Inicio COLUMNA INVITADAS Absurdo intentar abatir delitos con convenios

Absurdo intentar abatir delitos con convenios

0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

El Gobierno de Enrique Alfaro Ramírez, que está ya en su octavo mes al frente de la administración estatal, se ha consolidado con el peor arranque de los últimos tres sexenios en materia de seguridad. Los delitos cometidos en estos ocho meses superan por mucho los registrados bajo la administración de Aristóteles Sandoval y ni hablar con respecto al arranque de Emilio González Márquez, donde incluso en algunos de ellos los quintuplica. Los números ya son alarmantes y parece complicado, por no decir absurdo, que el problema se pueda abatir con la firma de un convenio, como lo han pretendido suponer las autoridades locales.    

Hoy por hoy nuestra entidad se encuentra sometida a una lacerante inseguridad que contrario a lo prometido por el propio Alfaro Ramìrez, cada día incrementa el número de delitos que se cometen sin contar los que no se denuncian, que debe ser un número considerable porque además de que no se tiene la cultura de la denuncia, muy pocos confían en el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) con sus múltiples deficiencias.

Una investigación del diario Mural publicada el pasado lunes, da cuenta que al inicio del Gobierno del panista Emilio Gonzalez Márquez (2007), se registraron 225 homicidios dolosos en los primeros 7 meses de gobierno, en tanto que Jorge Aristóteles Sandoval Díaz (2012) acumuló 648 en ese mismo periodo y Alfaro Ramírez (2018) mil 267, es decir, de diciembre a junio se han  quintuplicado. 

Estos números fueron revelados por la Fiscalía y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En esta estadística se marca “una amplia tendencia al alza en 7 de 11 delitos analizados; lo más evidente en homicidios dolosos, robo a negocios y robo a persona. Los otros aumentos más marcados fueron los de robos a persona, mil 542 averiguaciones con Emilio González; 6 mil 410 con, Aristóteles, y 8 mil 996 con Alfaro, así como los robos a negocio, que escalaron de mil 709, a 2 mil 670, hasta llegar a 9 mil 445, respectivamente”.

También incrementaron las lesiones dolosas y los robos a casa habitación.

El robo a vehículos es un tema aparte que no se ve por dónde las autoridades lo puedan frenar. De acuerdo a un trabajo del diario Milenio, de enero a junio se robaron 8 mil 920 vehículos, de los cuales en 3 mil 483 casos los propietarios fueron despojados de sus unidades mediante el uso de violencia. Es decir que el promedio de unidades robadas por día asciende a 50. 

Nada ha hecho tanto daño a los jaliscienses como las malas decisiones de su gobernador; mantener al frente de la Coordinación Estratégica de Seguridad a un personaje como Macedonio Salomón Tamez Guajardo, un médico Ginecologo que seguramente en su área debe ser un profesionista calificado, pero que en materia de seguridad carece de la preparación, capacidad y experiencia para desempeñar un cargo de fundamental importancia, lo que constituye una irresponsabilidad por la cual Alfaro Ramírez debiera dar cuentas a los ciudadanos.    

Tamez Guajardo no ha dado el ancho y Alfaro se aferra a mantenerlo en el encargo. No se conoce una sola acción en materia de seguridad que hasta ahora haya arrojado resultados positivos; los jaliscienses se encuentran a merced de los delincuentes y las mafias mientras la mayoría de los delitos van a la alza, y ni qué decir de la terrible situación que viven quienes están adscritos a la Fiscalía General del Estado, sobre quienes pesa una amenaza por parte del crimen organizado y que sistemáticamente ha estado cumpliendo atentado contra ellos los últimos tres viernes. 

El gabinete de seguridad que encabeza el Ginecologo en mención y cinco municipios de la zona metropolitana (Guadalajara, Zapopan, Tlajomulco, Tonalá y Tlaquepaque) firmaron esta semana un “convenio de colaboración, confidencialidad y no divulgación en materia de seguridad” con México Evalúa.

Durante la firma, la directora de México Evalúa, Edna Jaime, indicó que en los últimos dos años la tasa de homicidios dolosos en la entidad aumentó casi 70 por ciento mientras que en la zona metropolitana de Guadalajara se acrecentó 104 por ciento.

Los firmantes acordaron intercambiar información para “diseñar, ejecutar y evaluar acciones para prevenir y reducir la violencia letal”.

Con ello esperan bajar la tasa de homicidios,  “con una estrategia que parta de diagnósticos locales, lo que implica que se conozca en qué zonas, colonias y calles del área metropolitana ocurre ese delito”.

Es decir, ha transcurrido un año y un mes desde que Enrique Alfaro resultó electo como gobernador y recién él y su gabinete están planeando hacer diagnósticos, estudios, y evaluaciones, algo que resulta indignante, cuando incluso su cargo público anterior fue como alcalde de Guadalajara y esa información la debe tener en su escritorio. Y no, no es firmado convenios como se va a abatir la inseguridad, la delincuencia y la criminalidad que mantiene asolados a los habitantes de esta entidad. 

Opinió[email protected]

@salvadorcosio1

Comments

comments