Inicio COLUMNAS Ágora – La Paz

Ágora – La Paz

0
Compartir

Los últimos años hemos tenido un tema recurrente en el centro de las pláticas de café, en la sobremesa, en encuestas y también en los gobiernos de todos los niveles, la inseguridad.

En otras épocas este tema era de carácter policiaco, pero su importancia ha crecido tanto que hoy definitivamente cambió para alcanzar una prioridad de seguridad nacional y, aunque escuchamos que se combatirán las causas, que se reforzará la fuerza para una mejor capacidad de respuesta y los planes de inteligencia, en la realidad es que no hemos logrado encontrar el camino correcto para transitar hacia la verdadera paz.

Escuchamos de diferentes niveles de gobierno que los índices en alguna de sus variantes han bajado y puede ser cierto, sin embargo hemos normalizado tanto esta forma de vida que nos acostumbramos a que puedan suceder ciertos delitos y con ello hemos perdido la capacidad de asombro y de indignación hacia estos casos que ya no están alejados de los círculos cercanos.

Definitivamente las políticas en seguridad han demostrado a lo largo de muchos años que son mayormente de reacción y ante esto, es lamentable que no logremos la visibilidad de acciones al interior de la sociedad, o bien las denuncias y el sistema de impartición de justicia se convierte en una máquina burocrática de presunciones, además de que siempre se tiene temor a las represalias.

La paz debe ser integral, pensando desde lo individual para lograr construir una colectividad solidaria, representativa, sin discriminación y con una política de resolución de conflictos eficaz, donde desde el primer círculo social estemos conscientes de los agravios que causa la violencia en cualquiera de sus formas.

Todos tenemos maneras distintas de percibir la violencia, por lo tanto tenemos que cooperar de manera muy eficiente para la resolución de los problemas públicos, para ello será necesario construir consensos territorializados y poner en marcha el camino de la paz.

Las mejores soluciones definitivamente tendrán que ver con el compromiso social que nosotros tenemos en nuestras colonias, nuestras calles y nuestros propios entornos sociales, es momento de buscar líderes que tengan la total voluntad de promover la solidaridad y trabajo comunitario, y que en lo posible podamos tener otras células de multiplicación de un modelo que nos llame a la acción y así podamos lograr la verdadera paz.

Es tiempo de trabajar juntos para lograrlo

Pepe Chedraui. 

Comments

comments