Inicio COLUMNA INVITADAS DESAZOLVE/ MARICHUY, ANDRÉS Y LA IZQUIERDA

DESAZOLVE/ MARICHUY, ANDRÉS Y LA IZQUIERDA

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Muy posiblemente tenga razón María de Jesús Patricio Martínez cuando afirma: “La izquierda en México está muriendo” y tiene sus fundamentos ella, a quien también llaman Marichuy Patricio, jalisciense de 53 años originaria de Tuxpan, que es la aspirante a candidata independiente a la Presidencia de la República, que puede decirse es una auténtica representante de los indígenas, ya que es de la etnia nahua impulsada por el Concejo Indígena de Gobierno, organismo que recién nació ahora en vísperas de las elecciones del primero de julio de 2018, y que como objetivo toral tiene lograr una meta sin precedentes: el llevar por primera vez a una mujer indígena a la silla presidencial en nuestro México, propuesta que ha sido recibida con algunas burlas e insultos en los espacios anónimos de las redes sociales mexicanas, por más que en los sectores académico y de los liderazgos de grupos organizados que procuran causas sociales hay mucho entusiasmo por apoyar su lucha.

Y al respecto ha comentado Marichuy Patricio: “Uno de los comentarios que más he escuchado es que las mujeres indígenas nada más sirven para limpiar casas. Es una muestra de lo que vivimos en este país, que siempre ha sido muy racista y muy machista”, y con algo similar de palabras ha respondido a un grupo de periodistas que le piden que cambie su chamarra negra de borrega por un rebozo, para tomarle una fotografía y ella aduce: “No traigo rebozo”, siendo como ella pretende dejar claro que no todas las mujeres en México se refugian en un rebozo o en labores domésticas, sino que muchas mujeres luchan fuertemente a diario por conseguir mejores condiciones de vida para sus familias.

Lo cierto es que la discriminación es parte de la vida de los indígenas en México, que representan el 10% de la población del país. Nueve de cada diez personas que se identifican como parte de un grupo étnico en México se sienten discriminadas por su condición, según una encuesta del Gobierno federal. Los mayores índices de pobreza y marginación se registran en las comunidades indígenas, de acuerdo con reportes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Las historias de maltrato e injusticia en estas comunidades se repiten año tras año, en historias similares en las que solo cambian los nombres de las víctimas y los victimarios.

La diferencia en la última década, asegura Marichuy Patricio, es que los casos se han multiplicado y recrudecido hasta llegar a un nivel insoportable. “Hay más represión, más muertos, desaparecidos, más encarcelados y van avanzando con más fuerza los proyectos capitalistas que van destruyendo los territorios y las aguas”, dice Marichuy Patricio, especialista en medicina tradicional, que también se ha dedicado a la protesta contra la instalación de mineras y plantas industriales en las regiones donde habitan comunidades indígenas y acentúa: “Cada vez se hace más difícil la existencia de las comunidades. Eso nos hace dar un paso más allá, no dar nada más otra simple declaración”.

María de Jesús Patricio Martínez no hace referencia a una serie de estrategias de gobierno publicadas en una página web; tampoco lleva consigo un pliego de peticiones para leer en voz alta ante sus seguidores. Su propuesta de campaña es la falta de propuestas. Una página en blanco que deberá ser llenada por la “gente organizada desde abajo”, algo que la aspirante repite más de una vez en sus discursos y entrevistas. “No se trata de que yo tenga que decir: ‘Así debe funcionar la salud, así tiene que funcionar la educación’. ¿Entonces quién lo va a decir? Pues los que están abajo, los que están sufriendo. Por eso es importante la organización, porque si no hay organización, vamos a seguir en lo mismo”.

Las palabras de Marichuy Patricio embonarían en cualquier discurso de Andrés Manuel López Obrador, el fundador del Partido de Regeneración Nacional (Morena) y quien será candidato presidencial por tercera ocasión en 2018 ya que el empoderamiento comunitario y el fin de los Gobiernos elitistas han sido parte de sus promesas desde su primera campaña presidencial en 2006. Marichuy Patricio, sin embargo, rechaza esa comparación y reitera: “Es muy diferente nuestro proceso porque no somos un partido. Somos los pueblos indígenas pensando que si no nos organizamos, nos va a llevar la fregada después del 2018”, además apunta: “Es cuando se van a venir con más fuerza todos esos megaproyectos que se están instalando en todos los territorios indígenas y que van a afectar a todos” y algunos de los proyectos que más le preocupan a la activista son los que dieron arranque tras la reforma energética de 2015, que permite por primera vez la inversión extranjera en la industria petrolera mexicana desde la expropiación de 1938, y trata de enfatizar : “Ya hay tierras en Veracruz concesionadas para 40 mil pozos petroleros, tampoco podemos seguir haciendo fracking, por ejemplo. Tenemos que poner un hasta aquí”.

Para la aspirante a la candidatura independiente a la Presidencia, la izquierda no tiene lugar en las cúpulas políticas de México y enfatiza: “La izquierda no está allá arriba, la izquierda está aquí abajo y está sufriendo, la izquierda está muriendo, le hace falta un antídoto, que es la organización”. Marichuy Patricio imagina un escenario muy distinto del habitual si ella, junto con el Concejo Indígena de Gobierno, llegara a la Presidencia y vuelve a enfatizar: “El Concejo convocaría a una gran asamblea de todos y juntos revisaríamos cómo están las estructuras, en los pueblos indígenas, un tema se discute hasta que todo se aclara y hay un consenso. No nos vamos si no hay acuerdo, así pasen uno, dos o tres días. Hay que tener paciencia para analizar y escuchar la situación”.

Marichuy Patricio admite que el método no será sencillo a gran escala y que resulta complicado, mas atenúa el tema en cuanto a la dificultad al decir que ya hay algo diseñado, un camino trazado, mas es posible construir algo nuevo”.

Lo cierto es que tiene razón Marichuy Patricio al afirmar que la izquierda está desfigurada en México y es entonces posible afirmar de nuevo que el que, como seguramente Marichuy Patricio no podrá llegar a estar en la boleta electoral, eso le da felicidad al sedicente depositario de la tutela de la izquierda en México o sea Andrés Manuel López Obrador, ya que no tendrá obstáculo para seguir jactándose de ser el alma de la izquierda en México.

Marichuy no busca solamente obtener las firmas necesarias para consolidar su candidatura, sino también generar conciencia cívica en cuanto a las condiciones como se encuentran las etnias en un México de gran contraste en cuanto a la opulencia de unos cuantos y la miseria en que sobreviven millones.

Son 866 mil 593 las firmas de apoyo de ciudadanos que los aspirantes a candidato independiente a la Presidencia de la República deben conseguir antes del próximo día ‪13 de febrero‬ a fin de poder aparecer en la boleta en la lid electoral del primero de julio de 2018 y hasta el momento ‘Marichuy’ solo ha conseguido cerca de 100 mil apoyos firmados, y al igual que todos los demás aspirantes a la candidatura presidencial por la vía independiente a los partidos, sus gestores auxiliares y simpatizantes se han quejado por las fallas en la aplicación impuesta por el Instituto Nacional Electoral (INE), para recabar apoyos.

Marichuy es considerada la candidata de los zapatistas, sus raíces también la hacen la aspirante que en forma natural representa a los más de 15 millones de indígenas que hay en México, sin embargo, este 12.5% de la población mexicana, repartida en aproximadamente 68 pueblos, es un mosaico multicultural que no es uniforme y como expresa el intelectual Juan Villoro: “La candidatura de Marichuy también intenta articular de manera definitiva y permanente a las comunidades indígenas en el país”, siendo Villoro, interesado siempre como lo hizo su padre Luis Villoro en el tema indígena, uno de los principales promotores de las aspiraciones de ‘Marichuy’ y forma parte junto con académicos, intelectuales y otros personajes culturales de ‘Llegó la hora del florecimiento de los pueblos’, la asociación civil que auxilia a Marichuy en su campaña. Entre sus integrantes están el exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Pablo González Casanova; el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma; el cineasta Juan Carlos Rulfo; la promotora cultural María de Jesús de la Fuente, viuda del muralista Pablo O’Higgins; el músico Óscar Chávez, el dramaturgo Luis de Tavira; la fotógrafa Graciela Iturbide, y Magdalena Gómez, académica de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN). Los intelectuales que apoyan a la aspirante indígena a candidata presidencial María de Jesús Patricio Martínez, se han sumado a las quejas recurrentes sobre los problemas que se generan al usar la famosa aplicación informática (APP) que implementó el INE para captar las firmas de apoyo y lo consideran “una chambonada mayúscula” y sentencian que por ello el proceso está marcado por una discriminación social y económica ya que el INE está mandando un mensaje de que la democracia es solamente para la gente que tiene dinero, pues los teléfonos móviles de gama media que pueden descargar la aplicación cuestan, en promedio, poco más de cinco mil pesos, lo que corresponde a casi tres salarios mínimos mensuales. La campaña de la aspirante indígena ha solicitado a la autoridad electoral recaudar firmas en papel en todo el país y no solamente en los 240 municipios más marginados autorizados por el INE.

Y Marichuy Patricio tiene un mensaje central pues dice entre otras cosas: “Estremezcamos juntos esta nación, nuestra lucha no es por el poder o por votos electorales, buscamos algo más grande, buscamos la conciencia colectiva de abajo” y sus palabras aluden a los discursos del subcomandante Marcos durante la contienda electoral de 2006, cuando el vocero del zapatismo se autodenominaba ‘El Comandante Zero’, que promovía “la transformación de México desde abajo y a la izquierda”, misma frase que ha repetido Marichuy Patricio en muchos de sus discursos. No es coincidencia, la mujer es una de las fundadoras del Congreso Nacional Indígena, creado en los noventa, a la par del movimiento zapatista, del que también ella es militante.

La indígena originaria de Tuxpan Jalisco, comenzó en el activismo a través de la práctica de medicina tradicional. Con el apoyo de la Universidad de Guadalajara, abrió la clínica Calli Tecolhuacateca Tochan en 1992 y desde entonces ha defendido el uso de este tipo de tratamientos heredados de las antiguas civilizaciones mesoamericanas. “Se ha restringido el uso de estos conocimientos para beneficiar a las grandes farmacéuticas” aseguró en una entrevista el pasado mes de agosto. De la defensa de la medicina tradicional pasó a la política como vocera de Concejo Indígena de Gobierno, órgano formado por más de 800 miembros de comunidades indígenas de varias regiones. En algunas entrevistas, Marichuy Patricio ha dicho que no se ve a sí misma como una candidata presidencial sino como un miembro más del Concejo que “obedece su mandato”. En una entrevista aclaró: “El Concejo no puede ser elegido como presidente, entonces me eligieron a mí como su representante”.

Marichuy Patricio no ha especificado claramente sus propuestas gubernamentales y sociales, solo dice que busca promover la asociación de comunidades, en especial de mujeres, para participar en las decisiones políticas y acentúa: “Es el tiempo de impulsar y construir desde el pensamiento y acción colectiva de los pueblos originarios y la lucha de las mujeres rebeldes que se organizan el nuevo mundo que nos está reclamando la historia”, según lo dijo en su discurso pronunciado recientemente en la UNAM.

Es de considerarse mucho muy difícil que ‘Marichuy’ logre reunir los apoyos suficientes en los términos y formas que impuso arbitrariamente el INE, pero nadie puede negar que de existir otras condiciones logísticas y legales ella podría estar en la boleta y convertir en votos el gran respaldo social que ha estado logrando, en muchos sectores de la sociedad, quizá pudiendo resultar depositaria de muchos votos de mexicanos que estarían prefiriendo hacerlo por ella que por otros aspirantes presidenciales, incluyendo aquí al Líder de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, quien seguramente celebrará al no estar ‘Marichuy’ en la boleta electoral.

@salvadorcosio1
opinió[email protected]

Comments

comments