Inicio COLUMNAS Abusos de poder

Abusos de poder

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Tres funcionarios de la denominada Cuarta Transformación han sido exhibidos en los últimos días en el contexto de la acusación que existe en contra de 31 investigadores y científicos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). La propia directora del Consejo, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, y el Fiscal General de la República (FGR), habrían sacado ventaja de sus respectivas posiciones para incurrir en ilegalidades que podrían configurarse en delitos como abuso de poder y corrupción. 

Lo que comenzó como un pleito político entre María Elena Álvarez-Buylla, actual directora del Conacyt y ex funcionarios de ese Consejo e integrantes del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, (FCCyT), ha escalado a dimensiones no sospechadas. Y es que, la ex ganadora del Premio Nacional de Ciencias y Artes, no perdonó que no se le hubiese consultado respecto al nombramiento de Julia Tagüeña, al frente del Foro Consultivo, siendo que tradicionalmente los directores del Conacyt siempre eran informados y hasta consultados al respecto, pero en esa ocasión se cambiaron las formas. 

En mayo de 2019, en una comparecencia ante la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado de la República, Álvarez-Buylla envió el mensaje claro: “Desgraciadamente, no se nos consultó acerca del nombramiento de la coordinadora…”. 

Fue así que una mala combinación entre poder y venganza hicieron mella en la figura de Àlvarez-Buylla, quien aprovechó la posición que le concedió Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al asumir como presidente de la República, para actuar en contra de 31 ex funcionarios interponiendo una denuncia por autorizar el financiamiento de al menos 50 millones de pesos al citado Foro. 

También en días pasados, la regenta capitalina Claudia Sheinbaum, se vio obligada a salir a intentar justificar un asunto que a los ojos de muchos mexicanos constituye, si bien no un delito, sí una inmoralidad, el hecho de que su hija Mariana Imaz Sheinbaum, haya recibido cantidades millonarias del Conacyt, -de acuerdo con información de la Plataforma Nacional de Transparencia del Instituto Nacional de Transparencia INAI-, por concepto de Subsidios para Capacitación para Becas durante los últimos años de la administración del presidente Enrique Peña Nieto y hasta agosto de este año, otorgados por el Conacyt a cargo de Àlvarez-Buylla y bajo la égida de la Cuarta Transformación.

El pasado lunes, al ser cuestionada sobre los millonarios apoyos que ha recibido su hija de 33 años de edad durante sus estudios de Filosofía, -que nada tienen que ver con Ciencia y Tecnología-, Sheinbaum declaró sentirse orgullosa de que lo haya logrado por méritos propios. “No usamos influencias”, dijo. 

Pero al margen de ello, los mexicanos están reclamando que se otorgue una beca millonaria a alguien que sí cuenta con los recursos para solventarla justamente en un momento en el que los apoyos para becarios han disminuido en más de 50 por ciento, y a sabiendas de que se le está quitando la oportunidad de obtenerla a alguien que verdaderamente la necesita. 

Alejandro Gertz Manero, por su parte, se colocó en el ojo del huracán por incurrir en presuntos actos de persecución política en contra de la comunidad científica, al acusar a los ya mencionados 31 académicos de delincuencia organizada, lavado de dinero, peculado y uso ilegal de atribuciones.

Para muchos, esta acción emprendida por el Fiscal, quien habría aprovechado una denuncia de tipo administrativo del Conacyt para incorporar delitos adicionales y dar trato de delincuentes a los investigadores, responde a una persecución política en contra de científicos por haber cuestionado la política de ciencia de la administración actual, así como el que dicha comunidad reprochara y calificara como “indignante” el “regalo” que se le otorgó al propio Fiscal en abril pasado al ser ingresado al Sistema Nacional de Investigadores (SIN) en grado III, algo que no había conseguido en 11 años por carecer de los méritos suficientes para ello. 

Gertz Manero, también está involucrado en un muy delicado caso en el que se presumen actos de prepotencia, venganzas personales y abuso de autoridad, luego de que mantiene presa a una mujer de 68 años de edad a quien acusa -junto a su madre de 94 años de edad-, de homicidio por omisión de cuidados de su hermano Federico Gertz Manero, fallecido en 2015. 

La familia de quien fuera la pareja de su hermano, denuncia todos los días -vía redes sociales- estar viviendo una trama de terror desde que el Fiscal asumió el cargo, siendo que se ha aprovechado de su status para no solo despojar de su pensión a quien fuera la mujer de su hermano durante más de 50 años, sino para amedrentar a hijos y nietos, desposeerlos de obras de arte y dinero prometiendo a cambio liberar a la mujer de nombre Alejandra Cuevas, sin que a la fecha haya llegado a cumplir su promesa. Y si bien este último asunto no está directamente relacionado con los académicos, hay que señalar que mediáticamente fue retomado en ese contexto.

El pleito del Conacyt que hasta ahora se mantiene en proceso, promete todavía dar mucho más de que hablar porque seguramente la joven Imaz Sheinbaum no es la única beneficiada con apoyos millonarios y la avalancha que desató la denuncia de Àlvarez-Buylla, podría arrastrar hasta a la misma denunciante, que justamente ahora sabemos, obtuvo 17 millones de pesos como investigadora de fideicomisos de quienes hoy llama “corruptos”.  

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

Comments

comments