Inicio SOCIEDAD Y GOBIERNO Construyeron viviendas en el Estado de México para el abandono

Construyeron viviendas en el Estado de México para el abandono

0
Compartir

A 54 kilómetros del centro de la Ciudad de México se localiza el municipio de Zumpango, en el Estado de México. Algunos de sus habitantes decidieron emigrar y abandonar sus casas. Otros, los que ahí permanecen esperan aún que se cumpla la promesa de “la casa de sus sueños”.

En medio de un ambiente económico desolador, donde algunos pobladores han desarrollado un sistema económico de robo y venta de mercancía entre ellos mismos, reconocen estar arrepentidos de haber usado su crédito Infonavit para comprar una casa con la que ya no saben qué hacer, aunque dicen que “eso no es lo peor”.

Mientras el gobierno federal inició una investigación para obtener un censo confiable de la situación de la vivienda en el país y presentar en abril próximo su política nacional de rescate de vivienda ante el rezago de 14 millones de viviendas y el abandono de cinco millones, Notimex recorrió algunos desarrollos en el Estado de México.

Conforme se avanza hacia la zona de Ecatepec, Nextlalpan, Ojo de Agua y Zumpango; se observa el festín de constructoras de vivienda como Ara, Javer, Sadasi y Mogue, erigiendo gigantescos desarrollos, incluso por etapas.

El primer lugar que visitó Notimex fueron las diferentes etapas que llevó a cabo Ara en las 800 hectáreas de terrenos que en algún momento fueron de la empresa Sosa Texcoco, que era prácticamente una mina de hidróxido de sodio para la fabricación de sosa cáustica.

En el recorrido que realizó Notimex, se constató que ya está terminada y en parte, habitada la tercera etapa de la constructora en la zona, un desarrollo con viviendas que se vendieron en más de dos millones de pesos por su exclusividad.

De acuerdo con los residentes, el desarrollo de la tercera etapa fue atracción principalmente para pilotos y sobrecargos que adquirieron su vivienda en el lugar, debido a que estarían cerca del nuevo aeropuerto que se construía en Texcoco y debido al cambio de planes, muchos de ellos pusieron su vivienda en venta.

Según el investigador y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Leonel Carranco, el terreno que representa principalmente una mina de sosa que al paso del tiempo será causante de enfermedades respiratorias entre los habitantes.

Y es que el hidróxido de sodio es irritante y corrosivo de los tejidos y la inhalación de polvo causa irritación y daño del tracto respiratorio.

En algunas áreas en donde aún se construye, se constató el tono completamente blanco del terreno sobre el que se edifican las viviendas, aunque sus habitantes aseguran desconocer tal circunstancia.

En el recorrido por las diferentes etapas que construyó Ara en esa zona de Ecatepec, los pobladores aseveran, sin embargo, que los dos principales problemas de migración de la gente es la lejanía con los centros de trabajo, así como los elevados índices de delincuencia, circunstancia que los ha obligado a colocar en varios puntos mantas de amenaza de linchamiento a quien se le sorprenda delinquiendo.

Conforme avanzó Notimex en su recorrido hacia Nextlalpan se acentuaba la imagen de las casas en completo abandono; unas con el letrero de “se vende”, pero otras podrían catalogarse como pérdida total e incluso se encontraron letreros con la leyenda “se alquila para secuestros”.

El recorrido continuó hacia Zumpango y el camino para llegar a los desarrollos La Trinidad y El Nido es desértico y vacío; fueron más de tres kilómetros de trayecto por carretera, donde no había nada, ni de un lado ni del otro.

De pronto, en medio de esa nada, aparecieron casas que en algún tiempo, según los pobladores, construyó Casas Geo, recien declarada en quiebra. Las calles están prácticamente solas y las casas, en su mayoría, lucen abandonadas y por completo desvalijadas.

Agustín García, jubilado del ISSSTE, se acercó prácticamente a pedir ayuda. Él paga una renta de dos mil pesos por su casa, una casa que según su casero, si no la renta, se olvida de ella porque nadie quiere vivir ahí.

Desarrolladoras como Geo y ahora Mogue continúan construyendo en el lugar, ofrecieron “la casa de sus sueños”, escuelas, hospitales, vías de comunicación, centros comerciales, entre otras cosas, pero hace más de una década que no se construye nada más que casas y casas.

El señor García reveló que no sólo enfrentan el abandono de las autoridades municipales y la falta de compromiso, sino que los alimentos de consumo básico se consiguen hasta 30 por ciento más caros que en la Ciudad, además de que para llegar a la tienda hay que tomar varios transportes.

Ramón Muñiz, abogado con tres hijos, reveló que hace 10 años compró su casa en Zumpango porque Mogue, la constructora, le ofreció pleno desarrollo en la zona. “Yo compré para dejar de pagar renta y tener algo. Hoy estoy arrepentido y ya no sé qué hacer con la casa que pagué con mi crédito Infonavit. En la ciudad pagaba dos mil 800 pesos de renta, hoy en pasajes gasto seis mil pesos al mes”.

No sólo eso, sino que el robo a casas-habitación, así como a transeúnte es una situación común en el lugar. Y lo peor, dijo Agustín García, lo que se roban, lo venden en un tianguis que los mismos ladrones ponen en la avenida principal los miércoles y los sábados.

Las casas se han convertido en esos desarrollos en centros de comercio, todas tienen algún letrero de que algo se vende o se presta algún servicio, pero el problema, dicen ellos mismos, “no hay quien compre”.

Aún con ello, la constructora Mogue continúa con la edificación de desarrollos y sobre la avenida Halcones pretende construir otras 300 casas más, en cuya casa muestra se lee una manta que dice: “El Nido. Sueña Más”.

Comments

comments