Inicio COLUMNA INVITADAS Barca sin remos

Barca sin remos

58
0
Compartir

Por: Jaime Castillo Copado

Es tiempo de Jalisco

Todo México y en particular los habitantes de los estados de Veracruz, Tabasco, Yucatán, Puebla, Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Morelos, y el propio estado de Jalisco, entramos ya en un tobogán llamado Elecciones 2018.

Las primeras muestras y definiciones rumbo a las presidenciales del próximo año tienen que ver precisamente con lo que sucede en Jalisco, con un Enrique Alfaro gobernando Guadalajara, con un peso e influencia tal, que terminó siendo factor determinante para la consagración del llamado Frente Amplio, en donde participan el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC).

Tras el anuncio que deja solo a Andrés Manuel López Obrador con su Movimiento de Regeneración Nacional, también convertido en el partido político de MORENA –pa los cuates- está claro que el rival a vencer de todos los mexicanos para el próximo año se llama Partido Revolucionario Institucional, ese mismo PRI de siempre, el PRI de la corrupción, el PRI de la impunidad y el PRI de Enrique Peña Nieto o de Salinas de Gortari.

Sin embargo, lo que sigue para los jaliscienses será trepidante, dadas las amplias preferencias del electorado hacia el trabajo que viene desempeñando Enrique Alfaro en la capital de Jalisco, lo que sumará una gran cantidad de votos para el llamado Frente Amplio.

De momento estos acontecimientos colocaron a nuestro estado como el gran protagonista del programa político nacional de cara a los comicios del 2018, en donde todo parece indicar que los más importantes líderes de la política jalisciense no esperaron al primero de enero para establecer una serie de definiciones, como son la suavidad y tersura con la que el gobierno de Aristóteles Sandoval está asumiendo lo que podría ser la cantada derrota del PRI en los comicios jaliscienses, así como por la clara alianza de Raúl Padilla con la plana mayor del emecismo estatal.

Y es que a juzgar por los avances que ha mostrado el proyecto de Enrique Alfaro con su botón de muestra en Guadalajara, los únicos ingredientes que le faltan a la ensalada política que se viene cocinando en Jalisco, tienen que ver con el involucramiento de los ciudadanos, ya sea participando activamente en la construcción de las plataformas que los partidos políticos deberán presentar ante el INE, o bien, mediante la adhesión a programas políticos que abanderan las organizaciones no gubernamentales para subir cada quién los temas que considere relevantes.

Esto con la idea de ser partícipes del protagonismo político del que es parte Jalisco y no como en otros años, sentaditos esperando a que llegue la jornada electoral para que nos empalmen un juego de fútbol de la selección, con la esperanza de que sean los menos los que salgan a votar.
El momento es ahora, es tiempo de Jalisco y de los jaliscienses.

Comments

comments