Inicio COLUMNAS EU dentro de los negocios de los mexicanos…

EU dentro de los negocios de los mexicanos…

0
Compartir

Por: Carlos E. Martínez Villaseñor
Durante las anteriores semanas, el T-MEC fue motivo de decisiones, señalamientos, esperas, momentos críticos y definiciones, pero ya es un hecho que la reforma laboral en nuestro país, tendrá ojos vigilantes extranjeros. El pasado martes, Canadá, Estados Unidos y México, firmaron un acuerdo modificatorio encaminado a que se ratificara en los congresos de los tres países según corresponda. Posteriormente, el Senado mexicano hizo lo propio.
El gobierno federal destinará más de mil 200 millones de pesos para la implementación de la reforma laboral, prometida con bombo y platillo. Lo cierto es  que Estados Unidos podrá tener información en prácticas laborales, farmacéuticas y ambientales en nuestro país, siendo palabras más palabras menos, un vigilante y protector del trabajador mexicano. Por supuesto, esto no se puede hacer de la noche a la mañana, y pasará por cualquier cantidad de ajustes prácticos, y demás organigramas que sin duda tendrán un cambio significativo, pero, el poder estadounidense se acercará. ¿Qué pasará con las Juntas de Conciliación?, se dice que van a desaparecer por completo. 
¿Cómo será ya la defensa de los sindicatos a sus agremiados?, ¿hasta dónde podrán defender sus intereses..? Lo que es verdad, es que las dudas se estarán esclareciendo. Según el Departamento de Comercio de EU, el único y mayor propósito es que la reforma laboral sea plenamente justa y se extinga la corrupción laboral. Existirán paneles de solución de controversias, esto es, que los países extranjeros en su representación, tendrán voz y voto, con la finalidad de que el país en tema, no tenga una inclinación a ningún asunto interno. Los derechos de contratación colectiva, las reglas internas entre sindicatos y su asociación sindical, vendrán con muchas notas periodísticas, eso es seguro.
La llamada «revisión rápida», un nombre que se le asignó, a plantas o empresas que se crea que no están respetando correctamente los derechos de sus trabajadores… esto claro, aún si el país vecino lo sospecha. Los pros, y los contras, pueden ser mucho, pero lo que sí podemos saber es que forzosamente la calidad del trabajador mejorará, y su cotización deberá subir.
Ser parte de un grupo con dos potencias mundiales, pone a México en un estatus muy bueno, habrá que ver cómo en la práctica logra mantenerse en un país donde radican muchos problemas en su regulación empresarial. Veamos que la duplicidad de funciones, no se vea afectada en la práctica e impida buenos resultados. Es de analizar, qué pasará con las Juntas de Conciliación y Arbitraje en todo el país, y dónde quedará el trabajo permanente que se realiza, o por lo menos en manos de quién se le dará seguimiento. Todos buscamos tener un mejor país, eso no es duda, el paso del Tratado de Libre Comercio y el T-MEC, vienen con cambios controversiales. La verdadera autonomía que las Juntas de Conciliación debieron de fomentar, hoy tiene un revés histórico. Una carga al Poder Ejecutivo y Judicial, que históricamente busca cambiar la situación laboral del país. Preguntémonos todo, el hecho ya está firmado.

Comments

comments