¿Ya está pactado?

¿Ya está pactado?

414
0
Compartir

Por José Ángel Gutierrez

Con el cambio de dirigencia en el PRI Jalisco, continúan las especulaciones respecto a un eventual pacto “por debajo del agua” entre el grupo en el poder que encabeza Jorge Aristóteles Sandoval y Enrique Alfaro, para “dejarlo pasar” en el 2018.

Sin dejar de ver la fuerza con la que hasta el momento avanza Alfaro rumbo a la próxima elección de gobernador, puede anticiparse que en el PRI no se la van a dejar fácil y conforme se acerquen las fechas, harán todo lo posible por quitarle la posición de puntero. La pregunta es si les alcanzarán el tiempo, la estrategia y las ganas.

Lo que es un hecho, es que el cambio de dirigencia en el PRI, con el arribo de José Socorro Velázquez como presidente y Mariana Fernández como Secretaria General, es el primer paso rumbo a una batalla que el tricolor está dispuesto a protagonizar, tratando al menos de recuperar una importante cantidad de votos que se le fueron de las manos en 2015.

Contra toda especulación, es evidente que José Socorro “El Coco” Velázquez, llega a la dirigencia por directísima instrucción del Comité Ejecutivo Nacional, encabezado por Manlio Fabio Beltrones. El PRI nacional ya decidió comenzar a operar en Jalisco y, sin duda, desde su visión no existe hasta el momento un personaje más competitivo para la candidatura que el Senador Arturo Zamora, quien se ha sabido vender en el escenario nacional.

Si la decisión vendrá del Centro, difícil es creer que pueda haber otro candidato. Salvo que se inclinen por un externo, como he comentado en otras ocasiones. Pero aun el supuesto de un candidato externo se ve complicado, pues no se ha visto trabajo para hacer crecer a algún personaje en particular.

Y para quienes aseguran que Aristóteles ya pactó con Alfaro, cabe la reflexión: ¿Es eso posible?

En los hechos, parece que no. De momento, el CEN dejó a Aristóteles la posibilidad de designar a la Secretaria General de su partido y éste optó por la joven Mariana Fernández.

Audaz, inteligente, combativa y con la herencia tricolor de su Señor Padre, Mariana Fernández se ha caracterizado por sus severas críticas hacia Enrique Alfaro, quien por cierto es su primo, pero hacia quien no se ha tentado el corazón para señalar lo que desde su visión, son errores e incongruencias. Máxime que en algún momento Alfaro quiso relacionar su dinero con la empresa familiar. Esa justificación pública, molestó en demasía a Mariana y a su familia.

Si bien “El Coco” Velázquez, viejo lobo de mar, se hará notar con su capacidad de negociación y una actitud bonachona y conciliadora, lo más seguro es que en Mariana Fernández escucharemos una voz crítica hacia la oposición y hacia el personaje que hasta el momento avanza sin encontrarse en el camino con obstáculo alguno.

Sin duda con Mariana, Aristóteles se “desmarca” de los señalamientos de un pacto.

¿Le alcanzará para algo más?

Comments

comments

No hay comentarios