Inicio CULTURA Y ESPECTÁCULOS Espectáculo “Carmina Burana” donará parte de taquilla a damnificados

Espectáculo “Carmina Burana” donará parte de taquilla a damnificados

30
0
Compartir

Como apoyo para los damnificados de los últimos desastres naturales, parte de la taquilla de las funciones de los días 22 y 23 de noviembre del espectáculo “Carmina Burana Producción Monumental 2017”, que se llevarán a cabo en el Auditorio Nacional, se dedicará a este fin, se informó hoy.

Con 250 artistas en escena, el espectáculo busca diferenciarse de las anteriores presentaciones al contar ahora con distintos integrantes, resaltaron sus promotores en un comunicado.

Los nuevos elementos serán la Orquesta Sinfónica Nacional; el primer bailarín del American Ballet Theatre, Cory Stearns; la presentación especial de Susana Zabaleta como soprano solista; los bailarines de la compañía Danza Contemporánea de Cuba, y la dirección musical de Carlos Miguel Prieto.

Asimismo, participarán en la producción el tenor Víctor Hernández, el barítono Enrique Ángeles y los coros EnHarmonia Vocalis y Schola Cantorum de México, añadieron.

Recordaron que desde el estreno mundial del montaje, en 2008, se ha presentado con éxito en 2009, 2010 y 2015, y que en la segunda ocasión fue galardonado con el premio Luna del Auditorio Nacional como Mejor Espectáculo en la Categoría de Danza.

Detallaron que la idea original de la puesta escénica vocal es de Carl Orff (1895-1982), la cual se basa en poemas medievales de los monjes Goliardos que fueron encontrados en el monasterio benedictino de Beuren, Alemania.

La coreografía es obra del coreógrafo y bailarín George Céspedes, que utiliza el realismo mágico para demostrar y organizar la historicidad por medio del movimiento del cuerpo humano, herramienta para extrapolar el panorama caótico de la vida medieval de los goliardos.

Así, las composiciones coreográficas plasman la intención de los poemas cantados como hilo histórico conductor desde el Medievo hasta los siglos XX y XXI.

Acompañadas de canciones de tabernas, cercanas al rock, pop y otras corrientes musicales contemporáneas, en la pieza se muestran la sátira, la crítica al poder, las múltiples obsesiones del hombre y la convivencia con una desenfadada cosmogonía onírica-erótica.

La coreografía está construida con movimientos populares y citadinos, los cuales resultan instrumentos para crear las composiciones espaciales; así, el amor se revela desde el virtuosismo físico de los bailarines, que destacan la perspectiva carnal en un mundo farandulero que exagera extremos de vida.

Considerada de una belleza convulsiva y necesaria, la puesta en escena tiene fines pasionales, fuera de la monotonía, ya que su ritmo enaltece la variedad del conjunto; así, “Carmina Burana” busca la unidad plural de futuro, pasado y presente de música, vestuario, escenografía y danza, finalizaron sus promotores.

Comments

comments