Inicio COLUMNAS Críticas para México en Roma y Glasgow

Críticas para México en Roma y Glasgow

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

En medio de críticas por promover una reforma eléctrica que bloquea la generación a partir de fuentes renovables, mayormente en manos de privados, para devolver la rectoría del sector a la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), fue como el Gobierno mexicano llegó al encuentro que desde el 31 de octubre se celebra en Glasgow, Escocia, Reino Unido, donde encontró críticas que al día de hoy, parecen haber hundido la contrarreforma propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, o al menos, ha propiciado que se aplace su votación en la Cámara de Diputados. 

“Las autoridades enarbolan el discurso de la soberanía energética, mientras que los activistas medioambientales se exasperan por las apuestas gubernamentales por los combustibles fósiles. México exigió en el Grupo de los 20 (G20) que los países más ricos dieran más dinero para combatir el cambio climático, al tiempo que desapareció su propio fideicomiso nacional para atender el problema el año pasado. El medio ambiente ha sido uno de los talones de Aquiles de la agenda del presidente e, incluso, ha provocado protestas por el papel protagónico de los megaproyectos en los discursos del Gobierno. Pero López Obrador no cree que las críticas estén justificadas”.(El País 03/11/21). 

El embajador de Reino Unido en nuestro país, Jon Benjamín, fue otro severo crítico del accionar del Gobierno mexicano en lo que respecta al medio ambiente y así lo lamentó:

“México, un país que ha sido reconocido por su política exterior a favor de la lucha contra el cambio climático, llegó a la COP26 de Glasgow con metas menos ambiciosas a las esperadas”.

“El rol de México en la agenda multilateral, y particularmente en cambio climático, ha sido reconocido por ser constructivo y progresista, sin embargo nos apena que en las condiciones actuales no le hayan permitido contribuir nuevamente con una meta más ambiciosa de mitigación” en sus Contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC), dijo el embajador en un mensaje a medios sobre la inauguración de la COP26, el domingo 31 en Escocia.

A diferencia de Estados Unidos, Canadá, Brasil y el mismo Reino Unido, México no ha aún anunciado sus intenciones de avanzar hacia la neutralidad de carbono para mediados del siglo, una de las objetivos que perseguirá la COP en la siguientes dos semanas.

“Confiamos que con el ímpetu generado en Glasgow pronto podamos celebrar un nuevo compromiso hacia la neutralidad de carbono hacia el 2050, como se espera de todas las economías del G20”, dijo Benjamin.

El funcionario británico resaltó que aunque a nivel nacional no se ha hecho el anuncio, ya dos estados y 11 ciudades han comunicado su intención de alcanzar la neutralidad de carbono.

El diplomático británico también destacó el papel clave que la política exterior mexicana ha tenido en la lucha global del cambio climático. Por ejemplo, recordó que México fue sede de la COP16 en 2010, una reunión que sentó las bases para alcanzar cinco años más tarde el Acuerdo de París.

“No esta de más decir que hace 11 años México, efectivamente, rescató un proceso que parecía casi perdido”.

Benjamin dijo que la semana pasada se reunió con los líderes de la delegación mexicana en Glasgow, la secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores, y con la subsecretaria de Asuntos Exteriores, Martha Delgado, para desearles suerte, aunque mencionó que se extrañaría la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

No hay que olvidar que también se criticó a nuestro país por firmar de último momento el Acuerdo a través del cual 110 países se comprometieron en un pacto histórico a detener la deforestación, restaurar la vida de los bosques y poner fin a la degradación de la tierra para el año 2030, con una inversión de 19 mil millones de dólares, incluidos fondos públicos y privados.

Por otra parte, diversos integrantes de partidos opositores calificaron al mandatario mexicano de“provinciano”, esto tras no asistir a la cumbre COP26, en la que, entre otras cosas, se anunció un acuerdo entre 110 países para detener la deforestación en 2030.

El presidente Andrés Manuel López Obrador(AMLO) respondió a las constantes críticas generadas tras no asistir a la cumbre del clima de la ONU, en la que el canciller Marcelo Ebrard participó en su nombre.

“Podemos contestarle a nuestros adversarios, cuando hablan que somos provincianos porque no voy a las cumbres del clima. Con mucho orgullo lo digo soy de Tepetitán, Macuspana, Tabasco, por eso sé la importancia de sembrar árboles”, afirmó el presidente en conferencia de prensa mañanera.

López Obrador destacó “con orgullo” que México es el país del mundo que más invierte en la reforestación, lo cual está reflejado en la inversión de mil 300 millones de dólares al año destinado para combatir la deforestación.

“No fui a la cumbre, fue Marcelo, lo hizo muy bien, pero nosotros estamos trabajando para heredar a nuestros hijos un país con agua, con oxígeno, un medio ambiente saludable. Es lo que estamos haciendo”, dijo.

Sin embargo, como es su estilo, el mandatario terminó por lanzar duras críticas a las Cumbres; “Demasiadas promesas y pocas acciones concretas, menospreciando el alcance de estos encuentros para combatir la emergencia climática, al insinuar que son demasiado frívolos y protocolarios. “Ya basta de hipocresía y de modas”, manifestó. 

La realidad es que esa reiterada negativa del presidente para asistir a reuniones internacionales ha generado bastantes elucubraciones durante sus tres años de gobierno; se dice que no le gusta, y otros consideran que por su mermada salud no está en condiciones de viajar largas distancias. Algunos más opinan que se sabe incapaz de sostener un discurso o un diálogo más o menos coherente sobre los temas que ahí se abordan, y otros que simplemente es porque no habla inglés. No lo sabemos con certeza, de hecho, esa postura es la que ha despertado gran interés de su presencia este lunes 8 y martes 9 de noviembre en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), donde asumirá como el nuevo presidente del Consejo de Seguridad, y entre otras actividades de la agenda de trabajo,  presidirá un debate abierto de alto nivel el martes bajo el tema “Mantenimiento de la paz y seguridad internacionales: exclusión, desigualdad y conflicto”. ¡Ya veremos qué tal le va! 

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

Comments

comments