Inicio COLUMNAS Datos Biométricos la moneda de cambio

Datos Biométricos la moneda de cambio

0
Compartir

Por: Carlos E Martínez Villaseñor

La realidad en nuestro país en temas de comunicación telefónica, es que existen vacíos importantes, mientras la delincuencia organizada opera extorsiones con diferentes líneas telefónicas, por otro lado existe aproximadamente 130 millones de líneas telefónicas, sin registro ni base de datos alguno… 

Esto no sólo preocupa, si queremos verlo en temas de seguridad, sino que no existe control de ningún tipo, para que una persona pueda tener cientos de líneas y cometer un delito. O lo que es mejor, para algunos, una base de datos tan grande e inmensa, que ninguna empresa de telefonía podría darte, ni rentarte, ni venderte, los datos de sus usuarios… políticamente hablando, un excelente padrón tecnológico y a la mano. Desde hace unos días, entró en vigor ese decreto, cuyo nombre no fue muy maquillado, lo dejaron en “Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil”. Lejos de las manifestaciones y protestas que han sucedido, ya es una realidad, que para no dejar de ser noticia, ya cuenta con algunos amparos de usuarios que se han inclinado por la vía legal y hasta una suspensión definitiva.

¿Qué podría hacer el Gobierno Federal con un padrón de por lo menos 130 millones de usuarios?, y lo que es más motivante, siempre serán más usuarios. Si algún mexicano, intentaba pensar en dar datos de su abuela, o de algún tío, no será tan fácil por lo menos, ya que se está exigiendo que las grandes empresas en telefonía, exijan a sus usuarios sus datos biométricos, y hasta fotos de identificación… Los destellos de furia en la Cámara de Diputados, se escucharon, cuando se pidió aprobar que la toma de huellas dactilares o incluso escaneo de iris, se realice obligatoriamente… ese balón ya está en manos del Instituto Federal de Telecomunicaciones. 

Esta aprobación legislativa, tiene un trasfondo abominable, y el uso de ese “Padrón” a la mexicana, sabemos que tendrá actor con nombre y apellido. Ya Felipe Calderón quiso imponer esta gran idea, pero al poco tiempo fue destruida. La seguridad personal, y como nación no es menor, ante un Padrón de este tipo, y sobre todo reglamentado de esta forma, esto es muy, muy delicado. La primera batalla en el día a día, serán los amparos de miles de personas, o qué ocurrirá con celebridades, políticos importantes, empresarios, funcionarios de alto nivel y de seguridad máxima, notarios, ganaderos y demás profesiones que tengan que acceder a que unas cuantas personas tengan, la identificación máxima de su persona. Son cosas que considero imposible que sucedan.

Ahora, ¿qué ocurriría si se compran en el extranjero? Lo cierto es que esta regulación tiene mucho que afinarse, dialogarse, y lo más importante, permearlo en la práctica, en el día a día de los mexicanos.

El legislativo federal ejecutó una acción cuya probabilidad de fracaso es toda una realidad. En regiones donde habitan nuestros indígenas, personas en pobreza extrema, comunidades alejadas de las ciudades capitales… si los padrones del INE no tienen los datos precisos, existe gente sin identificación oficial, entonces, el objetivo central no sé qué valor tendrá. Lo que sí, es que no podemos estrangular a un pueblo, reglamentarlo, exigirle, tenerlo amarrado entre leyes y penalizaciones, por grupos de personas que son minoría, que continúan haciéndole daño a nuestro país, delinquiendo. Lo más congruente sería implementar estrategias para debilitarlos, y no estrategias donde pagan todos por ver.

Mientras países de primer mundo, contralan identidades por medio del iris, en padrones de alta seguridad, aquí queremos hacer una mala actuación tratando de imitarlo. Recordemos que, en la actualidad, son muy escasos los países que cuenta con un control de padrón, con estas características… menos de 15 países si son, y dentro de esta lista, se encuentran gobiernos como el de China, Venezuela, donde ya la duda de saber si funciona este método, es sumamente criticable… 

Legisladores, insisto, necesitamos que hagan una reforma judicial completita, por mencionar una. ¡Legisladores, levantar la mano, no es legislar, es comodidad, pónganse a resolvernos los problemas, y atender lo que en verdad nos afecta a los mexicanos!

Comments

comments