Inicio ECONOMÍA En materia económica “hay que ir despacio, pero de prisa” Carstens

En materia económica “hay que ir despacio, pero de prisa” Carstens

0
Compartir

En economía, como decía Napoleón, hay que ir despacio, pero de prisa, con respuestas de fondo a temas que afectan el desempeño del país, para evitar terminar con “el saco mal abrochado”, expresó el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

A ocho días de asumir su nuevo cargo como gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), con sede en Basilea, Suiza, el banquero central retomó un pasaje del militar y emperador francés para hablar sobre la economía y las necesidades de la población.

Al encabezar por última vez como gobernador del Banxico la presentación del “Informe Trimestral”, indicó que en México hay una gran premura de mejorar la situación de la gran mayoría de la población, sobre todo de aquellos de menores recursos.

Ante ello, dijo, hay que hacer lo que decía Napoleón cuando un miembro de su ejército que le ayudaba a abrocharse los botones de su abrigo, que como se ve en las fotografías de la época, era muy complicado, pues tenía muchos botones.

“Ve despacio porque voy de prisa”, recomendaba el general republicano a su subalterno, con lo cual, explicó Carstens, quería decirle: “No te vayas a equivocar, porque si vas muy rápido puede salir con el saco chueco”.

Así es en economía, agregó el banquero central mexicano de 59 años, “hay que hacer las cosas bien, de manera sostenible, no buscar respuestas fáciles, sino ir a respuestas de fondo, a temas que desde un punto fundamental afectan el desempeño del país”.

Muchas de esas respuestas no generan un efecto inmediato pero ya si se suman a través del tiempo, se logra el objetivo, aseguró en el edificio ubicado en la calle Cinco de Mayo número 18, el Centro Histórico de la capital mexicana, donde por casi ocho años cada trimestre presentó el informe con las principales expectativas del Banxico.

“Muchas veces nos corren las prisas, entonces podemos terminar con el saco mal abrochado y tenemos que empezar de nuevo. Para políticas públicas es muy importante ir con calma, ir de manera bien pensada, pero en la dirección correcta”, subrayó Carstens.

El doctor en Economía por la Universidad de Chicago, quien a partir del 1 de diciembre encabezará el llamado “banco de bancos centrales”, acotó que aún faltan algunos días para que el Ejecutivo Federal pueda nombrar a su sucesor en el Banxico, “espero que todo quede en su lugar para el momento en que inicie mis labores en el Banco Internacional de Pagos”.

Casado desde 1984 con la economista y escritora Catherine Mansell, fanático del béisbol, y amante del jazz y los perros de raza pug, comentó que la fecha de su partida para encabezar el BIS será hasta en el último momento que le permita llegar el 30 de noviembre a Basilea, Suiza.

“Todavía estamos optimizando para que pueda estar el máximo tiempo posible aquí (en México)”, añadió el también exsecretario de Hacienda al lamentar que por cuestiones aduanales no puede llevar en sus maletas a Basilea algunos productos.

“Me gustaría desde chicozapotes, aguacates, tomate verde, todo eso no hay allá, tortillas, todo eso es lo que voy a extrañar, no es tanto que no me quepan (en las maletas), simplemente no las puedo pasar, esa es mi preocupación, pero por otro lado eso me va a traer más a México, o sea que tiene su factor positivo”, expresó.

En sus palabras de despedida en su último acto público como banquero central, dijo que para él ha sido un privilegio haber encabezado el Banxico por casi ocho años, destacó la presencia de la mujer en distintos ámbitos, que en algunos casos son mayoría, como en los medios de comunicación que cubrieron sus actividades, a los cuales agradeció su labor,

“Los voy a extrañar, siempre los recibiré bien en Basilea, sobre todo si me llevan unos chilitos”, agregó Carstens con una sonora carcajada.

En el evento, el subgobernador del Banxico, Roberto Del Cueto, confirmó que como decano la Junta de Gobierno del banco central, por ley le correspondería ser el gobernador interino de la institución, solo en caso que el próximo 1 de diciembre no se hubiera procesado la designación de quien pueda ser el siguiente gobernador del Banxico, en sustitución de Carstens.

“Lo que dice la Ley es que hará las veces de gobernador interino la persona que esté en la Junta de Gobierno con más antigüedad, en este caso, de nosotros cuatro subgobernadores yo fui el que llegó antes a la Junta de Gobierno, como les dije yo llegue en el año de 2007, antes que mis otros tres compañeros.

Recordó que entró a trabajar al Banxico el 3 de septiembre de 1973, es decir, hace casi 44 años, aunque por edad no podría ser designado como gobernador permanente del Banxico, pues tiene 67 años y la edad límite para ocupar el cargo es de 65 años.