Inicio COLUMNA INVITADAS Hablemos de …

Hablemos de …

0
Compartir

EL DEBATE

Por: Alberto Velasco Vera

Luego de escuchar a los candidatos a la gubernatura del estado de Jalisco, me quedo con la siguiente conclusión. (Aclaro que el orden de los candidatos no representa una posición o pretende generar influencia en el electorado).

1. Miguel Castro: me pareció el candidato más inteligente, ecuánime y sobre todo con ideas claras, sin vincularse en cuestiones burdas. De sus propuestas destacó la creación de una nueva Universidad para el Estado, lo que representaría un proyecto alterno, integrado por nuevas carreras enfocadas a las demandas del mercado laboral y competitividad; máxime que permitiría que los estudiantes jaliscienses puedan tener una amplia oferta educativa a elegir entre el sector público y el privado; lo que convertiría a Jalisco en el polo de desarrollo educativo más importante del país.

Miguel Castro está consciente de las demandas ciudadanas, de lo que más duele que es la corrupción y la impunidad emparejadas con la inseguridad. Sin embargo, lo que no le ayuda es el partido al que representa, del que emanan funcionarios que han sido vinculados a procesos por malos manejos de las finanzas públicas y al crimen organizado. “Pienso luego existo”.

2. Enrique Alfaro: se enfocó a presentar sus propuestas, aprovechando el tiempo que se destinó a los candidatos aún en los momentos de réplica, no respondió a las acusaciones que se le hicieron, habiendo sido interesante conocer su respuesta, pues como se mencionó “el que nada debe nada teme”, lo único que sí respondió fue el saneamiento en Cajititlán.

Enrique Alfaro mostró que su manera de ser es la misma, autoritaria, pues ya lo dijo “habrá nuevo aeropuerto pase lo que pase”, demostrando que no es un gran conciliador, mucho menos negociador; en el debate esperaba que se le atacara más, por ser el que va en primer lugar de las encuestas, sin embargo no fue así, o no como era de esperarse, salió bien librado de este debate. Como se dice en el ámbito taurino “salió a cumplir”.

3. Salvador Cosío Gaona: a mi juicio el mejor librado, respondió inteligente a los señalamientos  hechos por los otros contendientes,  sus propuestas ambientales son buenas, la expropiación del Bosque de La Primavera, el saneamiento de ríos y lagos como el de Chapala, su experiencia ecologista, lo llevaron a ser candidato del partido que representa, desgraciadamente muy vinculado al PRI, por las alianzas del pasado. Ojalá en Cosío se pueda ver un Jalisco Verde, pero de verdad, no como lo hemos visto en México, hay mucho por hacer en materia de ecología y medio ambiente. “Mucho colmillo”.

4. Carlos Lomelí: dejó ir la oportunidad de subir en las encuestas, los ataques de los candidatos a su persona y a su patrimonio no quedan claros, será necesario visitar su página web para que nos quede clara la respuesta a todas las acusaciones que se le imputan.

Por otro lado, Carlos Lomelí, no se desmarcó de López Obrador, pareciera que entre ambos gobernarán el Estado, quiso explotar la imagen de AMLO, para llevarla a su causa, repitiendo las propuestas del candidato presidencial, y no se centró correctamente a las propuestas propias. “Era suya y la dejo ir”.

5. Martha Rosa Araiza: dejó claro que su posición socioeconómica es de clase media, alguien como la gran parte de los mexicanos, pocas propuestas, más señalamientos, un tanto en colusión con el resto de los candidatos, para atacar a Carlos Lomelí. Como única mujer candidata, dejó de lado la defensa del género femenino, se esperaba más de ella, lo que sí lució fue su manera de formular preguntas, claras y contundentes. “A la maestra con cariño”.

6. Miguel Ángel Martínez: pocas propuestas y constantes ataques, para todos tuvo, es lo que se puede destacar. En el ámbito de la movilidad no es mala su propuesta, solo que existe la duda de lo que ocurrió en esta materia en el último sexenio panista en el Estado. Lejos está el PAN de ganar. “Tan lejos de la Gubernatura y tan cerca de Alfaro”.

7. Carlos Orozco: se defendió en su honor y en su dignidad ante los señalamientos de Carlos Lomelí con quien se dio un entre. Ya más en lo personal, es candidato a modo para beneficiar al candidato que va arriba de las encuestas, su propuesta no es muy clara, pareciera que fuera a ser más crítico, perdió más tiempo en ataques y en defenderse que en presentar su propuesta. Lo único que pudo decir “S’ordenes jefe”, mirando a la U de G.

En conclusión, al igual que en el debate presidencial, no se puede definir un ganador, sino quién salió mejor librado y ese puedo haber sido Miguel Castro; el más golpeado, contrario a lo que parecería fue Carlos Lomelí, ya que se atacó a su persona y a su patrimonio, da la impresión de que los candidatos se pusieron de acuerdo para limpiar el camino a Alfaro, pues las críticas a éste fueron muy a modo para no incomodar.

El formato del debate me pareció, muy largo y un tanto tedioso, muchos candidatos, por momentos se perdían; el escenario no ayudó mucho, muy obscuro, y eso sí los candidatos por igual, malos lectores o les faltó iluminación, muy titubeantes en el desarrollo del debate. Muchos candidatos, pocas propuestas rescatables.

Comments

comments