Inicio COLUMNA INVITADAS DESAZOLVE

DESAZOLVE

0
Compartir

REPARTIDORES AL HORARIO NOCTURNO 

Por: Salvador Cosío Gaona

Los vehículos utilitarios de empresas particulares que prestan servicio de telefonía, reparto de gas, televisión de paga, reparto de una multiplicidad de productos y mercancías como agua, refrescos, pan y leche, solo por mencionar algunos, contribuyen de manera significativa con la emisión de gases contaminantes que dañan nuestro medio ambiente, sin contar el tráfico que provocan en la metrópoli, por lo que es urgente que se regulen sus horarios y que preferentemente realicen sus servicios durante la noche o por lo menos fuera de las horas pico. 

Las causas de los embotellamientos vehiculares, son múltiples, por ejemplo en Guadalajara tenemos que un factor determinante es que las calles no están diseñadas para llevar la carga vehicular determinada y solo pueden dar salida a un número reducido de vehículos, esto sucede en los primeros cuadros de las ciudades, donde predominan las construcciones antiguas y el común denominador son las calles estrechas de un solo sentido, otro elemento son las constantes reparaciones del asfalto o concreto hidráulico según sea el caso, además de otras obras de infraestructura de alcantarillado etcétera.

También los problemas de congestionamiento vial  se agravan cuando camiones pesados o de carga liviana circulan por esas calles o en casos que casi vemos a diario se estacionan en lugares no permitidos, obstruyendo la circulación de otros vehículos. Esta escena la vemos en todos los lugares, donde vehículos utilitarios de las empresas privadas, realizan sus maniobras para surtir agua, refrescos, gas, etc. Así mismo los vehículos del gobierno estatal o municipal causan el mismo contratiempo, cuando a horas pico van regando con agua los camellones, recogen la basura, podan los árboles, pintan o balizan calles, realizan obras de infraestructura.

Además del grave problema ambiental y por si esto no fuera suficientemente grave, los congestionamientos vehiculares están relacionados con los accidentes, pues debido a que los conductores de vehículos no pueden circular a la velocidad permitida, pierden la calma y en cuanto hay un espacio tratan de aventajar o recuperar el tiempo perdido, circulando para ello a velocidades que van mas allá de las permitidas, consecuencia de la velocidad alta el riesgo de los accidentes crece, siendo por su propia naturaleza un factor de riesgo de los que señala la Organización Mundial de la Salud, es de esperar que a mayor velocidad mayor es la gravedad de lesiones y daños que tienen aparejados los accidentes viales.

Este grave problema que aqueja no solo a Jalisco, sino al mundo entero, es la contaminación en todas sus variantes, pero sobre todo la que se refiere a los gases contaminantes de los automóviles; la vemos traducida en efecto invernadero, y a nivel mundial el calentamiento global o cambio climático que entre otras cosas causa tifones o tormentas tropicales atípicas, que pueden generar huracanes o tsunamis, además de afectar los ecosistemas. 

Qué produce la contaminación, es decir, sus causas y efectos ya las conocemos muy bien, lo que falta por hacer son acciones concretas, aunque sean pequeñas, ya que si las generamos en los tres niveles de gobierno, serán un conjunto de sinergias que necesariamente causarán un efecto en las costumbres o formas de actuar de los ciudadanos y eventualmente podrán contribuir para crear una nueva conciencia del respeto al medio ambiente.

El número de vehículos de transporte público colectivo de pasajeros que circulan en Jalisco suma alrededor de seis mil y 15 mil taxis, si sumamos los vehículos utilitarios de empresas particulares y de los diversos gobiernos municipales más los del Ejecutivo Estatal, estaremos hablando de un numero de vehículos que circulan más horas al día, que los particulares, que la mayor parte del día están estacionados. En los Ayuntamientos, además, hay vehículos destinados para la prestación de varios servicios, algunos de ellos de emergencia, igualmente los del Estado, pero en su mayoría son vehículos que prestan servicio de ocho horas diarias, con excepción de las patrullas de policía, las de bomberos y otros que prestan servicio las veinticuatro horas del día.

Los vehículos a motor, se acepta, son la fuente de mayor contaminación ambiental. Los generadores principales de monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles (cov), y gases responsables del efecto invernadero ( CO2y metano)

Con lo anterior podemos sintetizar que el mayor causante de contaminación es el automóvil, (el transporte público de pasajeros representa 0.33% de las unidades utilizadas para trasladarse, movilizando a más del 70% de la población, y la relación de vehículos particulares es de 2.4 hab./vehículo) si bien es cierto del parque vehicular en Jalisco, la mayoría son vehículos particulares, también es cierto que estos últimos permaneces estacionados la mayoría del tiempo.

Relacionado con lo anterior, si ya el automóvil contamina usándolo de forma “normal”, debemos tener en cuenta que los congestionamientos viales contribuyen aun más a esa contaminación que se produce a consecuencia de la quema de combustible que no se aprovecha al permanecer mucho tiempo estático en un solo lugar el automotor; es decir, sin avanzar en el trayecto de un punto a otro.

Un dato adicional es que en promedio un camión de transporte colectivo de pasajeros, que comienza la prestación del servicio a las cinco de la mañana y concluye a las once de la noche, circula de forma casi ininterrumpida más de 12 horas, un taxi en promedio 15 horas, estos últimos incluso en horarios nocturnos, lo que hace ya verdaderamente imposible lidiar con los embotellamientos y la contaminación.

Por todo lo anterior, los diputados del Partido Verde propusieron que los vehículos con los cuales se presten servicios, distribución de productos o realicen maniobras de carga y descarga, deberán ajustarse a los horarios permitidos y vías públicas autorizadas por la Secretaría de Movilidad, para transitar y realizar sus actividades, independientemente de su capacidad de carga. En tanto que los vehículos de uso oficial del Estado y de los municipios, deberán prestar sus servicios en las vías públicas en horarios nocturnos o en los que autorice la Secretaría. Excepción hecha en los casos de vehículos de seguridad, protección civil y emergencia.

[email protected]

@salvadorcosio1

Comments

comments