Hablemos de…..

Hablemos de…..

63
0
Compartir

La Manipulación del Mandato

Por: Alberto Fernando Velasco Vera

Este domingo 27 se llevará a cabo un ejercicio político denominado “ratificación” de mandato, promovido por primera vez en una administración pública municipal, en este caso, entre los gobiernos municipales emanados del Partido Movimiento Ciudadano y que por demás resuelta costoso para la ciudadanía.

​Sin embargo, este ejercicio, es poco serio, ha dejado mucho que desear, y se trata de una práctica viciosa donde predominará el acarreo de servidores públicos y movilización de masas que participen bajo condición de obtener a cambio algún beneficio.

​Prueba de ello es la reunión que recientemente sostuvo el alcalde Alfaro con el grupo universidad, con cuyos líderes no ha tenido una muy cordial relación, pero que hace prever mantendrán un intercambio de favores y beneficios gracias a la oferta de votos en la ratificación. Se ventiló en redes sociales que ya la maquinaria universitaria está trabajando para apoyar el ejercicio político de “ratificación” de mandato, sugiriendo “motivar” la participación de los jóvenes.

​Por otro lado, qué seriedad puede tener un ejercicio democrático, cuando la misma autoridad es juez y parte? lo que resulta es un verdadero circo; de ahí que no nos extrañe que la ratificación resulte en favor de los propios Alcaldes sometidos a este escrutinio; mejorar sería que fuese organizado por el propio Instituto Estatal de Participación Ciudadana, IEPC, para que tuviera todo el peso legal y la seriedad que un ejercicio como este conlleva.

​La autoridad electoral no puede estar al margen de este proceso, aclarando que el verdadero ejercicio no se llama ratificación, sino revocación de mandato y no puede ser promovido por la autoridad municipal sino por los ciudadanos de la comunidad no conformes con la función administrativa; en el caso de las zona metropolitana de Guadalajara es la autoridad municipal la que lo promueve, lo que le resta la seriedad debida al ejercicio mal denominado “ratificación”.

​No nos sorprenda que la “ratificación” favorezca a los actuales munícipes. En un momento dado, donde pudiera darse una sorpresa sería en Tlaquepaque, donde la alcaldesa no goza de buena aceptación entre una parte de la ciudadanía y quizás debido a ello no descartó la posibilidad de conciliar con Alfaro para poder sortear esta ratificación y poder descansar “48 horas al día”.

​Los ejercicios democráticos sirven para fortalecer la participación ciudadana en la toma de decisiones que beneficien a la propia autoridad, la cuestionen y pidan cuentas de lo que hacen con nuestros recursos y la forma de distribuirlos y administrarlos; el ejercicio democrático no significa manipular o simular algo que no es, algo que sólo alimenta el ego del funcionario o es acaso un antecedente para reivindicar su candidatura en el próximo proceso electoral.

Comments

comments

No hay comentarios