Inicio COLUMNAS Encuestas, Fideicomisos y Contrapesos

Encuestas, Fideicomisos y Contrapesos

0
Compartir

Por: José Alfredo Ceja Rodríguez

Académico y Consultor en Comunicación Estratégica

Sin duda, la semana pasada fue una semana políticamente muy movida a nivel nacional, por un lado dio mucho de qué hablar la famosa encuesta para enjuiciar a expresidentes, que al final no será una encuesta para enjuiciar a expresidentes, aunque si será un tema que se deberá seguir con cuidado, por las posibles investigaciones que se inicien contra ellos, solo el tiempo dirá si realmente se investiga y juzga a personajes como Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón o Carlos Salinas de Gortari.

Dentro de todo este revuelo político y con un Zócalo con casas de campaña y personas afines al movimiento FRENAA, el Presidente y su equipo tenían otros temas más importantes que atender y operar políticamente como la desaparición de 109 fideicomisos que tendrán su efecto negativo en sectores relacionados con la educación, la innovación, la ciencia, la tecnología y hasta la cultura, en fin, se dice que había corrupción en ellos, al igual que en la construcción del Aeropuerto de Texcoco, tal vez, hubiera sido más fácil combatir la corrupción y permitir la continuidad, igual que con los expresidentes y la consulta, el tiempo será el que definirá las consecuencias de este tipo de acciones, pero cabe aclarar que no solo se está golpeando a la investigación, sino a diferentes sectores que desarrollan procesos, productos y generan ideas con base en investigaciones y que también generan desarrollo económico.

Mucho quiso hacer la oposición para que no desaparecieran los fideicomisos, las redes sociales de diputadas federales de Jalisco como Fabiola Loya, Abril Alcalá y Geraldina Herrera dejaron constancia de las largas sesiones, posicionamientos fuertes al respecto, pero la mayoría de MORENA y algunos partidos pequeños lograron su cometido.

Por otro lado, esta semana han surgido varios grupos desde la iniciativa privada a nivel nacional, por un lado la Asociación Civil, Alternativas por México, que preside Manuel Herrera Vega, en busca de proyectos y liderazgos sociales que puedan generar ideas y trabajo en comunidades en beneficio de la sociedad y que en un futuro puedan ser considerados como liderazgos también en el sector público, sin duda este tipo de iniciativas es lo que puede servir en tiempos social y económicamente complejos.

En toda democracia, los contrapesos son sanos, ojalá en México se puedan tener contrapesos políticos o sociales que puedan construir desde las propuestas y no solamente con las protestas. Los contrapesos deben pensar en el país, en la ciudadanía y no en la operación electoral solamente.

Tal vez sea momento que la ciudadanía empiece a participar en la vida pública del país, ya nos dimos cuenta que el futuro del país no sólo depende de los partidos políticos o los políticos, también puede depender de los ciudadanos.

Estos grupos deberán jugar un papel muy inteligente, si su objetivo es lograr legitimidad y confianza con la ciudadanía.

Las organizaciones de la sociedad civil y los organismos empresariales han demostrado que trabajan por temas y sectores específicos, sumar esos esfuerzos y lograr su unidad será el primer reto que deben enfrentar; el segundo es lograr el posicionamiento a través de propuestas, pero el tercero y al parecer más complicado, será llegar al lugar adecuado para participar en la toma de decisiones y en la aplicación de soluciones o propuestas políticas, ya sea con perfiles en el poder ejecutivo o legislativo y en los distintos niveles de gobierno, ya que es desde ahí donde realmente pueden incidir en la vida pública.

México necesita contrapesos, no enfrentamientos políticos que no lleven a nada, que no tengan propuestas y que no den resultados, por ello como ciudadanos debemos decidir qué queremos, propuestas o protestas, se pueden ambas, pero siempre pensando en un mejor escenario para el país y desde el gobierno también se debería pensar en la propuesta, en la unidad, en la validez de los contrapesos, en el trabajo conjunto y no sólo en la crítica, en la descalificación y en la minimización de las propuestas y grupos externos.

El México democrático se debe dar en todos los ámbitos, en la división de poderes, en los procesos electorales, en la transparencia y la rendición de cuentas, en el respeto a los derechos humanos, en la participación ciudadana y al gobierno le corresponde generar las condiciones para que todo lo anterior se respete y se pueda llevar a cabo.

La polarización no deja nada bueno, la unión y el apoyo a liderazgos nuevos, siempre enriquecerá la vida democrática del país, ya sea por un partido político, por una asociación civil o desde el ámbito político empresarial. Todo suma en México, es momento de buscar alternativas por México y buscar una ciudadanía más activa y responsable.

Comments

comments