Inicio Sin categoría Aspirante promete a ombudsman una CNDH más humana

Aspirante promete a ombudsman una CNDH más humana

0
Compartir

Abraham Daniel Manrique Santiago, el más joven de los 57 aspirantes que fueron auscultados por los senadores la semana pasada para determinar quién será el próximo presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) afirmó que para fortalecer a esa institución se requiere que sea vinculante, sin ser sancionadora.

Pero además solidaria e impulsar el diálogo para que se fortalezca como institución para que la ciudadanía confíe en esta institución como la defensora del pueblo, para que el ombudsperson represente aquel o aquella persona que con dignidad, honradez y fuerza haga valer los derechos humanos sin ser ciegos a lo que pase a la realidad social.

De acuerdo a la convocatoria para la elección del presidente de la CNDH, para el periodo 2019-2024, en sustitución de Luis Raúl González Pérez, el 31 de octubre próximo los integrantes de las comisiones de Derechos Humanos y de Justicia, tendrán que elegir a 10 de aspirantes.

De esa decena se conformará la terna que presentarán al pleno senatorial para elegir a la persona que presida este organismo autónomo del Estado Mexicano, que iniciaría esta encomienda a partir del 15 de noviembre de este año, fecha en que concluye González Pérez.

Aseguró que él tiene la experiencia pública y personal, pues además de su preparación académica, en lo personal ha enfrentado ser parte de la comunidad LGBTQ y, en lo personal, tiene un hermano mayor con discapacidad motriz, intelectual y psicosocial.

Resaltó que de llegar a ser elegido para presidir la CNDH, además de luchar por la defensa de los derechos humanos de todos y todas, reivindicaría a la comunidad a la que pertenece, como lo ha recomendado las Naciones Unidas para promover políticas públicas que los integren.

“Mi llegada beneficiaría a la comunidad LGBTQ, de la cual yo formo parte, yo estoy casado hace ocho años. No he visto que haya políticas públicas en temas de esta comunidad”, dijo al señalar que su revelación causó sorpresa a los senadores, pero también una buena impresión.

Dijo que su experiencia laboral y personal, además de tener los conocimientos académicos, lo hacen un buen candidato para presidir la CNDH, porque tiene también la energía para avanzar, y es parte de la sociedad civil organizada, fue servidor público en el ISSSTE, donde era vínculo con la CNDH, y servidor universitario en la UNAM hace algunos meses en la UNAM.

Señaló que entre sus objetivos de ser presidente de la CNDH es que ha sido un poco endeble en la defensa de los derechos humanos, por ello se necesita a alguien que tenga el conocimiento y la energía, tiempo y la capacidad de liderazgo.

Ante los temas que son trascendentes para el país como migración, guardia nacional, e inseguridad, lo más importante es el acercamiento y apertura al dialogo para tener una comisión más humanizada, opinó.

“Creo que una comisión más humanizada tiene que sumar desde sus facultades, no hace falta hacer grandes reformas legislativas, lo que ya tiene la comisión es con lo que se puede trabajar. Tal vez lo que falta es que las recomendaciones sean vinculantes.

No se trata, precisó el aspirante, de que se le otorguen facultades sancionadoras a la comisión, «porque te convertiría en juez y en parte, pero sí que esa vinculación que podemos ver en los órganos internacionales defensores de derechos humanos”.

Manrique Santiago reiteró que si se concretara una reforma legislativa en materia de los derechos humanos le daría más fortaleza a ese organismo autónomo, aunque reconoció que la actual ley le da la facultad de demandar al servidor público que no justifique con toda legalidad por qué no aceptó una recomendación.

“Ahorita la Comisión tiene la facultad de que emite su recomendación y el organismo de gobierno o el servidor público tiene el derecho a decidir si la acepta o no. La CNDH tiene la facultad de que comparezca ese servidor público, ante el Senado, dé las razones legales que fundamenten la razón de por qué no la acepta.

“El ombudspersons como los senadores, si no hubo una fundamentación que sustente el rechazo, se tiene la facultad de dar parte a la Fiscalía y órganos administrativos, que por lo general se dan sanciones administrativas que la gente no acata”, concluyó.

Comments

comments