Inicio COLUMNAS FEEDBACK B2B- El poder de las relaciones para salir de la crisis

FEEDBACK B2B- El poder de las relaciones para salir de la crisis

0
Compartir

Por: Luis Alberto Barajas

Experto en ventas B2B y Networking empresarial

Recuerdo cuando en diciembre de 1994 llegó un cambio de presidente y con él la primera crisis de la que fui consciente. Me acuerdo que tuvimos la oportunidad de viajar a Cancún que en esos entonces era un lugar realmente muy especial dado que apenas se estaba desarrollando la impresionante infraestructura con la que hoy cuenta. Nunca se me va a olvidar cuando llegamos a la playa en ese viaje: la blanca arena y el color del mar parecían sacado de un cuento de hadas, los paseos, las ruinas en Tulum, los parques naturales y muchas maravillas más.

En esa época mi madre nos había inscrito en clases de natación así que cuando estuvimos en Cancún todo fue realmente mágico puesto que fácilmente aprendí a “esnorquelear” y con ello tener un bello recuerdo de la riqueza del Mar Caribe con sus corales, peces de múltiples y exóticos colores. Fue un viaje que realmente guardo en mi corazón y que me hizo apreciar y valorar a mi país. También me acuerdo perfecto que en ese viaje el tipo de cambio era de $3.00 (tres pesos) por dólar estadounidense porque cuando queríamos comprar algún souvenir o irnos en algún paseo, los precios estaban marcados en dólares (lo cual me parecía muy extraño siendo que estábamos en territorio mexicano, aunque ya luego entendí que era más bien una estrategia para venderle al turista extranjero).

El famoso error de diciembre de 1994 será muy recordado para mí, puesto que me di cuenta que repetir ese viaje a Cancún sería prácticamente imposible, dado que el tipo de cambio se disparó a más del doble. A pesar de mi poca consciencia financiera, estaba muy claro para mí que mi padre tendría que ganar el doble en pesos para poder volver a ir a un lugar tan increíble como Cancún (en efecto viajar con mi familia al Caribe nunca más fue posible y por eso valoro tanto ese viaje, gracias mamá y papa).

Después pasó el tiempo y con ello cambiar de grado escolar, sin embargo, mi padre con su sabiduría siempre nos programó una creencia que hoy sigue siendo mi columna vertebral: “las relaciones personales son la inversión más importante”. Así que a pesar de que muchas veces como familia de clase media nos tuvimos que apretar de vez en cuando un poco más de lo normal, mi padre siempre nos apoyó para estudiar en colegios privados con la esperanza de crear grandes relaciones humanas. 

Afortunadamente para mi padre y para mí, esa inversión fue lo mejor que pudo haber hecho por mí y por mis hermanos. Gracias a esa visión que tuvieron mis padres, hoy tengo la fortuna de contar con grandes amigos y relaciones que hacen mucho más fácil para mi poder sortear los momentos más difíciles en mi negocio.

Puedo resumir en tres grandes beneficios el poder de las relaciones humanas:

Ganar Dando: si ayudas a las personas cercanas a ti sin ningún interés de por medio, en algún momento ellos o alguien más te van a ayudar también. Esto se basa en el principio de reciprocidad de que lo que va, viene. Así que, si eres una de esas personas que históricamente ha cultivado sus relaciones personales de esta manera, las crisis serán mucho más fáciles de sortear.

Aprendizaje: mientras más diverso sea el universo de personas que conoces y con los que desarrolles relaciones, mayor será tu aprendizaje. Esto sucede porque cuando conversamos con las personas y nos conectamos con su experiencia, aprendemos a partir del otro. Así que, si tú quieres aprender sobre cómo ser un gran empresario, por ejemplo, entonces tendrás que juntarte con empresarios para aprender de ellos y de toda su experiencia como emprendedores.

Contención: no hay nada más gratificante en el mundo que formar parte de una tribu que va a estar ahí cuando más lo necesites. Digamos que, si yo llego y te ofrezco un préstamo de 500 mil pesos, pero no lo necesitas, lo más probable es que no lo aceptes puesto que no es prioritario. Sin embargo, si estás pasando por un momento de crisis y me solicitas $10,000 pesos prestados y sin mayores preguntas te presto el dinero que necesitas, se genera un vínculo que pocas situaciones podrán romper. Recibir ayuda cuando más lo necesitas, es un activo social invaluable para la mayoría de las personas siempre y cuando hayan apoyado a su tribu en momentos complicados también.

En conclusión, mientras más cultives tus relaciones personales, mayor poder tendrás para salir de esta y cualquier otra crisis en tu vida. Te invito a enviar un mensaje a toda la gente que conoces y preguntar: “¿en qué te puedo ayudar?”, te vas a sorprender del resultado.

Te reconozco con un fuerte abrazo por llegar al final de este artículo

Ah, por cierto, ¿cómo te puedo ayudar? Escríbeme a [email protected]

Comments

comments