Inicio COLUMNAS Dos ex secretarios de Salud vinculados a proceso

Dos ex secretarios de Salud vinculados a proceso

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Si bien tenemos que admitir que el hecho de que dos ex secretarios de una misma dependencia se encuentren al mismo tiempo vinculados a proceso por presuntas irregularidades al frente de esta es una situación sin precedente en Jalisco, también es verdad que no se tiene ninguna seguridad en cuanto a cuál será el resultado de las investigaciones que proseguirán, dado que de entrada, las dictaminaciones en torno al proceso que se deberá seguir de acuerdo a lo ordenado por el juez han sido establecidas de manera diversa para cada uno de los imputados. 

Durante la pasada administración encabezada por el exgobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, (2012-2018), el doctor Jaime Agustin González Álvarez, se desempeñó como titular en la secretaria de salud siendo el primero de los tres funcionarios que ostentaron ese cargo en ser designado por el entonces gobernador. Gonzalez Alvarez dejo la secretaría en abril de 2016 en medio de la opacidad ya que las razones por las que habría presentado su renuncia dejaron más dudas que respuestas. Se dijo que habría sido cesado toda vez que había trascendido, su relación con el mandatario ya no estaba en su mejor momento. 

Como relevo llegó el polémico Antonio Cruces Mada, destacándose por las múltiples versiones que surgieron en su contra cuando incluso se llegó a mencionar que los desvíos en que habría incurrido habían sido golpes certeros a las finanzas de la Salud a través del Seguro Popular donde se decía, las irregularidades alcanzaban miles de millones de pesos.

En marzo del presente año, el gobernador Enrique Alfaro acusó al Cruces Mada, por irregularidades que alcanzan los 605 millones de pesos en el sector Salud durante la pasada administración.

Alfaro presentó una denuncia por anomalías que incluyen la supuesta compra, pero no entrega, de equipo de videovigilancia, nombramientos dobles en la nómina y deudas. Resaltando un contrato para el almacenamiento, transportación y distribución de vacunas no cumplido por casi 400 millones de pesos, además, dijo se encontraron medicamentos caducos en los almacenes de las unidades médicas.

En ese momento, el gobernador aclaró que la denuncia por 605 millones de pesos era sólo el primer paso de una serie de investigaciones por daños que, según sus estimaciones, podían alcanzar los ocho mil millones de pesos, mismos que serían consignados en acusaciones futuras.

En octubre de 2017 Antonio Cruces renunció a su cargo como secretario de Salud para contender por la alcaldía de Zapopan en el proceso electoral de 2018, pero no llegó a estar en las boletas electorales debido a los fuertes señalamientos que había en su contra por irregularidades administrativas en las instituciones de salud a su cargo pues ya se hablaba de desfalcos multimillonarios. 

Dos meses más tarde, su aspiración política de convertirse en alcalde de Zapopan quedó sepultada luego de que su imagen en una discoteca de Cancún lanzando dólares falsos, apareciera en un video que se hizo viral en redes sociales y fuese portada en periódicos y noticia principal en todos los medios de comunicación a nivel nacional que daban cuenta de que el ex secretario de salud en Jalisco había sido premiado como el cliente que más gastó durante una noche en el Coco Bongo de Cancún, ganándose así el premio de ser nombrado “Big Spender”.

Hace tres semanas, Antonio Cruces Mada, fue detenido tras no presentarse a un par de audiencias en los juzgados  a las que había sido citado y que desentendió con el argumento de que se encontraba enfermo. Tras librar con un amparo una orden de aprehensión, acudió finalmente el jueves 5 de diciembre a la nueva cita donde fue vinculado a proceso por desvío y aprovechamiento indebido de atribuciones y facultades.

González Álvarez y Cruces Mada han tenido que responder por haber firmado, sin contar con facultades, un contrato de prestación de servicios con la empresa consultora contable CIG, representada por Omar Azael Cruz Herrera, mediante el cual brindaría asesoría contable y financiera para la Secretaría a su cargo.

Además, se omitió el procedimiento legal de la adquisición, pues Cruz Herrera no estaba inscrito en el padrón de proveedores y no hubo concurso ni licitación, pese que el monto del contrato lo exigía, pues fue por seis millones 294 mil pesos.

Después de presentar elementos de defensa, el Ministerio Público solicitó un año de prisión preventiva para Cruces Mada por el riesgo de que evada la justicia, sin embargo el juez recordó que el ex secretario contaba con dos amparos para evitar la privación de la libertad. De tal suerte que como medidas cautelares, el juzgador ordenó resguardo domiciliario durante un año. Solo podrá salir por cuestiones laborales, de salud, relacionadas con sus hijos o si se le requiere en el proceso que enfrenta.

El pasado lunes 9 de diciembre, el ex secretario de Salud en el Estado, Jaime Agustin González Álvarez, acudió a la audiencia de imputación pendiente desde la semana pasada donde el Juez de Control y Oralidad determinó su resguardo domiciliario, por lo que deberá acudir a firmar todos los lunes durante cuatro meses.

Como medidas cautelares el Juez dictó las contempladas en el artículo 155, fracciones I y V, La presentación periódica ante el juez o ante autoridad distinta que aquél designe y la prohibición de salir sin autorización del país, de la localidad en la cual reside o del ámbito territorial que fije el juez. 

En el tema de la Salud es un secreto a voces que han existido presuntos malos manejos administrativos y financieros  principalmente en las últimas administraciones. 

No sabemos hasta dónde se pretenda realmente llegar al fondo de las pesquisas o si se trata tan solo de distractores que no irán más allá de exhibir a los personajes esposados o haciéndoles que comparezcan ante tribunales. El tiempo nos dará las respuestas a estas interrogantes siendo que nos conducirá a su vez a percatarnos si alguno de los imputados llegará a estar alguna vez cumpliendo alguna sentencia tras las rejas de un penal. 

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

Comments

comments