Inicio POLÍTICA A un día de que venza el plazo, sólo hay un aspirante...

A un día de que venza el plazo, sólo hay un aspirante a fiscal electoral

0
Compartir

En vísperas de que este viernes concluya el plazo legal para que quienes aspiren a ser titulares de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), sólo un candidato -Héctor Díaz Santana- se ha inscrito ante el Senado de la República.

Díaz Santana, exasesor de María de los Ángeles Fromow Rangel, exfiscal electoral, es hasta el ahora el único que ha presentado sus documentos para que se analice si es o no elegible al cargo.

Al respecto y en rueda de prensa, el senador Roberto Gil Zuarth, quien ha sido mencionado para ser el próximo titular de la Fepade, rechazó ese escenario.

“No me voy a inscribir. Ya muere la especulación. Es una especulación que no tiene ningún sentido, no está en mi ánimo ni en mi disposición participar en el proceso del fiscal de delitos electorales”, indicó.

El legislador del Partido Acción Nacional (PAN) precisó que la convocatoria aprobada por esta cámara, no tiene dedicatoria para algún personaje en particular.

“No hay tapado, no hay un acuerdo previo, por lo menos no con nosotros. No es el caso de que tengamos una persona que se vaya a inscribir en el corto plazo o el último día, para ser fiscal y que tenga los votos ya comprometidos por lo menos de nuestra parte, eso no existe, esa es una especulación que no tiene sentido”, agregó Gil Zuarth.

A su vez, el coordinador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado, Luis Sánchez Jiménez, no descartó que la convocatoria pueda declararse desierta.

“Vamos a esperar que llegue el día de mañana y ver cuántos se registran”, indicó el perredista y agregó que “si es necesario declarar desierta la convocatoria, se declarará desierta, por supuesto”.

El coordinador del PAN, Fernando Herrera Ávila, expuso que es posible que la falta de estímulos sea el principal factor, para que hasta ahora la convocatoria no haya tenido la participación deseada, por tratarse de un cargo de sólo un año de duración.