Inicio COLUMNA INVITADAS Barca sin remos

Barca sin remos

0
Compartir

Por: Jaime Castillo Copado

La agenda que se necesita

Es oficial, el proceso electoral para renovar a las máximas autoridades de México y a través del cual se elegirán unos 3 mil 326 cargos, entre los que figuran diputados, senadores y 9 gobernadores en el país, ya comenzó.

Las elecciones para definir a quien será nuevo presidente de la república y una larga lista de presidentes municipales están ya a la vuelta de la esquina, serán el primero de julio del 2018.

Luego de ver la serie de catástrofes de película que sucedieron la semana que nos antecede, en donde abundan imágenes de vientos huracanados, inundaciones, terremotos y constantes desgracias que tienen que ver con aquello que se ha denominado como el “Cambio climático”, es evidente que la agenda política también tiene que cambiar. Y con urgencia.

Es fundamental para salvaguarda de los intereses nacionales y la protección de la población, que los aspirantes a cargos públicos comiencen desde ahora a incrementar sus conocimientos acerca de este tipo de temas a través de la inclusión de auténticos especialistas en la materia en sus equipos de trabajo y no solamente busquen enfrentar esta nueva realidad con la repasadita de temas que puedan darle a las noticias cada mañana.

De igual forma, se abre la oportunidad para que las universidades y centros de investigación asuman un papel preponderante en la construcción de la nueva agenda que los políticos tendrán que estructurar de cara a las plataformas que las propias autoridades electorales requieren a los partidos políticos desde el comienzo de una elección. Justo ahora, precisamente.

Es una pena darnos cuenta de la fragilidad humana a través de la exposición que se hace de las tragedias en los medios tradicionales y ahora también en las nuevas ventanas en que se han convertido las redes sociales; pero más pena debería de darnos que los políticos se sigan preocupando solamente por incentivar el clientelismo y la grilla barata por encima del necesario estudio para enfrentarnos con la realidad actual.

Porque si bien es cierto que el poder de la naturaleza puede manifestarse en cualquier momento sin previo aviso y generar inenarrables desgracias, igualmente cierto es que existe también un amplio tramo de intervención humana que tiene que ver con la vida pública de nuestro país, estado y municipios, tales como la protección civil, la regulación, inspección y vigilancia a la hora de construir, o bien, en la forma de planear el uso que le damos al territorio.

Se trata de revalorar el conocimiento y pericia técnica de quienes saben del tema e incluirlos en los equipos de trabajo de los partidos políticos, en la construcción de sus plataformas. Se trata de que colegios de especialistas, organizaciones de la sociedad civil, académicos, investigadores y especialistas se abran paso entre la demagogia y los sofismas de la clase política tradicional.

Se trata, de cambiar la agenda, de hacer política de altura y de actuar antes de que una desgracia de proporciones dantescas supere nuestra capacidad de reacción y se multipliquen las banderas de México que tengamos que rescatar de entre las pilas de escombros.

Comments

comments