Inicio MÉXICO Ayudando a la gente encontré la paz: «El Mijis»

Ayudando a la gente encontré la paz: «El Mijis»

0
Compartir

En el activismo, en trabajar por la gente y por los chavos banda encontré «la paz que buscaba con el suicidio», aseguró tajante Pedro César Carrizales Becerra, «El Mijis», un singular diputado local de San Luis Potosí que promueve la ampliación de libertades e iniciativas consideradas polémicas, como la interrupción del embarazo y los matrimonios igualitarios.

«A mí me hubiera gustado que hubiera un diputado que se hubiera adentrado en temas escabrosos, que pisan callos, alguien que me hubiera apoyado sin interés y que le diera voz a esos que nunca han tenido voz y ahorita que yo estoy de diputado, ni modo que no aproveche la oportunidad.

«Y esos temas, para empezar que muchos les dan vuelta, yo quiero aprovecharlos para sacarlos, pues quién sabe si vuelva a haber otra oportunidad», expresó en entrevista con Notimex.

Habló de su pasado ligado a las drogas y el alcohol, de la enfermedad de su madre, sus intentos de suicidio, de la polémica foto en que sale desnudo con un grupo de compañeros en San Miguel de Allende, Guanajuato, cuando realizaban una rodada ciclista en el país para que se escuchara a quienes nunca han tenido voz y del «héroe» que representa para su familia.

Con tenis y playera negra, un pantalón de mezclilla con algunos deshilados al frente, «El Mijis» dijo que la oportunidad de empezar a trabajar con chavos banda que tenían adicciones se presentó «por una casualidad», después del fallecimiento de su madre a causa de una enfermedad renal, de una profunda depresión y varios intentos de suicidarse.

Su madre padeció insuficiencia renal por años, en ocasiones se ponía mal, pero «se alivianaba», hasta que un sábado en que él estaba «con los chavos echando caguama» se presentó uno de esos episodios y su hermana le fue a avisar.

«Entonces yo dije: ya mañana se cura y pues yo preferí con los chavos quedarme a echar caguama y mi mamá vivía como a dos cuadras y pues fue ese día que mi mamá falleció y yo ni siquiera pude despedirme de ella», recordó. Tras el duelo, «El Mijis» se encerró en las drogas, en la «piedra» y la cocaína.

Tenía un cuñado que lo cuidaba, y tras varios meses de depresión intentó suicidarse. «En las madrugadas me acordaba y decía: ¿qué haces aquí nada más causando dolor? Mejor mátate y ya me colgaba de mecates. Ahí tengo un arbolote y no sé si sea la droga que traía arriba o no sé, quiero creer que es el Jefe Chuy, que se rompían las ramas o se rompía el mecate».

Fue entonces cuando se reunieron sus hermanos y un señor cristiano le hizo ver que si no había dejado descansar a su madre en vida «pues mínimo de muerta», y le ofreció su primer trabajo como Guardia de Seguridad.

Un día, de camino al trabajo, coincidió en el autobús con una «doñita» que llevaba una tina de lámina llena de maíz mojado que llevaba para los molinos y para hacer tortilla, le ayudó a bajar «y me dice: Dios te bendiga. Y a partir de ahí mi vida cambió, porque sentí la paz».

Recordó que de chavillo tenía sueños, «pero la calle me dio para otro lado, empecé a tomar malas decisiones», y en ese momento recapacitó en torno a que hay muchos jóvenes en iguales circunstancias que buscaban también un sueño.

«Y empecé a trabajar con la banda y aparte como yo me sentía con cada chavo que ayudaba, era como una florecita que me daba la paz y me ayudaba a recordar a mi mamá y se convirtió en una forma de vida», aseguró.

Reconocido como «El Mijis» en el Distrito Electoral 8 de San Luis Potosí, Pedro César decidió el año pasado lanzarse como candidato independiente a diputado local y fue cuando lo contactaron partidos y organizaciones de la coalición Juntos Haremos Historia, y aceptó ser su abanderado con la condición de ser autónomo «y que me dejen llevar la voz de los que no son escuchados».

Como diputado local, «El Mijis» ha mantenido el trabajo con la banda, al aportar más de la mitad de sus percepciones para apoyar la pinta de las fachadas en las colonias del Distrito 8, de las que ya lleva más de mil 500, y pugnar por calles limpias, porque eso es preferible a que salga un «chavito» y vea una muerte pintada y montones de basura, pues se queda con el mensaje de que vive en un entorno violento y eso es lo que le espera a futuro.

Aclaró que no es «iluminado» ni «santo», pero hay formas de entender a la gente «que no son exactamente cuando vas a una fiesta y te echas una cerveza», pero hay acciones que las personas perciben y le dicen «Mijis eres el único diputado en toda la historia del octavo distrito que se da una vuelta por mi distrito, todos llegan y ya nunca vuelven».

Sin embargo, el trato con sus compañeros legisladores no ha sido igual, pues tras ubicarlo en la bancada del PT incumplieron un acuerdo para que fuese el coordinador y le dieron el cargo a una diputada que pasó de Morena a ese grupo parlamentario.

Además algunos temas que promueve como el matrimonio igualitario, el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, la interrupción del embarazo y la prohibición de peleas de perros, gallos y corridas de toros lo han llevado a discrepar con legisladores de Morena, a quienes acusa de ser «conservadores», igual que los panistas, pero los distingue de lo que representa la Cuarta Transformación.

Dijo que quisiera ser un político como el expresidente de Uruguay, José Alberto Mujica, porque «es tan sabio ese vato», o como el presidente Andrés Manuel López Obrador por «esa tenacidad que tuvo para tumbar a ese régimen que existía ya de tantos años», pero para nada buscaría ser como Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto, ni «el loquito, el de guanajuato, Vicente Fox».

Pedro César Carrizales tiene en el cuerpo diversos tatuajes, de los que destaca uno que va de brazo derecho a izquierdo en el que se lee «Un grito de existencia», y que recuerda cuando realizó la corrida ciclista por todo el país, de la que mucha gente dudó, menos su familia, y que con todo lo que ha hecho lo han llevado a ser reconocido hasta internacionalmente, pues lo han entrevistado de 54 países, y quiere seguir siendo el héroe de su familia.

«Agarré mi bicicleta porque quise demostrarle a la sociedad que ya no queremos seguir echándonos la culpa: no que yo soy pobre porque tu eres rico y tu vives con billete. Y el rico nos echa la culpa de la violencia. No que porque tu eres pobre».

Recordó que en ese momento quiso demostrar que puede poner su granito de arena, y nadie creía que llegaría siquiera a Matehuala, pero en una ocasión, al entrar a Monterrey, vio que entrevistaban a su esposa quien decía: «para nosotros, aunque no lo logre, es nuestro héroe».

Al «Mijis» le salieron de nuevo las lágrimas, pues «se siente bien gacho que de repente nadie crea en ti y ver a tus hijos diciéndote que tú eres su héroe. Ahora que estoy de diputado les sigo demostrando que sí es difícil, pero nunca hay que rajarse».

-¿Sigues siendo su héroe?, se le pregunta.

-Pues si… y quisiera que mi mamá viera eso. ¿No?

Comments

comments