Inicio COLUMNA INVITADAS Voto de castigo

Voto de castigo

0
Compartir

Por: Orson Ge

En el Partido Acción Nacional tienen varias semanas que están de plácemes. No es para menos, ganaron 7 gubernaturas cuando el PAN nunca había ganado más de tres en una sola jornada en toda su historia.

A esto habrá que sumarle las otras cuatro entidades que ya gobernaban para un total de 11, otra cifra inusitada en ese partido.

Ricardo Anaya, actual presidente del partido, ha expresado en diversas ocasiones su enorme beneplácito por este resultado, y no es para menos ya que bajo los dos últimos liderazgos, los resultados habían sido desastrosos, en parte por una fractura interna terrible dentro del blanquiazul evidente a todo nivel.

Sin embargo, al analizar los resultados de las pasadas elecciones, más parece que las perdió el PRI a que las haya ganado el PAN. Por supuesto que no ignoramos que se necesita un voto mayoritario para obtener los puestos, sin embargo, y ante el terremoto que se vive en el interior del PRD en estos momentos, existen indicios para pensar que el electorado castigó al tricolor votando por su más cercana oposición, buscando hacer más útil su “voto de castigo”.

Y es que no son un secreto las tropelías que se vivieron y se siguen viviendo en estados como Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua, donde las cuentas públicas no cuadran, donde el nepotismo es altísimo y donde en estos momentos se están cambiando las leyes a modo, para dificultar que los actuales gobernantes sean consignados por la siguiente administración.

Cuando todos pensábamos que habíamos visto y rebasado el vergonzoso límite de la corrupción, gobernadores como Borge y Duarte llegaron para poner la vara más alta, y no parece haber desde Los Pinos una señal de alto, situación que ha sido notoria para el electorado, que cada vez más pasa el costo de la factura a los partidos que no hacen bien su papel.

Esto es preocupante para el tricolor de cara a 2017.

Bajo premisas como “estamos de regreso” y “no les vamos a fallar”, Anaya se muestra optimista del futuro. Pero no deben echar campanas al vuelo; no podemos olvidar casos tan vergonzosos como el de Guillermo Padrés Elías en Sonora, emanado de las filas de Acción Nacional y que hoy es acusado de una larga lista de cargos por corrupción, desvío de recursos y encubrimientos que ponen en evidencia que la honestidad no es un tema que se trate de colores, o de partidos, sino de responsabilidad y de moral.

Más vale que el PAN haga bien su trabajo al escoger a quienes lo representarán el día de mañana, casos como el de José Luis Abarca dejan claro que hoy es necesario que cada institución política se tome el tiempo de hacer esta tarea. Pero aún más importante que llame constantemente a estos once que ya estarán pronto en funciones simultáneas para que no repitan el error de sus antecesores, por el bien del pueblo y del partido.

Cada vez menos, el electorado se queda cruzado de brazos ante las sinvergüenzadas de sus ex gobernantes. Tal vez no en todos lados se salga a las calles como en Oaxaca, pero por lo menos ahora se tienen que pagar en las urnas las cuotas de un mal gobierno, eso ya de suyo debe poner en su lugar a más de alguno y preocupar a otros
Veracruz es un claro ejemplo de que no existen bastiones eternos. Los partidos hoy más que nunca deben asegurarse de que sus promesas se conviertan en realidades, para el PAN estar de regreso debe significar no fallarle al pueblo.

Twitter: @Orsonjpg

Comments

comments