emprender la retirada de este país, y otras que pretendían instalarse no lo llegaron a concretar porque el apoyo del gobierno ha sido casi nulo para emprendedores y empresarios. 

Nada menos, a principios de este mes, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer que de las 4.9 millones de empresas micro, pequeñas y medianas que había en 2019, sobrevivieron apenas 3.85 millones, es decir, un millón 10 mil 857 establecimientos, o el 20.81 por ciento, cerraron sus puertas definitivamente.

En los establecimientos que dejaron de operar de manera definitiva laboraban casi 3 millones de personas, mientras que los locales sobrevivientes tuvieron una disminución de 1.15 millones de personas. En total se perdieron 4.12 millones de puestos de trabajo.

Ante el cierre de los negocios, las empresas manifestaron que requerían más apoyos fiscales y aplazamiento de pagos a créditos o servicios para poder hacer frente al difícil panorama derivado de la pandemia pero el  gobierno de la Cuarta Transformación se negó a apoyarlas, de ahí que más de un millón de establecimientos no hayan logrado sobrevivir. 

Sin embargo, al ser cuestionado sobre si le preocupa este dato, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no, pues él tiene otra información.

«No (me preocupa). No, porque yo tengo información de que no se nos ha caído el consumo, de que estamos recuperando los empleos, no tenemos escasez de alimentos, no hay carestía de la vida, no hay devaluación del peso, no nos hemos endeudado, no han aumentado los impuestos», apuntó. 

El martes 24 de noviembre, la cadena de tiendas de tecnología de origen estadounidense, Best Buy, anunció a sus inversionistas que tras 13 años de presencia en México saldrá de este mercado, ya que a partir del 31 de diciembre de este año, cerrará las 41 sucursales que tiene en México debido a los efectos que tuvo la pandemia del COVID-19 en su negocio haciendo inviable su permanencia en el país.

“A pesar de este trabajo extraordinario (de nuestros colaboradores), los efectos de la pandemia han sido muy profundos y no nos es viable mantener nuestro negocio en México”, declaró Fernando Silva, presidente de Best Buy México.

Durante este año, Best Buy cerró ocho de sus unidades en México, por lo que, a la fecha cuenta con 41 sucursales en el país.

Ese martes, la cadena Best Buy tuvo una llamada con inversionistas para hablar de sus resultados al cierre del tercer trimestre de su año fiscal y ahí formalizó el anuncio de su salida de México.

Al inicio de la pandemia en el país, Best Buy tuvo que cerrar temporalmente sus tiendas físicas, usándolas inicialmente solo para la entrega de pedidos en línea, posteriormente reabrió sus unidades de forma paulatina de acuerdo a las disposiciones gubernamentales.

Lo anterior impactó los resultados de la cadena, a pesar de que en los últimos meses la demanda de productos electrónicos se incrementó en la medida en que el home office y la educación a distancia comenzaron a crecer en México.

Best Buy, que tiene presencia en Estados Unidos y Canadá, se benefició de las nuevas necesidades de los consumidores y los deseos derivados de estilos de vida hogareños, sin embargo, las declaraciones de su directivo en México evidenciaron que esto no fue suficiente.

Otras empresas que decidieron retirarse de México o que cerraron ante la crisis por el Covid-19 y las nuevas medidas de recaudación de impuestos son:

Sin Delantal: la plataforma digital de entrega de comida anunció que en diciembre dejará de operar en México.

El retiro de la empresa de origen español, se da en el marco de un nuevo marco tributario de la economía digital, en el que se obliga a las plataformas digitales extranjeras sin domicilio en territorio mexicano a cumplir todas las obligaciones fiscales como cualquier otro contribuyente.

Restaurante Sir Winston Churchill’s: el local de comida británica situado en Polanco cerró sus puertas tras 48 años de servir gastronomía inglesa.

La marca subastó en junio a través de la Casa Mortons su vajilla, mobiliario, pinturas y decorados por un monto superior a los seis millones de pesos.

México se ha posicionado a escala global como una fuerza importante en la producción, venta y compra de automóviles. Muchas de las más grandes marcas del sector tienen plantas en el país. Pero hay una que parece que no tendrá presencia en México en ningún momento pronto.

Tesla, la marca más valiosa en el mercado, aún no fabrica ninguno de sus coches eléctricos en la República. Pero fue la política en torno a las energías renovables del Gobierno federal la que disuadió a Tesla de construir su fábrica en Texas y no en Jalisco como se había planeado.

De acuerdo con el diario Reforma, Tesla habría contemplado poner una planta de autos eléctricos en México. El proyecto se habría posicionado en Jalisco y habría estado enfocado a producir tanto su popular Model S como el esperado Cybertruck.

Sin embargo, la compañía de Elon Musk habría cambiado de opinión en el último segundo, prefiriendo mejor ejecutar el proyecto en Austin, Texas, Estados Unidos (EEUU). Así, se perdieron cuatro mil empleos potenciales.

En entrevista con Reforma, Ernesto Sánchez, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico, confirmó que se trabajaba con Tesla para instalar una planta. Al final, no prosperó la propuesta por dos razones. Primero, el agresivo plan de incentivos de la administración de Donald Trump para atraer inversiones de las empresas. 

Segundo, según el funcionario, la política energética del Gobierno Federal no le habría dado suficiente certidumbre a la tecnológica a largo plazo.

El cambio de parecer de Tesla no es la primera vez que se critica el enfoque que se ha tomado en México en energías renovables. De acuerdo con Energía Hoy, no solo esta industria no ha podido despegar en el país porque realmente no está en las prioridades de la administración actual. 

Además se ha señalado que la política energética federal está demasiado enfocada al rescate de instituciones como la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en lugar de considerar lo más benéficos para la nación.

Ni Best Buy ni Tesla son las primeras ni las únicas empresas internacionales en abandonar nuestro país ante la falta de certeza para invertir o permanecer en nuestro territorio, y debiera preocupar que cada vez más empresas trasnacionales se estén decantando por salir de un México que ya no les ofrece garantías. 

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1 

Comments

comments