Inicio COLUMNAS Dignificar la participación de las mujeres un reto actual

Dignificar la participación de las mujeres un reto actual

0
Compartir

Por: Lucy Pérez Camarena

El Pasado fin de semana me encontré un documental interesante, en el cual se analizan los diversos roles que las mujeres tenemos en la actualidad y cómo, aún cuando hemos avanzado en puestos de toma de decisión en los ámbitos político, empresarial, en los medios de comunicación y otros espacios, se siguen reproduciendo estereotipos sexistas ya que a algunas de estas mujeres que están en posiciones de visibilidad se les juzga más por su apariencia que por su capacidad.

Me llamó la atención como algunas, por sentirse seguras de sí mismas o cubrir con “estereotipos” que se espera de ellas, han recurrido a diversos cambios  por medio de cirugías y procedimientos que ponen en riesgo su salud.

Entiendo y comprendo que ésta es una decisión personal y no juzgo el hecho, pues al final del día cada quien es dueña de sus decisiones. No es mi intención criticar ni señalar a quienes acuden a este tipo de procedimientos, lo que me parece lamentable, es que a las mujeres se nos siga exigiendo cumplir con un determinado “modelo de mujer” para ser aceptadas en los espacios antes mencionados.

Esta apreciación de que la apariencia de las mujeres que desempeñan una actividad pública debe estar de acuerdo a los estándares de belleza impuestos por la cultura actual, no solo es discriminatoria sino que continúa reproduciendo una visión centrada en los atributos físicos más que en la inteligencia.

Al convertirse en personas públicas; las mujeres líderes de alguna organización, empresarias o políticas se convierten en un referente del actuar femenino y de alguna manera para muchas chicas, jóvenes y mujeres de todas las edades son modelos a seguir.

He visto a algunas mujeres construir carreras exitosas y ser reconocidas por su contribución a la ciencia, a la tecnología; mujeres que han destacado en su lucha contra la violencia de género, activistas que han puesto en la agenda pública temas que hoy nos duelen; como la trata de personas, el abuso infantil y un  sin número de causas sociales. Mujeres que en la política también han levantado la voz y han abierto camino a otras mujeres.

Hoy que en nuestro país hay gran efervescencia en el activismo y participación femenina, bien vale la pena hacer un alto en el camino. Por un lado continuar promoviendo los liderazgos en todos los ámbitos, y por otro generar una nueva narrativa que enfatice las trayectorias, capacidades, talentos, cualidades así como las acciones que estas líderes están mostrando por encima de comentarios superficiales que tengan que ver más con las apariencias o atributos.

Recuerdo en particular el testimonio de una persona muy cercana a quien le negaron la posibilidad de contender por una regiduría porque su apariencia “no era la adecuada” cuando había sido una verdadera líder y activista que dejaba su entrega y lucha en la calle día a día.

Lamentablemente esto sigue ocurriendo en diversos espacios, incluso he escuchado casos en los que algunos pseudo líderes quitan parte de su salario y prestaciones a mujeres que han impulsado en alguna posición en el servicio público, en organizaciones sindicales por citar algunas y son hostigadas y acosadas a cambio de conservarles “los beneficios” de seguir participando.

Es momento de hacer una reflexión profunda, por mucho que se ha avanzado en iniciativas de ley y políticas públicas es preciso dignificar la participación de las mujeres en las diversas plataformas desde donde actuamos, necesitamos referentes de líderes femeninas que lleven esa esencia en el ámbito en el que se desenvuelven y no permitan ser seducidas por esas personas que aun insisten en cosificar a las mujeres y aprovecharse de sus circunstancias para pisotear sus derechos.

Se requieren mujeres con liderazgos éticos, congruentes, voces que desde la sociedad civil organizada, iniciativa privada, medios de comunicación, la cultura, las artes, la política, se conviertan en nuevas referentes y brillen con luz propia.

Comments

comments